• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Julio Vélez es dueño de la empresa Meka Cambio, utilizada supuestamente para lavado de capitales producto del narcotráfico.

Julio Vélez es dueño de la empresa Meka Cambio, utilizada supuestamente para lavado de capitales producto del narcotráfico. | Foto: lapatilla.com

Publicado 4 junio 2015

El colombiano, considerado autor intelectual del asesinato del diputado venezolano Robert Serra, también parece tener vínculos con el equipo del expresidente Álvaro Uribe en acciones para desestabilizar a Venezuela.

La captura del supuesto asesino intelectual del diputado Robert Serra, Julio Vélez, abre un abanico de nuevas investigaciones, que revelan planes de la ultra derecha colombiana y la oposición venezolana para desestabilizar varias zonas de América Latina y el Caribe, entre ellas, Venezuela.

Alias Julito Vélez fue capturado en la Región Central venezolana, entre los estados Yaracuy y Lara, cuando fue detectado por una alcabala, que lo reconoció gracias a que el presidente Maduro días antes revelara su nombre y foto. 

El principal motivo del arresto de Julio Vélez es la acusación de haber coordinado, dirigido y financiado el asesinato del destacado parlamentario venezolano, pero a ésta se suma la posible relación del ex concejal colombiano, cuyo padre es dueño de 17 casas de cambio en Cúcuta, con el lavado de activos producto del narcotráfico.

Conoce a Julio César Vélez y sus vínculos con Uribe.

Según investigaciones, esta actividad (narcotráfico) sustenta económicamente el paramilitarismo, y -al mismo tiempo- un manejo ilegal del dólar empobrece la moneda venezolana, distorsionando así la economía de este país, para generar una desestabilización social y política perjudicial para el Gobierno Bolivariano.

Se habla también del vínculo que tiene Vélez con una portal web internacional que ataca la economía de los venezolanos, con intención de debilitar la moneda local en la frontera colombiana, pese a los esfuerzos que hace el mandatario Nicolás Maduro por reestablecer la situación.

El presidente Maduro este miércoles consideró que Vélez abandonó su centro de operaciones en el este de Caracas, donde se encontraba refugiado con ayuda de la oposición, para tratar de huir hacia la frontera. 

La corresponsal de teleSUR en Caracas, Madelein García relató que estos casos traen a colación lo que narraba en 2014, el político Fredy Bernal, quien decía que había una empresa de nombre Corralito con sedes en Miami, Maracaibo y Caracas, que le pertenecía a un primo de Vélez, la cual fue usada para lavar capitales que financian el paramilitarismo y su expansión a otros territorios para debilitar gobiernos.

Julio Vélez durante el 2010 obtuvo el apoyo político del partido Unidad Nacional, encabezado por Uribe, ferviente opositor de la Revolución Bolivariana

En otro orden de ideas, de acuerdo con el reporte de la corresponsal, Julio Vélez fue visto en varios centros comerciales de Caracas, durante 2014, justo en los días en que se registraron actos terroristas y violentos en unas marchas convocadas por la oposición, en la que murieron 43 personas, hechos que llevaron al arresto de Leopoldo López. 

En Colombia, víctimas del paramilitarismo apoyan investigaciones venezolanas

Al exconcejal cucuteño, defendido por el abogado Jaime Granados, jurista que ha trabajado para muchos familiares, amigos y equipo de gobierno del exmandatario Álvaro Uribe, se le acusa de haber matado a su esposa y otros crímenes que tiene pendiente con la justicia colombiana.

Mientras tanto el exmandatario Uribe a través de las redes sociales negó toda vinculación con Vélez, pero reiteró su apoyo a la oposición venezolana y su rechazo a la Revolución Bolivariana.

 

Todo apunta a que Julito Vélez pagó al también detenido y extraditado El Colombia para que asesinara a sangre fría, el pasado primero de octubre, al parlamentario Robert Serra. Por ahora, hay 12 personas detenidas preventivamente, mientras las investigaciones arrojan más sospechosos. 

Vélez está siendo acusado entre otras cosas de colaborar con Uribe para exportar el paramilitarismo de Colombia a Venezuela con el fin de desestabilizar la región.

Las investigaciones actuales relacionan estos hechos con el año 2005, cuando extraoficialmente se reunieron en Cúcuta personajes opositores con líderes paramilitares y estadounidenses para planear el asesinato del Comandante Hugo Chávez.

En Colombia esperan que la detención de Vélez sea un eslabón importante para revelar los planes de la ultra derecha colombiana y venezolana en aras de desestabilizar las naciones socialistas del continente. 

Por su parte la madre del diputado Robert Serra Zulay Aguirre, reconoció que la muerte de su hijo viene orquestada desde Colombia, pero que prontó se revelarán más culpables, entre ellos, políticos de gran influencia en Venezuela, refiriéndose a dirigentes opositores. 


 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.