• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • De acuerdo con los manifestantes, las fuerzas de la ONU los atacó sin razón (Foto:Archivo)

    De acuerdo con los manifestantes, las fuerzas de la ONU los atacó sin razón (Foto:Archivo)

Publicado 13 febrero 2014

Doce grupos de la fuerzas de las Naciones Unidas (ONU) desocuparon en la madrugada de este miércoles a tres profesionales de la corporación Sofini, que se mantenían en huelga de hambre dentro sede de Unicef en Santiago (capital) para exigir mayor número de recursos al Gobierno de este país, para atender al Servicio Nacional de Menores (Sename).

De acuerdo con la misiva entregada por el abogado Rodrigo Román, unos doce comandos llegaron hasta las carpas donde pernoctaban los huelguistas con cuchillo en mano y destrozaron todo a su paso e “hirieron a la educadora de párvulos Pamela Muñoz en una mano y una pierna para luego entregarlos a las fuerzas especiales de Carabineros”, precisó el texto.

El jurista chileno, explicó que el psiquiatra Rodrigo Paz y sus compañeras Iris Morales y Pamela Muñoz, fueron liberados por la Policía en condiciones deplorables, pues asegura que no brindaron ningún tipo de ayuda médica, pese a que pasaron seis días en huelga de hambre.

"Yo creo que fue una exagerada respuesta que se describe en la línea de la represión", afirmó el abogado, tras acotar que "la Unicef no se hace cargo del problema de fondo y es que Chile viola el derecho de los niños, en especial, los de las comunidades mapuche y los 15 mil que están encerrados en el Sename, en condiciones miserables", enfatizó.

En consonancia con la expresión de su abogado, Rodrigo Paz denunció que "la incursión de los comandos de la ONU fue vigilada desde el exterior por Carlos Alley, jefe de seguridad de la ONU, en Chile".

En este sentido reiteró que los tres huelguistas, pertenecientes a la agrupación Sofini (nuestros hijos), que se dedica a la promoción y desarrollo de la niñez, la adolescencia y las familias vulnerables en Chile, se mantendrán frente a la sede de la ONU hasta ser escuchados por un ente del Estado, y a pesar de la represión las fuerzas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.