• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Cientos de paraguayos han salido a las calles a manifestar su repudio a la impunidad y a pedir justicia por los presos de Curuguaty (Foto:Archivo)

    Cientos de paraguayos han salido a las calles a manifestar su repudio a la impunidad y a pedir justicia por los presos de Curuguaty (Foto:Archivo)

Publicado 9 abril 2014

Organizaciones paraguayas de derechos humanos deploraron la decisión de un tribunal de rechazar la sustitución de prisión preventiva por arresto domiciliario para los cinco campesinos que llevan 55 días de huelga de hambre.

"Aquí se ha violado la Constitución Nacional, el derecho a la vida", dijo Martín Almada en representación de la Asociación Americana de Juristas.

Almada, quien fue prisionero político durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989) fustigó la actuación del tribunal y aseguró en que el país la justicia está del lado de los más poderosos.

Este miércoles el tribunal resolvió que "no se hallan los presupuestos para decretar el arresto domiciliario al no determinarse enfermedad grave o terminal", y negó la petición de la defensa. La Fiscalía alegó que la ley paraguaya no lo contempla el arresto domiciliario para personas imputadas por crímenes.

La defensa solicitó el traslado inmediato de los cinco reos debido a que su vida está en riesgo y llevan en prisión preventiva casi dos años, acusados de tentativa de homicidio, asociación criminal e invasión.

El pasado fin de semana, los campesinos fueron trasladados a un hospital de Asunción (capital), por presentar desnutrición. La doctora que los asistió, Cintia Jara, aseguró que estaban en riesgo por haber agotado sus reservas de grasa corporal.

También la legisladora de la Concertación Avanza País, Karina Rodríguez, rechazó el fallo y dijo que la sentencia se traduce en muerte para los cinco campesinos.

“No se ha rechazado las medidas sustitutivas a la prisión, se ha dictado sentencia de muerte a cinco compatriotas que no hacen nada más que luchar por la vida, la justicia y la libertad”, sentenció Rodríguez.

Los labriegos que se encuentran en huelga de hambres desde el pasado 14 de febrero, fueron arrestados durante el sangriento desalojo efectuado en la localidad de Curuguaty (centro de Paraguay) que culminó con la muerte de 11 campesinos y seis policías, hecho utilizado como uno de los argumentos para destituir al presidente constitucional, Fernando Lugo.

El hecho ocurrió el 15 de junio de 2012 cuando un grupo policial paraguayo desalojó un colectivo de campesinos quienes ocupaban la tierra para la producción agrícola.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.