• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El Ejército sirio con la ayuda de Rusia ha liberado territorios del control del grupo terrorista.

El Ejército sirio con la ayuda de Rusia ha liberado territorios del control del grupo terrorista. | Foto: Reuters

Publicado 30 junio 2016

Se estima que el grupo terrorista ha perdido un 20 por ciento de su territorio en Iraq y Siria. 

El autodenominado Estado Islámico (Daesh en árabe) cumple dos años desde que proclamó su califato. Sin embargo, todo indica que no tiene muchos motivos para celebrarlos. 

Los informes señalan que el grupo terrorista está en su peor momento al perder el control de gran parte de los territorios donde tenía presencia y ver reducidos sus ingresos. 

En las ciudades que son consideradas sus capitales de facto, Al Raqa en Siria y Mosul en Iraq, el Daesh se ve amenazado. A esto se suman las victorias que logró el Ejército sirio, al liberar Palmira en marzo de este año, y las fuerzas iraquíes al hacer lo propio en la ciudad de Faluya en junio.  

Esas dos localidades eran consideradas enclaves estratégicos para los terroristas, por lo que su pérdida representó un duro golpe. La muerte de varios de sus líderes y miembros en combate también significa un debilitamiento de sus fuerzas.  

 

Se estima que el Daesh ha perdido un 20 por ciento de su territorio en los dos países, así como vías de comunicación que le dificultan el aprovisionamiento de material y de recursos humanos. 

Este declive se vive desde enero de 2015, debido en parte a la colaboración que han prestado Rusia e Irán, a solicitud del presidente Bashar Al-Assad, en el frente Sirio. 

Con el apoyo de la aviación rusa se logró la liberación de más de 400 localidades y más de 10 mil kilómetros cuadrados de territorio. 

Ante la baja de sus recursos económicos por los bombardeos a sus pozos petrolíferos y sus convoyes, el Daesh resiste con una microeconomía basada en los impuestos, la extorsión y la confiscación. 

El movimiento libanés Hezbolá ha denunciado que Estados Unidos ha reclutado, financiado y enviado al autodenominado Estado Islámico  con la intención de combatir y destruir al eje de la resistencia, conformado por Irán, Siria, las fuerzas resistentes en Líbano, Palestina, Iraq y Yemen. 

 

En este escenario, la pretensión inicial de fundar y administrar provincias apunta al fracaso y a ese mismo camino se dirige la promesa del califato. 

Las derrotas también las vive en Libia porque el ejército gana terreno en su ofensiva para expulsarlo de su bastión en Sirte.

La única advertencia que hacen los analistas, quienes denominan al Daesh como una franquicia terrorista, es que al ver derrotado su objetivo inicial del califato el Daesh intente reiventarse, reseñó La Vanguardia. 

En contexto: 

Daesh es una organización terrorista que controla territorios en Siria e Iraq y se ha dado a conocer por su inclinación a destruir mezquitas, iglesias y sitios arqueológicos famosos.

Empezó a formarse en 2004 pero fue en junio del 2014 cuando avanzó por Mosul hacia Bagdad y atrajo la atención de los medios de comunicación. Sus componentes exigen crear una única nación que se rija por la ley islámica desde el radicalismo.

Solo en 2014 causó 4 mil 672 muertes al concentrar sus acciones en Egipto, Iraq, Líbano, Siria y Turquía.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.