• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Publicado 4 diciembre 2014



Blogs



Doña Concia la dulcera de más solera de Sabaneta revela el secreto del dulce de arañas que conectaba a Chávez con su infancia.  

Doña Concepción del Carmen Hernández es quizás la dulcera con más solera de Sabaneta. No sabemos cuándo comenzó a preparar dulces, pero sus 84 años dan fe que domina acertadamente la alquimia de la cocina. Nos cuenta que vive en La Chaconera y allí tiene un fogón “donde nunca falta leña, porque cocinar a gas no es lo mismo que cocinar con fogón”.

Mi abuela tampoco deja pasar unas navidades sin encender el suyo, porqué los platos navideños gastan mucho gas y porqué la cocción a fuego vivo de la madera imprime un sabor distinto a los alimentos. Mi abuela, cada vez que lo enciende, conecta emocionalmente con la tía Julia, una tía que ya nunca conocí pero que todavía está presente en mis navidades. Y cuando yo encienda mi fogón la evocaré a ella y a mi abuela, al igual que la tía Julia también debía pensar en sus predecesores al hacerlo.

Doña Concia es famosa por la preparación de dos de sus platos estrella: las hallacas y el dulce de arañas. Que no les asuste el nombre de este último! El dulce no está preparado a base de artrópodos sino de papaya o lechoza verde, previamente recolectada, cortada y puesta a sol y serena para que suelte la papaína que popularmente conocemos como leche. Una vez “deslechada” la papaya, el dulce estará un máximo de dos horas al fuego con azúcar hasta que se despegue de la paila. Plato típico de la mesa navideña venezolana, se prepara cortado en finas lonchas y en el llano en tiras muy delgadas o rayado, como le gusta a Doña Concia.

Mamá Rosa, la abuela de Chávez, preparaba también las arañas en tiritas delgadas y las servía sobre una hojita de guayaba para que el arañero las vendiera recitando  “Arañas calientes pa’ las viejas que no tienen dientes, arañas sabrosas, pa’ las muchachas buenamozas…”.  Doña Concia no sirve las arañas sobre hojas de frutas. Eso sí! Está segura que “A Chávez le gustaba rayado para comérselo con pan”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.