• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El juez suspendió el 18 de marzo la designación de Lula como ministro por considerar que las leyes que recibiría con el cargo obstruirían la investigación.

El juez suspendió el 18 de marzo la designación de Lula como ministro por considerar que las leyes que recibiría con el cargo obstruirían la investigación. | Foto: EFE

Publicado 28 marzo 2016

Estaba previsto que el Supremo Tribunal Federal se reuniera esta semana para abordar el tema de Lula, pero el juez se encuentra fuera del país.

El pleno de la Corte Suprema de Brasil se reunirá la próxima semana para ratificar o dejar sin efecto la decisión de uno de sus magistrados de bloquear el nombramiento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como ministro de la Casa Civil (jefe de gabinete).

Se esperaba que el plenario del Supremo Tribunal Federal (STF) se reuniera esta semana para abordar el asunto, pero el juez Gilmar Mendes se encuentra en Portugal y volverá a Brasil la próxima semana. Solo entonces podrá deliberarse para ratificar o no su decisión.

>> Partido brasileño planifica un nuevo gobierno sin Rousseff

El dato: El juez Mendes suspendió el 18 de marzo la designación de Lula como ministro por considerar que las leyes que recibiría con el cargo obstruirían la investigación en la justicia ordinaria en su contra, por su presunta vinculación en el caso de corrupción y lavado de dinero en Petrobras.

La oposición brasileña afirma que al nombrar a Lula como ministro, Rousseff intentó blindarlo del juez federal Sergio Moro, un magistrado que conduce la causa por corrupción en Petrobras.  

>> ONU mujeres condena violencia política contra Dilma Rousseff

En contexto
El Congreso y la derecha de Brasil pusieron en marcha un plan para difamar al Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff y desprestigiar los logros alcanzados en beneficio del pueblo, mediante intentos de enjuiciar a la jefa de Estado por el caso de corrupción en la estatal Petrobras.
Por ahora, el Congreso evalúa destituirla y, en caso de que la acusación a Rousseff proceda, estiman separarla por 180 días de sus funciones mientras investigan. 
El exmandataio Luiz Inácio Lula da Silva, por su parte, también es investigado por el caso. El 4 de marzo fue detenido de manera arbitraria por unos 200 efectivos de la Policía Federal de Brasil que allanaron su casa. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.