• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 30 noviembre 2015

Dijo que existe una deuda ecológica mundial y que debe ampliarse el protocolo de Kioto. 

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, propuso este lunes la creación de un Tribunal Internacional de Justicia Ambiental que permita proteger los derechos de la naturaleza y hacer pagar las consecuencias de sus daños a las naciones vinculantes. 

 

“El planeta ya no aguanta más”, aseguró durante su intervención en la primera jornada de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP21), que se celebra en París, Francia.

Manifestó que nada justifica que existan cortes para resguardar las inversiones y que no hayan entes que defiendan el medio ambiente. 

 

Lea también: Líderes mundiales negocian acuerdo ambiental en COP21

“Se trata sólo de la perversa lógica de privatizar los beneficios y socializar las pérdidas. Nuestras propuestas deben resumirse en una frase mágica: Justicia Ambiental”, enfatizó.

 

El mandatario aseguró que los países ricos producen 38 veces más dióxido de carbono (CO2) que las naciones pobres. “La conservación en los países más desposeídos no será posible si ésta no se genera a través de las mejoras en la calidad de vida de su población”, agregó.

“El efecto consumo domina el efecto eficiencia”, aseveró. 

 

Por otro lado, afirmó que la emergencia planetaria necesita una declaración mundial sobre las tecnologías que mitigan el cambio climático y sus respectivos efectos como medios públicos globales.

Lea también:Reprimen manifestaciones contra capitalismo y estado de emergencia

En este sentido, el Presidente de la nación meridional dejó claro que la ciencia y tecnología no tienen rivalidad en el consumo, por tanto mientras más es utilizada mejor será el resultado, “esa es la idea central de lo que en Ecuador hemos llamado la economía social del conocimiento”.

 

“Un acuerdo ante esta emergencia, es hacer vinculante el acuerdo de Kioto y ampliarlo para compensar las emisiones netas evitadas. Pero también existe una deuda ecológica que debe pagarse aunque sobre todo no debe seguir aumentando”, apuntó.

 

Correa expresó que el principal derecho de la naturaleza debe ser el que tiene que seguir existiendo por ser fuente de vida, pero que pueda también ofrecer los medios necesarios para que la población tenga mejores condiciones de vida. “El ser humano no es lo único importante en la naturaleza pero ahora mismo lo es”.

 

Lea también: De la COP20 a la COP21: una cumbre sin trascendencia

En contexto:
Desde el 30 de noviembre hasta el 11 de dicembre, la COP21 reunirá en Le Bourget, París, a unos 40 mil delegados de los 195 países representados entre periodistas y expositores en una superficie de 16 hectáreas bajo extremas medidas de seguridad.
En total, 147 jefes de Estado y de Gobierno son esperados el 30 de noviembre en la capital francesa para participar en la apertura de la conferencia.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.