• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Desde un acto cultural del cantón Pimampiro, en la provincia de Imbabura, Correa dijo que el pasado no volverá a Ecuador.

Desde un acto cultural del cantón Pimampiro, en la provincia de Imbabura, Correa dijo que el pasado no volverá a Ecuador. | Foto: @ElCiudadano_ec

Publicado 15 agosto 2015

El mandatario ecuatoriano, Rafael Correa aseguró que no permitirá que se atente contra la paz del país.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró este viernes que los intentos de desestabilización promovidos por la oposición ecuatoriana fracasaron y afirmó que los dirigentes de esta minoría de la población recurren a la violencia por no tener respaldo popular.

“Han fracasado totalmente en sus intentos desestabilizadores...Al no tener apoyo popular recurren a la violencia”, precisó Correa en un acto realizado en el cantón Pimampiro, en la provincia de Imbabura, con motivo del Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP- Juventud).

El mandatario manifestó que "por dignidad estamos aquí más fuertes que nunca, para hacer respetar la decisión de la inmensa mayoría". Dijo que no permitirá que se atente contra la paz del país.

Pidió a los ecuatorianos que no caigan en la trampa de los opositores. Al respectó destacó que estas marchas son una oportunidad para recordar como era el viejo Ecuador, en comparación con el de ahora que -a su juicio- es un país de oportunidades.

Conozca qué está pasando en Ecuador

"Ecuador es el país que más ha sabido aprovechar la riqueza petrolera en buen vivir para los ciudadanos, por eso tenemos después de 8 años de Gobierno 70 por ciento de apoyo en las urnas", dijo Correa.

En este sentido, el dignatario reiteró el poco respaldo que tiene la oposición en el país, sobre lo que refirió que “ante ese chantaje de una ínfima minoría, si mañana fueran las elecciones los volveríamos a vencer".

“Seguiremos más firmes que nunca, más esperanzados, más unidos, diciéndole a América Latina y al mundo que a esta Revolución no la para nada”, aseveró el jefe de Estado ecuatoriano.

Este viernes, funcionarios públicos y personas del interior de Ecuador se concentraron en la Plaza Grande de Quito (capital), donde se encuentra el Palacio de Carondelet (sede del Gobierno), para ser parte de la vigilia en apoyo al presidente Rafael Correa y a la Revolución Ciudadana.

Todo esto se da, luego de que el jueves, un grupo minoritario de opositores ecuatorianos realizaron una marcha en contra del gobierno del presidente Rafael Correa, la cual se desarrolló en medio de acciones violentas.

El saldo de los actos desestabilizadores fue 86 policías heridos a escala nacional y 20 civiles lesionados, tres de ellos trabajadores de la prensa.

Aunado a ello, los opositores causaron graves daños a la propiedad privada y patrimonial. Tras varios minutos de enfrentamientos se trasladaron a otro punto de la ciudad, donde los dirigentes dieron un discurso en el que incitaban a sus compañeros a tomar el Palacio de Carondelet -sede del Gobierno- por la fuerza. 

Lea » Ecuatorianos reanudan vigilia en respaldo al presidente Rafael Correa

EN CONTEXTO 

Desde junio pasado la ultraderecha opositora en Ecuador ha protagonizado protestas que sólo buscan desestabilizar al Gobierno legítimo de Rafael Correa. La mayoría de las convocatorias, protagonizadas en Quito y Guayaquil, han terminado en violencia.

En un principio, la ultraderecha justificó las manifestaciones en rechazo a los proyectos de Ley de Redistribución para la Riqueza (herencias) y sobre las ganancias extraordinarias (plusvalías) presentados por el presidente Correa, enfocados en abordar las desigualdades en el país. 

En un esfuerzo por promover el diálogo, el Jefe de Estado retiró temporalmente los proyectos de ley e inició conversaciones sobre equidad, distribución de la riqueza y otros mecanismos para abordar la desigualdad.

LEA TAMBIÉN:

Rafael Correa reitera "aquí mandan las grandes mayorías"


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.