• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Las crecientes tensiones por el acuerdo comercial post-Brexit detonaron desde el Viernes Santo revueltas violentas.

Las crecientes tensiones por el acuerdo comercial post-Brexit detonaron desde el Viernes Santo revueltas violentas. | Foto: Télam

Publicado 8 abril 2021


Blogs



Los disturbios dejan ya un saldo de 48 heridos y han generado reacciones oficiales que los califican de vandalismo.

Varias zonas de Irlanda del Norte vivieron este miércoles su sexta jornada de revueltas violentas de sindicalistas y nacionalistas contra la policía, y entre sí mismos, hechos que ya dejan un saldo de 48 policías heridos.

LEA TAMBIÉN: 

Continúa la violencia en las calles de Irlanda del Norte

Por su parte, el primer ministro británico, Boris Johnson, desde su cuenta oficial en Twitter dijo estar "profundamente preocupado por las escenas de violencia» en Irlanda del Norte. «La manera de resolver las diferencias es a través del diálogo, no de la violencia o la criminalidad". "La forma de resolver las diferencias es a través del diálogo, no de la violencia o la criminalidad", subrayó Johnson.

Al mismo tiempo, el también el primer ministro irlandés, Micheál Martin, consideró que "la única manera de avanzar es abordar las cuestiones que preocupan a través de medios pacíficos y democráticos".

"Ahora es el momento de que los dos gobiernos y los líderes de todas las partes trabajen juntos para rebajar las tensiones y restablecer la calma", afirmó el jefe de Gobierno irlandés.

Arlene Foster, líder del partido Unionista Democrático y primer ministro, condenó el bombardeo de un autobús en movimiento y dijo que los últimos disturbios fueron una "vergüenza para la sociedad (...) Esto no es una protesta. Esto es vandalismo e intento de asesinato. Estas acciones no representan sindicalismo ni lealtad ”.
 

Un autobús fue incendiado esa misma noche en Lanark Way cerca del cruce con Shankill Road, dijo la policía, y videos de la escena mostraron a jóvenes a ambos lados de la puerta lanzando bombas de gasolina.

Los disturbios iniciaron el viernes pasado a raíz de tensiones relacionadas con los acuerdos comerciales tras el Brexit y la reacción unionista por la decisión de la policía de no procesar a los líderes del partido nacionalista irlandés Sinn Fein. La acusación estaría dada por supuestamente romper las restricciones pandémicas durante el funeral de una figura destacada del Ejército Republicano Irlandés Auténtico.

La noche del miércoles, el momento más violento de los hechos, los  manifestantes se enfrentaron a lo largo de la llamada "línea de paz" que divide a las comunidades unionistas y nacionalistas, con la policía luchando por cerrar una puerta diseñada para separar las áreas.

Las tensiones han ido creciendo en Irlanda del Norte desde que el Reino Unido votó a favor de abandonar la Unión Europea, creando el potencial de una frontera entre el norte gobernado por los británicos y el republicano de Irlanda en el sur, que permanece en la UE.

A partir del Protocolo de Irlanda del Norte del acuerdo de retirada del Brexit, esta realidad cambió, y se creó una frontera de facto en el Mar de Irlanda, con la subsiguiente introducción de controles aduaneros entre el Reino Unido y la Unión Europea, una medida que los sindicalistas rechazaron de inmediato.

La falta de frontera había sido vista como un elemento clave de la paz posterior a 1998 que siguió a tres décadas de violencia por lograr la separación del Reino Unido y la reunificación de Irlanda.

 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.