• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Latinoamérica es una región rica en recursos pero su distribución está lejos de ser equitativa entre sus pobladores.

Latinoamérica es una región rica en recursos pero su distribución está lejos de ser equitativa entre sus pobladores. | Foto: Cubadebate

Publicado 14 junio 2016

Honduras, Colombia, Brasil, Guatemala, Panamá y Chile son algunos de los países que destacan en la medición realizada por el Banco Mundial en 2015. 

América Latina ha experimentado un cambio favorable en la economía y sociedad. Millones de personas lograron superar la pobreza en países liderados por gobiernos progresistas en los últimos 15 años, sin embargo, aún persiste la desigualdad, según refiere la base de datos del Banco Mundial de diciembre de 2015.

>> ONU: Millones de latinoamericanos pueden volver a la pobreza

Entre los 14 países más desiguales a escala global, cinco naciones africanas encabezan las primeras posiciones, seguido de cinco Estados latinoamericanos: Honduras (53,7 por ciento), Colombia (53,5 por ciento), Brasil (52,9 por ciento), Guatemala (52,4 por ciento) y Panamá (51,7 por ciento), con Chile (50,5 por ciento) en el decimocuarto puesto.

Para la medición, el Banco Mundial utilizó el coeficiente Gini con base en dos variables absolutas: el cero (todos tienen el mismo ingreso o perfecta igualdad) y el 1 (una persona concentra todo el ingreso y el resto no tiene nada o desigualdad absoluta).

El dato: El país más igualitario, Noruega, tiene un índice de 25,9 por ciento y el más desigual, Sudáfrica, un 63,4 por ciento.

Honduras

Tiene un 64,5 por ciento de población en situación de pobreza y un 42,6 por ciento en extrema pobreza (menos de 2,5 dólares al día), según el Banco Mundial. En términos del coeficiente Gini, la desigualdad es del 53,7 por ciento. 

En el Índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas que mide conjuntamente ingreso, expectativa de vida y de educación de un país, Honduras pierde siete puntos cuando se pondera el impacto de la desigualdad.

Guatemala

La nación centroamericana tiene un ingreso mediano bajo y se ubica el noveno lugar a escala mundial y el cuarto en la región. Consiguió una reducción de la pobreza del cinco por ciento a principios de este siglo, pero para 2011 los índices volvieron a subir hasta llegar al 53,7 por ciento con una situación particularmente difícil en casi la mitad de los municipios rurales, donde ocho de cada 10 personas son pobres.

Con el paréntesis del estallido financiero 2008-2009, Guatemala aumentó su Producto Interno Bruto (PIB) más de un tres por ciento anual en lo que va del siglo.

A pesar de esto, la desigualdad sigue siendo una de las más elevadas de la región: el 52,4 por ciento, apenas unos puntos por detrás de Honduras.

Colombia

Entre los países latinoamericanos de ingresos medio y altos, Colombia se encuentra en primer lugar en niveles de desigualdad, apenas por debajo de Honduras, a pesar de que en términos de PIB, los colombianos están 74 puestos por encima de los hondureños.

En Colombia el 10 por ciento de la población más rica del país gana cuatro veces más que el 40 por ciento de los pobres. En estas naciones la desigualdad se mantiene constante. En el Índice de Desarrollo Humano de la ONU pierde diez puntos una vez que se lo pondera en términos de desigualdad de acceso a la salud, la educación y bajos salarios. Las señales de desigualdad se extienden por todo el tejido económico-social.

Brasil

Es uno de los casos más flagrantes de convivencia entre una reducción de la pobreza y un aumento de la desigualdad.

Si en 2006 el cinco por ciento más rico acaparaba el 40 por ciento del ingreso total, en 2012 había aumentado esta participación hasta llegar al 44 por ciento, a pesar de las políticas sociales del Gobierno y el impacto del plan Fome Cero (Hambre Cero) que sacó a 40 millones de personas de la pobreza.

Esta desigualdad sería más abismal aún si se contara toda la riqueza no declarada en un país que tiene una evasión fiscal del 13,4 por ciento y una economía en la sombra del 39 por ciento.

Una vez que se incorpora la desigualdad a la evaluación de sus indicadores de ingreso, salud y educación, Brasil registra una caída de 20 puntos en términos de Desarrollo Humano de la ONU.

Panamá

Cuenta con un crecimiento promedio del siete por ciento en los últimos 10 años. No se vio afectada por la caída de los precios de las materias primas. Su PIB aumentó más del seis por ciento en 2015.

Los ingresos reflejan el abismo que separa a los rascacielos y las casas de precarios techos de chapa: el coeficiente Gini alcanza el 51,7.

Pero no son el único factor. Un 25 por ciento de la población panameña no tiene servicios sanitarios, un cinco por ciento no tiene agua potable, un 11 por ciento sufre de desnutrición y otro 11 por ciento vive en casas con pisos de tierra.

En el Índice de Desarrollo humano de la ONU Panamá pierde 20 puntos cuando se incluye el impacto de la desigualdad en la medición.

Chile

Es la economía regional que más ha crecido desde los años 80 y suele ser aplaudida como modelo virtuoso para el resto de la región. Sin embargo, el informe de 2015 de la OCDE, que agrupa a 34 naciones de altos ingresos, subraya los niveles de desigualdad en la sociedad chilena.

En efecto, el 10 por ciento más rico tiene un ingreso 27 veces superior al 10 por ciento más pobre. Así, en la medición de desigualdad del Banco Mundial, Chile aparece en el decimocuarto lugar a escala mundial y en el sexto de las economías de la región.

Debido a la limitada intervención estatal, la situación empeora cuando se considera también el acceso a la salud y la educación.

En el Índice de Desarrollo Humano de la ONU pierde 13 puntos una vez que se suma la desigualdad conjunta de ingresos, acceso a salud y educación.

>> 168 millones de menores en todo el mundo son esclavos

Observaciones

>> En países de ingreso mediano bajo, normalmente identificados como pobres (Honduras y Guatemala) tienen prácticamente el mismo nivel de desigualdad que otros de ingresos medio-altos o altos (Chile).

>> El economista Germán Herrera Bartis señala que es necesario distinguir entre pobreza y desigualdad en este grupo heterogéneo.

>> “La pobreza se vincula con el ingreso medio de una sociedad. La desigualdad con la distribución. No hay una relación lineal entre ambos. Por eso se puede tener países pobres muy desiguales, pero también países de ingresos medianos o de altos ingresos, como Brasil o Estados Unidos, con altos niveles de desigualdad”, señaló.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.