• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El evento tuvo alrededor de 168 millones de espectadores este 2016, y para su transmisión en televisión se dispusieron unas cien cámaras, el doble de las usadas en el Mundial de Fútbol de Brasil 2014.

El evento tuvo alrededor de 168 millones de espectadores este 2016, y para su transmisión en televisión se dispusieron unas cien cámaras, el doble de las usadas en el Mundial de Fútbol de Brasil 2014. | Foto: EFE

Publicado 8 febrero 2016

El Super Bowl es el evento deportivo más importante de Estados Unidos y este año facturó unos 620 millones de dólares.

El evento deportivo de mayor importancia de Estados Unidos (EE.UU.) se llevó a cabo este sábado con la participación de los equipos Broncos de Denver y las Panteras de Carolina. Sin embargo, una serie de datos parecen mostrar que lo deportivo queda de lado en la cita considerada la más cara y rentable del mundo.

Al mejor estilo de los grandes "shows" estadounidenses, han convertido el deporte en un negocio colosal. Para ilustrar esta afirmación podríamos mencionar algunos datos.

La transmisión televisiva del Super Bowl tuvo alrededor de 168 millones de espectadores este año, algo que resulta muy atractivo para las marcas mundiales. Por esta razón, se disputaron la difusión de sus anuncios en los espacios del evento y pagaron unos 167 mil dólares por cada segundo de publicidad.

En total, por 30 segundo de anuncios pagaron unos 5 millones de dólares, lo que hizo a las cadenas de televisión facturar unos 500 millones en 50 minutos de avisos.

El dato: Hace 50 años, en su primera versión las empresas pagaron 42 mil dólares para tener sus anuncios durante el Super Bowl.
Este año, la cita no fue enumerada en romano como era su tradición, sino con números arábigos. La razón: el 50 en romanos se representa con una L, que en EE.UU. es utilizada para los perdedores (Loser).
El Super Bowl también conocido como Supertazón, es la final del campeonato de la National Football League (NFL), principal campeonato profesional de fútbol americano en los Estados Unidos, que enfrenta a los campeones de la Conferencia Nacional (NFC) y la Conferencia Americana (AFC).

Esta 50° edición ha sido aún más "exitosa" que las anteriores, debido a que el escenario fue el estadio Levi's Stadium en California, que ostenta tecnología de punta, como los 644 kilómetros de fibra óptica para la conexión WiFI y tableros electrónicos de alta definición. Además, para cubrir el evento contó con cien cámaras, el doble de las usadas en el Mundial de Fútbol de Brasil 2014.

Por otro, solo con la boletería los organizadores del Super Bowl generaron unos 119 millones de dólares, considerando que las entradas tenían un costo de 5 mil dólares hasta 150 mil dólares. Sin embargo, los revendedores también vieron una oportunidad para aprovechar el gran negocio y vendieron las entradas hasta en 358 mil dólares.

Asimismo, en el mundo de las apuestas hubo un movimiento de dinero de alrededor de 4 mil 200 millones de dólares. 

>> Las mujeres, el fútbol y el patriarcado

Otro punto que desvía la atención de lo deportivo es el espectáculo del medio tiempo, que este año contó con la histórica participación del director venezolano Gustavo Dudamel y la orquesta juvenil de Los Ángeles.

"Tocaremos para la juventud del mundo, para que pueda inspirarse en crear tanto una vida mejor como un futuro mejor", dijo Dudamel.

Con la participación del venezolano, los organizadores del evento garantizaron atraer a las audiencias hispanas hacia el fútbol americano, según ha asegurado el editor de televisión de una revista de variedades.

Tal afirmación se constata al revisar los espectáculos anteriores del Super Bowl en los que las orquestas sinfónicas nunca tuvieron un papel destacado, sino más bien de apoyo instrumental para otros artistas.

Los músicos de la orquesta de Los Ángeles que participaron en este edición del Super Bowl son hispanos y de familias de bajos recursos. @GustavoDudamel

La 50° edición del Super Bowl pudo haber llegado a facturar unos 800 millones de dólares, una cantidad que supera otros eventos de este tipo como la pelea entre Floyd Mayweather y Manny Pacquiao del 2015, que llegó a generar más de 600 millones de dólares.  

En definitiva, el gran ganador de la cita fue el mercado estadounidense y sus grandes corporaciones. 

 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.