• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En Venezuela debe surgir el nuevo sistema de cambios que estimule la riqueza para satisfacer el modelo interno en Venezuela.

En Venezuela debe surgir el nuevo sistema de cambios que estimule la riqueza para satisfacer el modelo interno en Venezuela. | Foto: Archivo

Publicado 7 marzo 2016

La medida de implementar un control cambiario en el país es una decisión prudente para establecer la economía de un país, según el economista venezolano Nelson Ford.  

En Venezuela regía desde 2003 un control cambiario en el que el 80 por ciento de las divisas de la economía era suministrado por el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex) el cual funcionaba con una tasa preferencial de 6,30 bolívares por dólar. Esta banda funcionaba con la compra de productos de primera necesidad, incluyendo alimentos, medicinas y materias primas para sectores estratégicos de la economía. 

Pero, con el objetivo de desmontar la guerra económica que hay contra Venezuela el presidente Nicolás Maduro anunció durante el mes de febrero el nuevo sistema que se enfocará en sustituir el modelo del rentismo, fijar las bases para conquistar lo nuevo y desmontar la guerra. 

teleSUR te invita a conocer qué es un control de cambio y por qué se implementa en Venezuela.

¿Qué es un control de cambio?

Es una medida oficial que se toma para proteger el valor de la moneda local y de las reservas internacionales, también consiste en regular oficialmente la compra y venta de divisas en un país.

El Gobierno interviene directamente el mercado de moneda extranjera, controlando las entradas o salidas de capital.

Antecedentes del control de cambio en Venezuela desde 2003

Una vez destruido, en abril de 1996, el control de cambio establecido en 1994, fue adoptado por el Banco Central de Venezuela (BCV) un sistema de bandas cambiarias dentro de las cuales fluctuaba el tipo de cambio en respuesta a las circunstancias del mercado y a la actuación del Banco Central. Esta medida quedó integrada al programa de estabilización y reformas conocido como Agenda Venezuela (Gobierno de Rafael Caldera). 

El sistema de bandas favoreció la reducción sostenida de la inflación y operó con modificaciones en sus parámetros hasta febrero de 2002. 

En aquel momento entró en vigencia un sistema de libre flotación del tipo de cambio.

La inflación puntual se aceleró en 2002 a 31,2% (12,3% en 2001), en respuesta a un crecimiento de la liquidez monetaria y a la devaluación. Se intensificó la salida de divisas y hacia finales de 2002 y comienzos de 2003 se produjo una pérdida de reservas internacionales, acompañada de una intensa depreciación del bolívar. 

Entre el último día de vigencia de la banda cambiaria y la víspera del control de cambio, es decir en 11 meses y algunos días, el bolívar se depreció en 113%. El 21 de enero de aquel año el Ejecutivo Nacional y el BCV acordaron suspender el comercio de divisas en el país, y en febrero entró en vigencia el quinto control de cambio que registra la historia económica contemporánea de Venezuela.

Creación de Cadivi

El control de cambio de 2003 se fundamentó en un decreto del Presidente Hugo Chávez; en el acuerdo de la misma fecha entre el BCV y el Ministerio de Finanzas se suspendió las transacciones en divisas realizadas en el país; en el decreto presidencial también se ordenó la creación de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), que estableció las funciones de esa dependencia y las normas para la administración y el control de divisas, y en el Convenio Cambiario número 1; mientras que el número 2 estableció los tipos de cambio vigentes y el número 3 el tipo de cambio aplicable al pago de la deuda pública externa. 

A la fecha se han emitido 33 Convenios Cambiarios, y un extenso conjunto de normas y providencias administrativas.

Durante este año sólo se autorizaron divisas para importaciones y no hubo aprobaciones de dólares para viajes al exterior.

Ese mismo año, fue creado el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), con el objeto de desarrollar e instrumentar las políticas de administración de divisas (es decir, el control de cambio), de exportaciones e importaciones, y de inversiones foráneas en el país y nacionales en el exterior. En esa oportunidad se creó también la Corporación Venezolana de Comercio Exterior con el objeto principal de atender las necesidades de importación del país. Cadivi fue suprimida en abril de 2014.

Sistema a tres bandas

En el país regía un control de cambio desde 2003 donde el 80 por ciento de las divisas de la economía era suministrado por Cencoex a una tasa preferencial de 6,30 bolívares por dólar. Esta banda era necesariamente para lo productos de primera necesidad, incluyendo alimentos y medicinas.

De igual manera, existía el Sicad 1, que ofrece 220 millones de dólares semanales a sectores productivos específicos convocados a subastas, con una tasa que fluctúa entre 10 y 12 bolívares por dólar.

En tanto, en Sicad 2 fluctúaba de acuerdo con el cruce diario de la oferta y la demanda, en un esquema que permitía la transacción libre de divisas, sin topes ni bandas, a través de los bancos y casas de bolsa. Mediante este mecanismo, Petróleos de Venezuela (Pdvsa), el BCV, la banca pública y las personas naturales y jurídicas pueden ofrecer y comprar divisas diariamente, de manera libre.

La tercera modalidad de cambio en Venezuela denominada: Sistema Marginal de Divisas (Simadi), mecanismo creado para una inmediatez en la negociación de saldos y de títulos en moneda extranjera. Se fijó un monto mínimo de 3 mil dólares estadounidenses (USD) para las operaciones de negociación de divisas, en moneda nacional, que podrán realizar los bancos universales a través de sus mesas de cambio. 

Nuevo sistema de captación e inversión de divisas

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció el pasado mes de febrero el nuevo sistema de divisas que quedará comprendido en dos bandas, el Sistema de Cambio Protegido y el Flotante.

Explicó que el Sistema de Cambio Protegido quedó fijado a 10 bolívares por dólar. Protegerá al pueblo en aspectos de medicinas, misiones, alimentación.

El Sistema Complementario Flotante funcionará de acuerdo a reglas de economía, de objetos sociales y de mercado. 

DATO >> El nuevo sistema cambiario tendrá dos bandas: una protegida por el Estado venezolano para áreas prioritarias de la economía, fijada en 10 bolívares por dólar, y otra a tasa Simadi, que fluctuará.

El economista venezolano, Nelson Ford, en entrevista exclusiva para teleSUR, explicó que el país se está tratando de estructurar un nuevo modelo económico, "combinamos lo que es la programación fiscal disponible, es decir la emisión de deuda pública a partir de lo que se emite por el agente financiero, lo que hace el Estado a través del Viceministerio de Hacienda, una vez emitida la autorización de la deuda combina con la decisión de la autoridad monetaria y colocan los títulos de los valores en el mercado". 

Asimismo, recalcó que en la actualidad no es viable desmontar un control de cambio en el país, "para ninguna economía, sobretodo en modelos de recesión e inflación propiciada por agentes económicos de poder en la cual baja el tipo real de su estructura y no es eficiente".

Ford aclaró que en la actualidad se está implementando un sistema cambiario de bandas progresivas, "el control cambiario de bandas es cuando se establecen dos tipos de cambios y se deja un diferencial o un fondo flotante entre el valor mínimo y el valor máximo, eso lo hacen los bancos centrales para poder evitar fugas de capitales (golondrinas), que en este momento nosotros tenemos retenidos para medidas de salvaguardar las reservas internacionales de nuestros país".


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.