• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La Conferencia Bandung significó un hito porque por primera vez se produjo una reunión importante de países del denominado Tercer Mundo sin la presencia de los europeos, de la Unión Soviética o de los EE.UU.

La Conferencia Bandung significó un hito porque por primera vez se produjo una reunión importante de países del denominado Tercer Mundo sin la presencia de los europeos, de la Unión Soviética o de los EE.UU. | Foto: CCTV

Publicado 18 abril 2016
teleSUR
Boletines
Recibe nuestros boletines de noticias directamente en tu bandeja de entrada

La actividad que dio pie para que se formara el Movimiento de Países No Alineados se realizó para conseguir la cooperación económica y cultural entre las naciones afroasiáticas.

La Conferencia de Bandung se realizó en la antigua capital de Indonesia en abril de 1955. Varias naciones asiáticas y africanas participaron con el objetivo de favorecer "la cooperación económica y cultural afroasiática en una organización independiente del capitalismo y del socialismo".

La reunión se llevó a cabo del 18 al 24 de abril y fue el primer paso "para que el Tercer Mundo pudiera desempeñar un papel en las relaciones internacionales" porque fue una demostración de que estaba adquiriendo una mayor "conciencia de sí mismo" con respecto al plano mundial.

>> A 60 años de la formación de bases de los Países No Alineados.

En el marco de las recientes independencias adquiridas por los países afroasiáticos de su antiguas metrópolis, esta jornada abrió campo para que pudieran desarrollar las características multifacéticas propias de su cultura y necesarias para la cooperación económica y cultural entre ellos.

Los organizadores fueron Gamal Abdel Nasser, el entonces presidente de Egipto; Jawaharlal Nehru, el de La India; y Sukarno, el jefe de Estado de Indonesia. Este último fue el principal promotor y además fue el anfitrión. La jornada contó con el apoyo inicial de los líderes de la época de Pakistán, Birmania y Ceilán. La mayoría de ellos eran antiguas colonias británicas.

En la Conferencia se procuró que estuvieran representadas todas las creencias, etnias y religiones de Asia y África, continentes que en aquel entonces concentraba el 60 por ciento de la humanidad (un mil 400 millones de personas).

Afganistán, Arabia Saudita, Camboya, China, Chipre, Etiopía, Indonesia, Irán, Iraq, Japón, Jordania, Laos, Líbano, Liberia, Libia, Nepal, Siria, Sudán, Tailandia, Turquía, Vietnam del norte, Vietnam del sur y Yemen asistieron a la reunión.

>> Cumbre G77+China: Pensando la geopolítica del Sur desde Bolivia.

No se invitaron a China, Taiwán ni a Israel en solidaridad con China Popular. Tampoco se invitó a Sudráfica por su política de apartheid.

Los países del Magreb (Marruecos, Argelia y Túnez) en aquel entonces no habían alcanzado su independencia, pero aún así enviaron observadores a la conferencia.

La actividad se realizó durante la Guerra Fría entre la Unión Soviética (que fue disuelta) y los Estados Unidos, y fue la predecesora del Movimiento de Países No Alineados.

Paz para un mundo preparado para la guerra

En la actividad surge por primera vez el término "Tercer Mundo" que reflejaba el interés de los líderes participantes de mantenerse al margen de las superpotencias y el deseo de buscar otros caminos para lograr el bienestar de sus pueblos. Ellos sostenían que la paz mundial podía obtenerse de una manera distinta a la conducta bipolar que planteaba la situación imperante.

Esto y la coyuntura internacional contribuyó en buena medida al éxito de la conferencia.

>> MNOAL rechaza colaboración con Israel en temas nucleares.

Por un lado, había concluido la Guerra de Corea que produjo la división del país.

Por otro lado, la guerra de Indochina por el conflicto con el Tíbet, después de 1954 parecía haberse solucionado, aunque solo a título provisional y permitió que el primer ministro indio, Nehru, considerara importante lograr que China se presentara en el escenario internacional asiático.

Por otro lado, la relación conflictiva entre los Estados Unidos y China continuaba.

Pese a tantos conflictos, para los países recién independizados cada vez era más necesaria reafirmar una política propia.

>> ONU: Países No Alineados rechazan decreto de Obama contra Venezuela

Los diez principios de Bandung

1. Respeto por los derechos fundamentales del hombre y para los fines y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

2. Respeto para la soberanía y la integridad territorial de todas las naciones.

3. Reconocimiento de la igualdad de todas las razas y de todas las naciones, grandes y pequeñas.

4. Abstención de intervenciones o interferencia en los asuntos internos de otros países.

5. Respeto al derecho de toda nación a defenderse por sí sola o en colaboración con otros Estados, en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

6. Abstención de participar en acuerdos de defensa colectiva con vistas a favorecer los intereses particulares de una de las grandes potencias y abstención por parte de todo país a ejercitar presión sobre otros.

7. Abstención de actos o de amenaza de agresión y del uso de la fuerza en los cotejos de la integridad territorial o de independencia política de cualquier país.

8. Composición de todas las vertientes internacionales con medios pacíficos, como tratados, conciliaciones, arbitraje o composición judicial, así como también con otros medios pacíficos, según la libre selección de las partes en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

9. Promoción del interés y de la cooperación recíproca.

10. Respeto por la justicia y las obligaciones internacionales.

La importancia de la Conferencia de Bandung no radica solo en esos acuerdos. La esencia del evento descansa en el hecho de que por primera vez se produjo la reunión de países del denominado Tercer Mundo sin la presencia de los europeos, de la Unión Soviética (URSS) o de los Estados Unidos.

La Conferencia de Bandung significó el inicio para que las naciones recién emergidas tomaran protagonismo en la escena internacional sin EE.UU., la URSS ni Europa. Foto: Granma

¿Qué se consiguió con esta reunión?

Desde el inicio de la Conferencia se evidenciaron tres grandes corrientes enfrentadas entre los países asistentes:

1. Los No Alineados, quienes condenaban la política de bloques militares enfrentados.

2. Los Pro-Occidentales, quienes defendían la posibilidad de que cada país se integrara en alianzas militares regionales e intentaron que se aprobara una resolución condenando todos los imperialismos, incluido el soviético, pero fracasaron en su empeño.

3. Los dos Países Comunistas, con China y Vietnam del Norte. Zhou Enlai, el representante chino.

No obstante, todos coincidieron en la condena del "colonialismo en todas sus manifestaciones". También se estableció una cooperación económica y cultural, se establecieron derechos del hombre, se fijó la autodeterminación, se determinaron los problemas de los pueblos dependientes, se acordó la promoción de la paz y la cooperación mundiales con los principios de la coexistencia pacífica, y se condenó la discriminación racial y la radioactividad.

La conferencia significó "un momento clave en el proceso de descolonización y en el intento de emancipación del Tercer Mundo". Además, allanó el terreno de las relaciones internacionales para que se estableciera el Movimiento de los Países no Alineados.

Conferencia de Bandung de 2005 en su 50 aniversario. Foto: EFE

>> Cuba denuncia nuevos planes subversivos de EE.UU. ante el Mnoal 

Actualmente el Movimiento de Países No Alineados, el cual debe su existencia a esta Conferencia, está conformado por 120 países de África, Asia, América Latina y el Caribe y Europa Oriental. Venezuela es el tercer país latinoamericano en asumir la presidencia, luego de Cuba y Colombia.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.