• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Margaret Holcomb asegura que sus derechos fueron violados.

Margaret Holcomb asegura que sus derechos fueron violados. | Foto: Whitaker/Gazette

Publicado 5 octubre 2016

El hijo de la mujer afectada denunció que fue un acto de vigilancia y registro ilegal que, además, les provocó mucho miedo.

Como si fuera una operación para extraer toneladas de drogas en un lugar de extremo peligro fue realizada la incautación de una sola planta de marihuana en la casa de una abuela de 81 años en Ohio, EE.UU.

Se trató de una operación conjunta entre la Guardia Nacional de Massachusetts y la Policía del Estado de Ohio, cuyos oficiales descendieron con un helicóptero en el patio de Margaret Holcomb y cortaron la planta de raíz.

La dueña aclaró que sembró la planta para tratar su artritis y glaucoma y para dormir mejor en las noches.

Todo lo que quedó fue un agujero en el suelo. | Foto: Gazettenet

El hijo de Margaret, Tim Holcomb, dijo que fue una acción "bastante chocante" y que les provocó miedo. Argumentó que fue un acto de vigilancia ilegal y de registros e incautaciones ilegales.

Holcomb detalló que estaba almorzando en la casa de su madre junto a su hermana cuando escucharon un sonido chirriante de aspas, inmediatamente levantaron las miradas y vieron un helicóptero de tipo militar que rodeaba la propiedad con dos hombres en cuclillas en una puerta abierta. Estos sostenían un dispositivo que sospechan era una cámara termográfica para detectar plantas de marihuana.

Margaret no se encontraba en la casa cuando ocurrió la operación militar.

Diez minutos después de que se fuera el helicóptero, varios vehículos llegaron a la casa, entre ellos un camión pickup lleno de plantas de marihuana incautadas en otros lugares. También se presentaron varios oficiales de la Policía estatal.

Tim Holcomb respondió al oficial que lo interrogó: "¿Qué está haciendo aquí?". | Foto: Gazettenet

Uno de los oficiales le preguntó a Tim Holcomb si tenía conocimiento de la planta de marihuana que crecía en su propiedad, a lo que él respondió: "¿Qué está haciendo aquí?".

Margaret Holcomb aseveró que pese a no ser una gran activista social está dispuesta a defender su caso, pues siente que sus derechos civiles fueron violados. Indicó que si no puede conseguir marihuana medicinal por otros medios, sembrará otra.

La mujer de 81 años no tiene una autorización médica para sembrar o poseer marihuana. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.