• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El dirigente campesino Eberto Díaz recordó que las bombas simplemente caen y causan la muerte del que esté presente en el lugar.

El dirigente campesino Eberto Díaz recordó que las bombas simplemente caen y causan la muerte del que esté presente en el lugar. | Foto: TeleSUR

Publicado 27 julio 2015

Un representante campesino de la nación suramericana consideró que esa decisión evitará desplazamientos y salvará muchas vidas.
 

 

 

 

 

 

 

El anuncio realizado el pasado sábado por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, de que se suspenden los bombardeos aéreos dirigidos en contra de campamentos las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) beneficia de manera poderosa a la población civil, consideró este lunes el presidente de la Federación Sindical Unitaria Agropecuaria de la nación suramericana, Eberto Díaz Montes.

Leer aquí: FARC-EP ratifica cese al fuego unilateral en Colombia

El dirigente campesino afirmó en entrevista con teleSUR que esta decisión evita más desplazamientos, pues durante años el conflicto armado ha provocado que miles de colombianos hayan emigrado hacia diferente lugares del país y del mundo. 

En segundo lugar, se salvan muchas vidas, esta determinación beneficia realmente al campesino, a la población civil, porque cuando se lanza una bomba cualquiera puede morir, esas armas no miran color o bandera.

Díaz Montes afirmó, además, que cuando no hay bombardeos el agricultor puede sembrar tranquilamente, sus mente, cuerpo y alma está totalmente concentrados en la tierra. 

Sin embargo, el representante de organizaciones campesinas expresó que han tenido conversaciones con el Gobierno del país, pero no han quedado en nada, porque mientras el presidente Santos no vele por los intereses de los campesinos no hay un verdadero convenio. 

En contexto:
El pasado lunes 20 de julio las FARC-EP iniciaron una nueva tregua unilateral con el Gobierno colombiano, con el fin de generar condiciones favorables para avanzar en las negociaciones de paz que se llevan a cabo en La Habana, Cuba, desde finales de 2012.
Cinco días después, el mandatario colombiano anunció la suspensión de los bombardeos aéreos a campamentos donde haya concentración de miembros de la insurgencia y determinó que solo se realizarán acciones de ese tipo tras una orden explícita suya.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.