• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 17 agosto 2016

Es la sexta vez que Chocó se une en paro cívico para exigir mejoras sociales; en todos los paros se repiten las mismas peticiones, debido a que no las consideran cumplidas.

El departamento de Chocó, en el noroeste de Colombia, inició en la madrugada del 17 de agosto un paro cívico para denunciar el "abandono total" en el que el Estado ha sumergido a esta región.

Cuando ya se cumplen siete días de huelga sin clases, comercios cerrados y manifestaciones a diario, el Gobierno y voceros del Chocó alcanzaron el lunes 22 de agosto un preacuerdo que podría ponerle fin a cese de las actividades. 

>> Gobierno de Colombia y habitantes de Chocó alcanzan preacuerdo

El preacuerdo trata temas sobre salud, infraestructura vial y energía, agua potable y el conflicto territorial entre Chocó y Antioquia. Al cierre de la reunión, aún faltaba que el comité Cívico por la Defensa de Chocó firmara los compromisos trazados y anunciara el levantamiento de las protestas. 

El documento que consta de 10 páginas contiene compromisos con el gobierno central como el pago del pasivo del hospital San Francisco de Asís, de Quibdó, que asciende a 37 mil millones de dólares.

>> Las verdades que Santos no dice de Colombia

Reclamos de la sociedad civil

La sociedad civil reclama: la construcción y el mejoramiento de las vías, una mayor intercomunicación con el interior del país, mejores condiciones para los servicios de salud, educación, acceso al agua potable, reparación y construcción del alcantarillado, interconexión eléctrica y medidas que permitan reducir los elevados índices de pobreza, indigencia, desnutrición, mortalidad y desempleo en esta región.

>> La desnutrición en Colombia, una realidad que se agrava cada vez más

Ciudadanos aseguran que no tienen ni un hospital de tercer nivel, por lo que deben trasladarse hacia otras regiones del país para ser atendidos.

La situación se agrava con el tema de los de acueductos. “Quibdó tiene un servicio de acueducto muy precario, no hay alcantarillado, y si la capital está así se imaginará cómo está el resto del departamento”, apuntó Dilon Martínez, secretario ejecutivo del Comité Cívico por la Salvación y la Dignidad de Chocó.

"Mientras los quibdoseños esperamos que se construya el acueducto por gravedad pactado tras el paro de 2000, (el vicepresidente Germán) Vargas Lleras viene con la misma mentira que ha dicho a lo largo de los dos cuatrienios del presidente Juan Manuel Santos", se quejó otro de los organizadores de la protesta, Jorge Salgado.

Salgado también señaló que 11 municipios del Chocó tienen energía eléctrica deficiente, con plantas que solo funcionan cuatro o cinco horas al día y que a los seis meses están dañadas.

"Los habitantes de estos lugares permanecen como en la edad media, con mechones de petróleo para tener luz. Sin energía es imposible que haya desarrollo. Chocó es el departamento que más desconexiones eléctricas tiene en el país”, recalcó.

>> Santos se compromete a reducir la pobreza y consolidar la paz

El incumplimiento crónico

El reclamo por mejoras sociales no es nuevo para los chocoanos, quienes han manifestado su descontento por el abandono estatal en varias oportunidades. “Las peticiones siguen siendo las mismas, en anteriores paros se han logrado algunos acuerdos pero solo se cumple un porcentaje”, aseguró Martínez.

Salgado, por su parte, señaló que el Gobierno nacional tradicionalmente ha incumplido las promesas de desarrollo para el departamento de Chocó. Esta es al menos la sexta vez que el departamento se va a paro cívico en reclamo de sus derechos. Ya han parado en 1954, 1967, 1987, 2000 y 2009. Pero los ciudadanos, cansados, reiteran que ningún presidente cumple lo que promete.

>> 61,7 % de los colombianos no tienen calidad de vida

"La falta de servicios públicos que originó la primera gran protesta en 1967, sigue siendo una dolorosa realidad en Quibdó y en buena parte de la geografía departamental. La mítica consigna con la cual la ciudadanía exasperada reclamaba Agua y Luz, cobra una inusitada vigencia casi cincuenta años después de aquella gesta popular", reflexionó.

El actual paro cívico será un nuevo intento de los habitantes del Chocó de ser escuchados. Sus organizadores espera que todo el departamento participe en la protesta para alcanzar mejorías que otros habitantes dan por sentado en su cotidianidad.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.