• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 5 junio 2015

Según Humberto de la Calle, la Comisión de la Verdad es un mecanismo extrajudicial que no compite ni anula el trabajo de la justicia, sino que se une a un sistema integral.

El jefe de la Delegación del Gobierno colombiano a los Diálogos de Paz, Humberto de la Calle, ratificó este viernes en una rueda de prensa que la Comisión de la Verdad es parte de un sistema integral de justicia, que se une a otros carriles paralelos.

Desde La Habana, Cuba, sede de las conversaciones, el representante gubernamental manifestó que la Comisión no es un camino a la impunidad,  sino un mecanismo que permitirá, entre otros aspectos, reparar a las víctimas.

“En el documento que dimos a conocer ayer ambas partes reconocen la necesidad de un sistema integral de justicia, ese para mí es un paso adelantado de lo que se hizo ayer, no solo la Comisión, sino la disposición de ambas partes para tener un sistema con verdad, justicia y mecanismos de reparación”, explicó.

Para De la Calle, la Comisión de la Verdad tiene carácter extrajudicial, pero “no compite ni anula el trabajo de la justicia”.

Al mismo tiempo, destacó, ambas partes coincidieron en la necesidad de que el informe final de ese mecanismo contenga recomendaciones. “Se establecerá un comité de monitoreo para el cumplimiento de las recomendaciones que sean aceptadas por el Gobierno”.

La creación de la Comisión de la Verdad, anunciada este jueves de forma conjunta entre los representantes de las FARC y el Gobierno de Colombia, es una respuesta a la solicitud de miles de víctimas que participaron en los foros, además de las propuestas enviadas a la mesa de negociación que se mantiene en Cuba desde 2012. Esta comisión iniciará funciones tras la firma del acuerdo de paz.

Objetivos de la Comisión de la Verdad:

1- Contribuir al esclarecimiento de lo ocurrido (...) y ofrecer una explicación amplia de la complejidad del conflicto.

2- Promover y contribuir al reconocimiento de las víctimas como ciudadanos que vieron sus derechos vulnerados y el reconocimiento voluntario de responsabilidades individuales y colectivas.

3- Promover la convivencia en los territorios, por medio de un ambiente de diálogo y la creación de espacios en los que las víctimas se vean dignificadas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.