• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Dos mujeres palestinas lloran desconsoladamente por la muerte de Riham Daubasha.

Dos mujeres palestinas lloran desconsoladamente por la muerte de Riham Daubasha. | Foto: Reuters

Publicado 7 septiembre 2015

Los palestinos cargaron este lunes el cadáver de Riham Daubasha hasta el cementerio de la localidad. La mujer falleció un mes después del ataque.

El Gobierno de Palestina ha declarado tres días de "duelo nacional” por la muerte de la familia Daubasha, que fueron quemados vivo en un incendio en su casa provocado por extremistas judíos el pasado 31 de julio.

Asimismo, las autoridades palestinas ordenaron que las banderas ondeen a media asta en señal de luto por el bebé de año y medio Ali Saad Daubasha y sus padres Riham y Saad Daubasha.

Riham Dawabche falleció por las heridas que sufrió, un mes después del siniestro.

Lea aquí: Queman vivo a bebé palestino en ataque de colonos israelíes

En una marcha desde la pequeña escuela del pueblo de Karf Duma, familiares, amigos y personas que repudiaron la muerte del bebé y sus padres, cargaron el cadáver de Daubasha, hasta el cementerio de la localidad.

HispanTV
Con muestras de dolor palestinos marcharon con fotos de Riham Daubasha, madre del bebé de 18 meses que fue quemado vivo por los colonos israelíes.
 

Los enlutados ondearon banderas de Palestina y gritaron consignas como "¡Israel, estado terrorista!", además exigieron la acción de la comunidad internacional ante los crímenes y las atrocidades que protagoniza el régimen de Israel contra la nación palestina. 

No deje de leer: Muere papá del bebé palestino que fue quemado vivo

ANTECEDENTES 
De la familia palestina Daubasha, integrada por cuatro personas, solo el pequeño Ahmed, de 4 años, con quemaduras graves, sigue aún en vida, hospitalizado en Sheba.
Antes de su madre, su hermano de 18 meses, Alí, murió quemado vivo en el incendio del 31 de julio. Su padre, Saad Daubasha, de 32 años, pereció ocho días después del incendio.
La familia estaba durmiendo cuando unos enmascarados arrojaron artefactos incendiarios por las ventanas de la casa, que estaban abiertas por el calor.
Los mensajes inscritos en la vivienda por los asaltantes y varios testimonios permitieron identificar rápidamente a los responsables como extremistas judíos, que posiblemente vinieron de colonias vecinas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.