• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 10 marzo 2016

Eslovenia, Croacia y Serbia se unieron al cierre fronterizo que inició Macedonia con Grecia, países de la llamada ruta de los Balcanes.

La situación de los refugiados para llegar al fin de su ruta por Europa se complica cada vez más. Cientos de ellos se encuentran varados en centros de detención luego de que Eslovenia, Croacia y Serbia cerraran sus fronteras como parte de las restricciones impuestas para impedir la llegada de personas que necesitan protección y asilo.

>> Europa pondría fin al espacio Schengen 

La medida no ha significado algún tipo de alteración en las zonas limítrofes de esos países, porque los refugiados llegan a cuentagotas tras el cierre de la frontera de Macedonia con Grecia concretada a finales de febrero, pero anunciada oficialmente este jueves.

Con la medida anunciada por Eslovenia, Croacia y Serbia queda cerrada por completo la ruta de los Balcanes que inicia desde Macedonia con Grecia, donde se encuentran atrapados al menos 40 mil refugiados.

Mientras que en el centro croata de detención en Slavonski Brod, al este del país, hay 320 refugiados que Eslovenia devolvió como "emigrantes económicos" y les negó su derecho al asilo, Croacia planea regresarlos a Serbia.

Esta misma situación se repite con casi todos los refugiados que intentan seguir su ruta hasta Alemania. No obstante, los países de la Unión Europea piensan impedirlo a través del pacto preliminar alcanzado hace dos días con el Gobierno de Turquía para frenar la llegada de refugiados a Europa. LEA LOS PUNTOS DEL ACUERDO AQUÍ.

>> Refugiados exigen abrir frontera entre Macedonia y Grecia

El representante de la Cruz Roja croata, Ivan Usmiani, comentó que “el mayor problema para esta gente es la incertidumbre de no saber qué será de ellos".

Conozca cómo se manejará la situación de los refugiados

Los países de la ruta de los Balcanes ya no permitirán el paso de grandes contingentes de refugiados en tren o autobús, como ha sucedido en los últimos meses y, además, serán sometidos a un control individual.

En el caso de Eslovenia solo podrán acceder los extranjeros que cumplan con los requisitos, es decir, aquellos con pasaportes y visados válidos para la zona Schengen.

Asimismo, solo recibirá entre 40 o 50 refugiados de Oriente Próximo al mes o unos 570 al año, conforme a las cuotas acordadas anteriormente en Bruselas. Estas cifras son insuficientes dada la demanda de protección de miles de personas obligadas a abandonar sus países por causa de las guerras promovidas por Occidente.

>> Refugiados iraníes reubicados en Camboya regresan a su país 

A Eslovenia ingresaron en octubre pasado más de 477 mil refugiados, 460 pidieron asilo, diez lo han recibido y 324 esperan respuesta, mientras que el resto continuó hacia otros países.

Croacia, que no forma parte de Schengen pero sí de la UE, ha seguido el ejemplo de Eslovenia y negará el tránsito a quien no tenga la documentación apropiada.

De los cerca de 600 mil refugiados que pasaron por Croacia desde septiembre, solo 39 pidieron asilo y todos siguen a la espera de una respuesta de las autoridades.

Serbia introdujo las restricciones después de que Eslovenia le informara que restauraría la normativa Schengen. En los centros de detención de ese país hay 152 personas que podrían ser devueltas a Croacia, mientras que otros 362 refugiados esperan respuesta como solicitantes de asilo.

Por su parte, Hungría, otro de los países que ha seguido una dura política desde que comenzó la crisis generada por Europa a los refugiados, anunció que reforzará con agentes policiales y militares sus fronteras a la espera del cierre fronterizo de los 28 países y del acuerdo final con Ankara.

En Austria, la siguiente estación de la ruta balcánica de camino a Alemania, se registraron el año pasado unas 90 mil solicitudes de asilo y en lo que va de año han alcanzado las 11 mil.

Foto: EFE
En contexto
Las agresiones a refugiados en Europa aumentaron en 2015. Alemania superó los mil casos de abusos, mientras que en 2014 fueron contabilizados 199 hechos violentos contra personas que se ven obligadas a huir de sus países. 
El jefe de la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA), Holger Münch, comentó en enero pasado que los delitos registrados en centros de acogida para refugiados preocupan a los activistas.
La mayoría de los refugiados son de Medio Oriente y se ven obligados a dejar sus naciones debido a la guerras promovidas por Occidente para obtener recursos estratégicos como el petróleo. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.