• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Sebastián Piñera, Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez antes del debate.

Sebastián Piñera, Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez antes del debate. | Foto: Reuters

Publicado 7 noviembre 2017

El tema de la seguridad, en especial el flagelo del narcotráfico fue muy abordado por los aspirantes a llegar a La Moneda.

Los ocho candidatos chilenos hablaron en el último debate presidencial de varios temas, incluida la reactivación económica de la nación austral, donde persisten datos de desigualdad de ingresos, hecho que el lunes no fue mencionado.

En efecto los ingresos del 10 por ciento más rico de la población se recuperaron rápidamente tras la crisis de 2010, mientras los del 10 por ciento más pobre apenas casi no han crecido, revelan informes de organismos internacionales.

>> Último debate entre los 8 candidatos presidenciales de Chile

Los datos convierten a Chile en el país con mayor desigualdad de ingresos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), sin embargo, ningún candidato se refirió al asunto en el último debate.

Cada aspirante contó con tres minutos para ser cuestionados por los cuatro periodistas encargados de realizar las preguntas. Luego, respondieron a cuestionamientos técnicos sobre seguridad, economía, salud y educación.

En una de las intervenciones más controvertidas, Marco Enríquez-Ominami sostuvo que Alejandro Guillier estaba inhabilitado, luego de que en días previos esbozó que en la construcción de la candidatura del senador participaron narcotraficantes, aludiendo al caso de un exalcalde.

"Si no quiere hacerlo (apoyarlo en balotaje), no tiene que inventarme crímenes, porque no soy un criminal", respondió Guillier. La confluencia detrás de un candidato en una posible segunda vuelta se confirmó como complicada tras el debate, ya que la otrora unida centroizquierda chilena ahora está dividida entre seis candidatos.

>> Chile: Inician campaña para que reos puedan votar en elecciones

En una transmisión de los principales canales de televisión que se extendió por tres horas, los ocho aspirantes midieron sus fuerzas y apuntaron contra el expresidente Sebastián Piñera y Guillier, quienes son los grandes favoritos para la elección del 19 de noviembre.  

Los candidatos de centroizquierda buscaron protagonismo en un intento por asegurar su paso en los próximos comicios a un eventual balotaje con el favorito exmandatario conservador, quien centró su discurso en presentarse como la mejor opción para revitalizar la economía de Chile.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.