• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Evo Morales formuló una demanda ante la CIJ en 2013, para que Chile negocie un acceso soberano al océano Pacífico y reparar "una injusticia histórica".

Evo Morales formuló una demanda ante la CIJ en 2013, para que Chile negocie un acceso soberano al océano Pacífico y reparar "una injusticia histórica". | Foto: Reuters

Publicado 5 julio 2017

Para el ministro de Gobierno boliviano, el canciller chileno junto con la presidenta Michelle Bachelet podían construir una agenda de diálogo, pero luego las actuaciones fueron totalmente contradictoras.

El ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero, expresó este miércoles que luego de haberse planteado un escenario de diálogo entre Chile y su país, el canciller chileno, Heraldo Muñoz, tuvo unas “actuaciones totalmente contradictoras”.

Aunque existía optimismo con respecto al tema, Romero aseguró que después que el canciller chileno atribuyera la tensa relación bilateral a la "hostilidad" del Gobierno del presidente Evo Morales, todo se modificó.

De acuerdo con Romero, “Bolivia, desde la llegada del líder indígena al poder en 2006, ha tendido puentes con Chile hasta lograr un avance en la negociación bilateral con una agenda de 13 puntos, que incluye la demanda marítima boliviana y el uso de las aguas del Silala, dos asuntos que fueron radicados en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para su solución”.

>>Chile entregará su memoria ante La Haya sobre aguas de Silala

Bolivia y Chile tienen un centenario enfrentándose en diferendo marítimo y detuvieron sus relaciones diplomáticas en 1962.

Por su parte, Morales formuló una demanda ante la CIJ en 2013, para que Chile negocie un acceso soberano al océano Pacífico para reparar "una injusticia histórica, por la invasión de costas bolivianas a finales del siglo XIX”.

>>Gobierno de Bolivia denuncia amenazas a presidente Evo Morales

El tema marítimo es primordial en la política exterior de Bolivia, aunque "la respuesta de parte de ellos (Chile) ha sido la agresión y una agresión no de palabras, sino una agresión de hecho", resaltó Romero en relación con el desinterés de las autoridades chilenas en la lucha contra el contrabando, así como para solucionar paros portuarios que dejaron enormes pérdidas al comercio exterior boliviano.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.