• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
“Vamos a seguir en esta posición inclaudicable de no dejar que sigan avanzando sobre nosotras".

“Vamos a seguir en esta posición inclaudicable de no dejar que sigan avanzando sobre nosotras". | Foto: Política Argentina

Publicado 4 agosto 2016

Hebe de Bonafini agradeció al pueblo argentino que se desplegó en las calles para expresar su apoyo.

La presidenta de la asociación argentina Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, no será indagada este jueves luego del fracaso del primer intento de detención ordenado por el juez federal Marcelo Martinez de Giorgi en el marco de la causa Sueños Compartidos.

Bonafini, quien no asistió este jueves a una citación para declarar sobre la causa, aseguró en un escrito que asume las consecuencias de no acudir a la cita, pero dejó en claro que si tienen que meterla presa “venganme a buscar, no me interesa”.

Según informan fuentes judiciales, la detención se efectuará en el “momento oportuno".

Martínez de Giorgi dispuso que la activista fuese detenida para ser llevada a declarar. Las órdenes libradas por el juez fueron dos: la primera fue de “allanamiento y detención” y la segunda, a pedido de la policía, fue solo de “detención”.

Sin embargo, la masiva movilización que acompañó a las Madres en su tradicional ronda de los jueves y luego hasta la sede de la Asociación, obligó al juez a que desista de su intención.

>>​Bonafini denuncia agresiones de la "mal llamada justicia" argentina

EN CONTEXTO

En una carta enviada al juez federal Marcelo Martinez de Giorgi, Hebe de Bonafini señala que desde el año 1977, precisamente desde el día 8 de Febrero, ha padecido las agresiones de la "mal llamada justicia, implementada por jueces de la Nación".

Asimismo, la activista explica que en esa fecha empezó su calvario, debido a que hizo 168 presentaciones por su hijo Jorge, y posteriormente también tuvo que reclamar por su otro hijo, Raúl, quien fue desaparecido en diciembre de ese mismo año.

Seguidamente recuerda que su nuera, María Elena, también desapareció en 1978 y que en el año 2005 su hija, María Alejandra, fue torturada casi hasta la muerte.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.