• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, anunció medidas para enfrentar la crisis económica de su país.

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, anunció medidas para enfrentar la crisis económica de su país. | Foto: EFE

Publicado 2 octubre 2015

La medida corresponde al plan de la mandataria para mitigar los efectos de la crisis económica, con el fin de no afectar la inversión social, punto clave en su gestión. 

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, anunció este viernes la reforma de su gabinete, el cual pasa de 39 a 31 ministerios, con el objetivo de reducir el gasto social. 

Con este cambio también se formalizó la salida del  jefe de la Casa Civil de la Presidencia, Aloizio Mercadante, y se aumenta el número de carteras a cargo del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) aliado del Partido de los Trabajadores (PT), principal fuerza política que apoya a Rousseff.

El recorte total fue de diez puestos, como ya lo había anunciado la mandataria brasileña en el mes pasado, aunque se crearon otros que resultan ser la fusión de organismos extintos. 

Lea también: Rousseff presenta hoy reforma administrativa del Gobierno

La reforma contempla también la eliminación de 30 secretarías y 3.000 cargos de confianza -los que otorgan los titulares o directores de organismos públicos sin mediar concurso-, la reducción del 10 por ciento de los salarios de los ministros y límites de gastos en las carteras, destaca Telam. 

EL DATO

Con este anuncio, la presidenta de Brasil espera reducir gastos de este año en unos 50 millones de dólares. 

Se estima que el cambio de Aloízio Mercadante por el ministro de Defensa de Brasil, Jaques Wagner, se debe a la recomendación del expresidente Luis Inacio "Lula" Da Silva, debido a las críticas que ha recibido el PT, que actualmente contará con tres carteras.

Las decisiones de Rousseff obedecen a buscar un mayor apoyo del PMDB, en aras a que en el Congreso se avance en materia del ajuste fiscal y para frenar un eventual pedido de apertura de juicio político en su contra que pueda derivar en su destitución.

Lea también: Rousseff reafirma compromiso con programas sociales 

En contexto

El Partido de los Trabajadores ha sido blanco de señalamientos por parte de la oposición en Brasil, en los que apuntan a que todos los miembros de su organización han cometido actos de corrupción, en los que tanto Rousseff como Lula se han visto involucrados. 
Rousseff aseguró que estas medidas permiten aliviar la crisis económica de su país, hecho que también ha sido aprovechado por la oposición más radical de Brasil para pedir su salida.
La presidenta brasileña espera que con las medidas tomadas en su Gobierno, se cubra cubrir el déficit primario del 0,5 por ciento además, asegura que pese a la situación económica que vive su nación, los programas sociales siguen en pie. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.