• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • El exfubolísta brasileño descubrió un mural de esperanza, junto al secretario general de la FIFA, Jeróme Vackle (Foto:FIFA)

    El exfubolísta brasileño descubrió un mural de esperanza, junto al secretario general de la FIFA, Jeróme Vackle (Foto:FIFA)

Publicado 20 mayo 2014

Cientos de jóvenes que residen en las favelas brasileñas, sobretodo en Río de Janeiro (sureste), podrán disfrutar su propio Mundial con el torneo “Festival de fútbol para la esperanza 2014”, que organiza la FIFA para julio próximo.

La cita deportiva reunirá a más de 32 equipos junior de todo el mundo, entre los que figuran las selecciones brasileñas en desarrollo. El ícono del balompíe en Brasil y exjugador del Real Madrid y del Barcelona, Ronaldo, avivó los sueños de varios adolescentes de la favela Caju en Río, al jugar un partido, después de anunciar el torneo que se disputará paralelo al Mundial Brasil 2014.

En esta barriada, situada en el norte de Río de Janeiro, los jóvenes jugaron con Ronaldo por el compromiso de hacer del Festival de fútbol, su mundial. El partido fue tan simbólico que obligó a las personas a salir de sus pequeñas casas.

En el acto de presentación del torneo, estuvo junto a Ronaldo que representó al Comité Organizador Local (COL) del Mundial 2014, el secretario general de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), Jerôme Valcke, y el ministro Deportes, Aldo Rebelo

"Nunca antes había venido Ronaldo a nuestra favela", expresó con emoción uno de los chicos , mientras se deleitaba en el partido con el conocido "O Fenómeno" al dar patadas al balón.

En el amistoso con los jóvenes también participaron Valcke y Rebelo, aunque se retiraron en el primer tiempo y dejaron a Ronaldo mostrar su tácticas a los afanados chicos, ansiosos de que llegue el Festival. Valcke reivindicó a la FIFA por "no solamente organizar un Mundial, sino que impulsa programas sociales con varias ONG, para aprovechar el poder de este deporte".

El exfutbolista brasileño aseguró que el deporte “cambió su vida”, y le enseñó a superar los problemas que tuvo en la infancia, ya que dando patadas al balón, aprendió valores y adquirió un “legado social”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.