• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La bomba KAB-250 pesa 250 kilos, mide 3,2 metros de largo y 285 mm de diámetro, y lleva una carga de 127 kilos de explosivo rompedor.

La bomba KAB-250 pesa 250 kilos, mide 3,2 metros de largo y 285 mm de diámetro, y lleva una carga de 127 kilos de explosivo rompedor. | Foto: RIA

Publicado 4 octubre 2015

Al ser guiadas por el sistema de satélites de posicionamiento global ruso, éstas impactan contra sus objetivos terroristas en concreto. 

Las tropas de la Fuerza Aérea rusa que combaten al autodenominado Estado Islámico (EI) en Siria, utilizan bombas inteligentes que destruyen los búnkeres de los terroristas en el país en conflicto, y que son guiadas a través del sistema de satélites GLONASS (sistema de posicionamiento global ruso).

Estos explosivos son lanzados desde bombarderos Su-34 a una altura de cinco kilómetros y tienen un margen de error para impactar contra su objetivo, que no supera los dos metros, así lo explicó un portavoz militar de Rusia a la agencia RIA Novosti.

"Para destruir la infraestructura de los terroristas la Fuerza Aérea rusa usa avanzadas armas de precisión, en particular una bomba aérea guiada. La bomba es guiada en su trayectoria por un satélite GLONASS desde el momento en que se separa del anclaje del avión”, dijo.

Añadió que “también es guiada desde el avión, por lo tanto, su precisión es de unos dos metros, independientemente de las condiciones meteorológicas y la estación del año. Esto permite destruir con precisión objetos paramilitares y evitar víctimas civiles", detalló.

Bomba KAB-250

La bomba KAB-250 pertenece a la nueva generación de armas de la Fuerza Aérea rusa y fue diseñada para los cazas de combate de quinta generación T-50 (PAK-FA), para ser lanzada desde el depósito de armas dentro del fuselaje de la aeronave.

Este armamento que es utilizado por Rusia en la operación antiterrorismo pesa 250 kilos, mide 3,2 metros de largo y 285 mm de diámetro, y lleva una carga de 127 kilos de explosivo rompedor. La envergadura de sus aletas llega a 55 centímetros.

La bomba fue presentada por primera vez en 2011 y dos años más tarde se le añadió un sistema de guiado por láser en su interior. Los analistas rusos coinciden en que la KAB-250 está equipada con un sistema de guiado combinado que incluye un receptor de señales de satélites, así como un circuito adicional con un sistema de visualización térmico, un televisor o un sistema de autoguiado por rayo láser.

En fotos→ Base aérea antiterrorismo de Rusia combate al Estado Islámico en Siria

Nuevo ataque al Estado Islámico

Los combatientes rusos atacaron este domingo un campamento de entrenamiento de los insurgentes en la gobernación siria de Idlib y un taller de cinturones con explosivos, que quedó completamente destruido. 

Asimismo, los cazabombarderos Su-24M y Su-34 destruyeron tres depósitos de municiones, armas y accesorios de los grupos armados, tras el impacto directo de las bombas teleguiadas KAB-500m, que incendiaron y provocaron la detonación de los explosivos almacenados.

De igual manera, el uso de las bombas BETAB-500 (destructoras de hormigón) les permitió a los pilotos rusos destruir cuatro puntos de mando de los pelotones del Estado Islámico, en los cuales en el momento de los ataques se encontraban los combatientes.

En contexto
El pasado 30 de septiembre arrancó en Siria un operativo ruso para combatir al Estado Islámico.
El primer día de la misión, los aviones realizaron cerca de 20 vuelos y lograron destruir un puesto de mando y un cuartel general que los extremistas tenían en las montañas.
Progresivamente la intensidad de los ataques aéreos ha ido aumentando y en las últimas 24 horas han sido alcanzados 10 objetivos de distintas agrupaciones del EI.
El presidente de Siria, Bashar al-Asad, aseguró este domingo que la operación rusa se hace a solicitud de él, para poder salvar a la región del terrorismo.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.