• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Residentes de Okinawa en una protesta contra el asesinato de una joven local por exmilitar estadounidense.

Residentes de Okinawa en una protesta contra el asesinato de una joven local por exmilitar estadounidense. | Foto: Hispantv

Publicado 25 mayo 2016





El primer ministro japonés Shinzo Abe espera abordar el debate sobre la presencia militar estadounidense en Okinawa, aprovechando la visita de presidente Obama, quien llegó este miércoles a Japón para participar en la cumbre del G7.

La cuantiosa presencia de bases militares de EE.UU., a las que se refieren los ciudadanos japoneses como "una ocupación", sigue siendo una fuente permanente de crímenes y violencia en esa nación. En la actualidad la prefectura japonesa de Okinawa alberga la mayor parte de las fuerzas estadounidenses en el país asiático, 32 bases con 25 mil soldados desplegados.

Estados Unidos y la inmunidad

Son numerosos los casos de asesinatos y abusos sexuales en vez de defensa por parte de los estadounidenses. 

La semana pasada, un civil que trabajaba en una instalación militar norteamericana fue detenido por su presunta vinculación con el asesinato de una mujer japonesa. El primer ministro japonés manifestó su rechazo: "Es un delito imperdonable, expreso mi rabia al respecto. El crimen impactó no solo a la población de Okinawa, sino a todo el país". 

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se vio obligado a presentar disculpas: "Le expreso mis sinceras condolencias por el fallecimiento de la joven. Estamos adelantando una investigación escrupulosa y colaboramos en ese proceso".   

>> Obama no pedirá perdón a víctimas de Hiroshima en su visita a Japón

Antecedentes 

La historia criminal data de los años 1950 y abundan los delitos. Uno de los casos más terribles se registró en septiembre de 1955, cuando un soldado norteamericano secuestró a la niña japonesa Yumiko, de solo seis años de edad. Al día siguiente el cuerpo de la menor fue hallado en un vertedero de basura.   

En 1995, tres soldados de Estados Unidos violaron a una niña de 12 años, lo que provocó protestas de miles de japoneses. 

En febrero de 2008, un infante de marina norteamericano agredió a una adolescente japonesa. Y los delitos semejantes siguen comprometiendo la presencia de los militares norteamericanos en Okinawa.   

Presencia militar criminal 

El politólogo y analista internacional, Miguel Candelas, señala que Estados Unidos cuenta con un gran poder para defender a sus militares que cometen crímenes. 

"Estados Unidos como superpotencia con las bases militares que tiene desplegadas a lo largo y ancho del planeta ha sentido siempre una cierta inmunidad". 

"En Okinawa hay movimiento de protestas no solo contra abusos, sino en general contra la presencia militar", añade politólogo.

>> Víctimas del ataque nuclear en Hiroshima se reunirán con Obama


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.