• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Una mujer sostiene una vela durante una vigilia en honor de las víctimas de la tragedia vivida en la Isla de la Navidad, en la que 48 inmigrantes ilegales fallecieron, al hundirse su barco en diciembre de 2010 (Foto: efe/Archivo)

Una mujer sostiene una vela durante una vigilia en honor de las víctimas de la tragedia vivida en la Isla de la Navidad, en la que 48 inmigrantes ilegales fallecieron, al hundirse su barco en diciembre de 2010 (Foto: efe/Archivo)

Publicado 16 junio 2014

Familiares de solicitantes de asilo fallecidos o heridos en un naufragio cerca de la isla australiana Christmas en 2010, presentarán en las próximas horas una demanda contra el Gobierno de Australia ante el Tribunal Supremo del estado de Nueva Gales del Sur, en Sídney.

Los demandantes (ocho familias) alegan que las autoridades de Australia omitieron su deber de velar por los inmigrantes ya que sabían o debieron saber que había gente vulnerable en alta mar la noche del accidente.

El barco "SIEV 221", que transportaba a 89 inmigrantes y tres tripulantes, se estrelló debido a un fuerte oleaje contra los acantilados de la isla Christmas, a 2 mil 600 kilómetros al noroeste de Perth, y causó la muerte de 50 iraníes e iraquíes.

Las autoridades australianas "no tenían un sistema (de rescate) apropiado en el lugar o barcos salvavidas operativos para rescatarlos", dijo el abogados de las familias y encargado de presentar la demanda George Newhouse en declaraciones a la ABC.

El ministro australiano de Inmigración, Scott Morrison, respondió a ese anuncio diciendo que "es como si alguien que es rescatado de un incendio demandara al bombero (...) es verdaderamente una reclamación muy vergonzosa y ofensiva", añadió Morrison en declaraciones citadas por la agencia local AAP. ".

Miles de solicitantes de asilo se embarcan cada año en Indonesia en frágiles embarcaciones gestionadas por las mafias con el fin de alcanzar las costas australianas, aunque la mayoría son interceptados y llevados a centros de detención, mientras otros mueren en alta mar.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.