• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Un niño sumido en la pobreza no podrá alcanzar su potencial pleno.

Un niño sumido en la pobreza no podrá alcanzar su potencial pleno. | Foto: EFE

Publicado 26 noviembre 2014

Las medidas de austeridad impuestas por las naciones europeas y EE. UU. con el propósito de contrarrestar la crisis económica desde 2008 ha incrementado las cifras de desnutrición y pobreza en los niños.

La desnutrición y la pobreza infantil siguen siendo temas de amplios debates. De acuerdo con datos de la FAO, alrededor de 2.000 millones de personas, es decir, un tercio de la población del mundo, carecen de alimentos suficientes y de vitamina A, sal yodada, hierro y zinc.

La población infantil continúa siendo la más vulnerable. En octubre pasado, la Unicef reveló un informe que señala que 2,6 millones de niños viven por debajo del umbral de la pobreza en los países desarrollados desde 2008.

Las políticas de austeridad aplicadas por los gobiernos en las naciones europeas marcadas por la recesión han traído un impacto negativo en la calidad de vida de los niños, sobre todo en los países del mediterráneo.  

“Muchos países ricos han sufrido un gran salto hacia atrás en términos de ingresos de los hogares, y el impacto en los niños tendrá secuelas prolongadas para ellos y para sus comunidades”, señaló el director de Política y Estratégica Global de Unicef, Jeffrey OMalley.

El informe de la Unicef señala que en países como Irlanda, Grecia, Croacia, Letonia e Islandia, entre otros, la pobreza infantil ha aumentado en más de 50 por ciento. En el caso de Estados Unidos, se elevó en 34 de los 50 estados luego de la crisis de 2008.

Los más pobres fueron quienes más sufrieron el impacto de la crisis. El desempleo de los padres y la disminución de los ingresos familiares limitó el acceso de los niños a la alimentación, a la educación y a tener una mejor calidad de vida.

Cifras de niños en pobreza en los países desarrollados correspondiente  a 2008 y 2013, respectivamente, según Unicef:

UK 24 por ciento a 25,6 por ciento
EE. UU. 30,1 por ciento a 32 por ciento
Francia 15,6 por ciento a18,6 por ciento
Italia 24,7 por ciento a 30,4 por ciento
España 28,2 por ciento a 36,3 por ciento
Grecia 23,0 por ciento a 40,5 por ciento

Un niño sumido en la pobreza y el hambre no se desarrollará de manera normal y no podrá alcanzar su potencial pleno. La Unicef señala que muchos niños no reciben vacunas, no tienen una alimentación adecuada ni una vivienda con acceso a los servicios básicos. De esta manera, son más vulnerables a padecer enfermedades y desnutrición.  

De acuerdo con el Banco Mundial, en la desnutrición infantil entra en juego diversos factores como la escasez de alimentos; la deficiencia en los servicios de salud, agua y saneamiento; así como prácticas precarias en el cuidado y alimentación de los niños.

El reto para las naciones es proporcionar a los niños una nutrición de calidad, ofrecer un sistema de salud efectivo, brindar protección y bienestar social, así como acceso a la educación.

América Latina avanza

América Latina y el Caribe han obtenido mayor éxito en la lucha contra el hambre. Han alcanzado la meta del milenio y se encuentran encaminadas hacia el logro del objetivo más ambicioso de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (CMA) de reducir a la mitad el número de hambrientos, que también incluye a la población infantil.

Argentina, Brasil, Chile, Cuba, México, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana, Venezuela y Uruguay figuran en el listado de la FAO de los países que han cumplido a la fecha el objetivo de la disminución del hambre.

teleSUR te invita a leer el especial Hambre en el mundo

Tags

pobreza

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.