• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los niños siempre son los más afectados durante los conflictos.

Los niños siempre son los más afectados durante los conflictos. | Foto: Unicef

Publicado 12 abril 2017

Los niños también se enfrentan a la estigmatización en los mercados y puestos de control porque creen que pueden llevar explosivos ocultos en sus cuerpos.  

El número de niños usados para cometer ataques suicidas por el grupo radical Boko Haram en la cuenca del Lago Chad durante el primer trimestre de 2017, casi iguala al total del año anterior, destaca el nuevo informe presentado por el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef, por su sigla en inglés). 

El lago Chad es un lago poco profundo que se encuentra situado en la frontera entre Chad, Níger, Nigeria y Camerún, en África.

Durante los tres primeros meses del año, el grupo extremista usó a 27 menores para cometer ataques suicidas, en comparación con los 30 de 2016.

“En los últimos tres años, 117 niños fueron empleados para perpetrar ataques con bomba en la cuenca del Lago Chad. Alrededor de un 80 por ciento de los atentados fueron perpetrados por niñas”, explica.

De esta manera, los niños son estigmatizados en los mercados y puestos de control porque creen que pueden llevar explosivos ocultos en sus cuerpos.  

Muchos de los infantes que logran regresar a sus casas, guardan silencio y no cuentan todas las atrocidades que experimentaron durante el cautiverio por temor a ser rechazados o porque creen que pueden recibir represalias en su comunidad.

El dato: Al menos 950.000 personas han sido desplazadas internamente desde que iniciaron las acciones violentas del grupo Boko Haram, refiere la Acnur.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.