• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Este jueves se exigió al Jefe de la Extensión de la CIA salir inmediatamente. (Foto: AP)

Este jueves se exigió al Jefe de la Extensión de la CIA salir inmediatamente. (Foto: AP)

Publicado 11 julio 2014

Este jueves las relaciones germano-estadounidenses se debilitaron aún más, tras la expulsión del representante de la CIA (Agencia Central de Inteligencia), al ser detectado un segundo presunto espía, esta vez en el Ministerio de Defensa.

La canciller alemana, Angela Merkel, explicó que "espiar a los aliados es un gasto de energía innecesario". Añadió de que "esta convencida de que más confianza trae más seguridad; así que tenemos que hacer todo lo posible para que quienes comparten valores comunes trabajen juntos y en confianza”.

Por su parte, la portavoz del Departameno de Estado, Jen Psaki, ha intentado rebajar la tensión: “Sólo quiero reiterar que nuestra relación con Alemania es muy importante. Hay muchos asuntos en los que trabajamos juntos. Tenemos temas en los que sin duda podemos estar en desacuerdo, pero el signo de una relación fuerte es el hecho de ser capaces de trabajar con desacuerdos o desafíos”.

El telón de fondo es el espionaje masivo a amigos y enemigos realizado por Estados Unidos a través de internet y las telecomunicaciones que reveló al mundo el analista de la NSA Edward Snowden. Obama, en enero pasado eludió explicar qué iba a hacer al respecto: “Lo que he propuesto es una directiva presidencial que indica muy claramente lo que vamos a hacer y lo que no vamos a hacer cuando se trata de la vigilancia en el exterior”.

El escándalo se hizo público al ser detenido la semana pasada un agente doble, un alemán de 31 años que trabajaba en la central de los servicios germanos de inteligencia. Pasaba información confidencial a la CIA al parecer desde hacía dos años.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.