• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los animales no fueron arrojados como escombros sino cuidadosamente depositados en sus respectivas tumbas.

Los animales no fueron arrojados como escombros sino cuidadosamente depositados en sus respectivas tumbas. | Foto: National Geographic

Publicado 7 diciembre 2016

Los restos de unos dos mil años de antigüedad se encuentran en perfectas condiciones. 

Los arqueólogos de la Academia Polaca de Ciencias han descubierto a orillas del mar rojo un enorme cementerio de mascotas durante una excavación en las ruinas de la antigua ciudad portuaria de Berenice en Egipto.

Se encontraron cerca de 100 esqueletos completos y en excelentes condiciones de conservación de los cuerpos, lo que diferencia a este hallazgo de otros.

>> Estos son los beneficios de tener una mascota

Una de las autoras del estudio de los restos de la academia de Polonia, Marta Osypińska  explica que los arqueólogos han descubierto 86 esqueletos de gato doméstico, nueve esqueletos de perro y, al menos, dos especies de monos: tres cercopitecos verdes y un papión oliva.

Los expertos estiman que los restos de los perros, monos y decenas de gatos hallados tengan cerca de 2 mil años de edad. Pese que no es extraño encontrar mascotas enterradas en el antiguo Egipto, los fósiles animales son encontrados cerca de los restos de sus amos y los únicos humanos enterrados cerca de ese cementerio son de tres siglos más tarde.

>> Los animales más graciosos en 5 GIFs

Osypinska considera que debido al cuidadoso tratamiento dado a los cuerpos sugiere una "relación emocional" entre los antiguos egipcios y sus animales, algo similar a las relaciones que tenemos con las mascotas actualmente, consideró.

Dos esqueletos de gatos jóvenes poseían cuentas decorativas de cáscara de huevo de avestruz a la altura del cuello y otros tres gatos y un cercopiteco verde fueron enterrados con collares de hierro. "Los hallazgos deberían de ser interpretados como un cementerio de mascotas y no como entierros relacionados con ritos sagrados o mágicos", sostiene Osypińska.

El dato: El cementerio de animales de Berenice demuestra que la posesión de mascotas no es un fenómeno moderno.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.