• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Varios países han llamado a la democratización del Consejo de Seguridad de la ONU. (Foto: Reuters)

Varios países han llamado a la democratización del Consejo de Seguridad de la ONU. (Foto: Reuters) | Foto: Reuters

Publicado 23 octubre 2014

Los representantes de ambos Estados suramericanos expresaron la necesidad de reformar el Consejo para que se ocupe de mantener la paz mundial y actúe acorde con los principios de equidad entre los países miembros.

Argentina y Chile hicieron un llamado para que se aplique una reforma integral del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU), a fin de hacerlo más transparente, inclusivo y dispuesto a la rendición de cuentas.

En medio del debate en la jornada de este jueves, la embajadora argentina ante la ONU, María Cristina Perceval, instó a promover cambios en el seno del Consejo para que éste actúe con mayor confiabilidad y coherencia.

“Debemos materializar el anhelo de todos de contar con un ente que desarrolle la trascendental misión de mantener la paz y la seguridad internacionales con métodos legítimos, eficientes y transparentes”, afirmó la diplomática, que este mes preside el órgano de 15 miembros.

Perceval afirmó que resulta de vital importancia el establecimiento de mecanismos flexibles destinados a una mejor información, conocimiento y comprensión de las situaciones y conflictos reales y potenciales, en aras de la toma de decisiones.

Por su parte, el representante permanente de Chile, Cristian Barros, se refirió al interés mundial en transformar al Consejo, de cara a potenciar sus resultados.

"Queremos recordar que el desafío político mayor, en el cual debemos seguir perseverando, es la reforma integral del Consejo de Seguridad", señaló, en el que solicitaron intervenir casi 60 naciones.

Barros mencionó en particular el tema del veto y el apoyo de Chile a la propuesta francesa de limitarlo cuando se trate de crímenes contra la humanidad, así como a fortalecer la labor preventiva del órgano.

En los últimos años, decenas de países han exigido reformar el Consejo de Seguridad, integrado por 10 países con asientos no permanentes (y rotativos), así como cinco con escaños fijos y derecho a veto (China, Francia, Estados Unidos, Reino Unido y Rusia).

Las demandas incluyen la incorporación de más miembros en sus dos categorías y la eliminación o regulación del veto, considerado por muchos una herencia de la segunda guerra mundial y un privilegio distanciado del principio de la igualdad entre los estados.

Además, varios países de América Latina como Bolivia, Ecuador y Venezuala han pedido que el ente a cargo de preservar la paz mundial -según la Carta de Naciones Unidas- no interfiera en las labores de la Asamblea General de la ONU, la cual acoge en igualdad de derechos a las 193 naciones de la organización.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.