• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El pueblo ha manifestado su respaldo a la democracia y a la Presidenta.

El pueblo ha manifestado su respaldo a la democracia y a la Presidenta. | Foto: AP

Publicado 17 abril 2016

Si prospera en el Senado el proceso contra la Presidenta de Brasil tendría que asumir el poder el vicepresidente, Michel Temer. Sin embargo, sobre él también pesa una solicitud de juicio político que de continuar obligaría al país a adelantar las elecciones presidenciales.

Las intenciones de la derecha de Brasil de acortar el mandato de la presidenta Dilma Rousseff mediante la destitución a través de un juicio político, calificado por la mandataria como un golpe de Estado, tienen al país en un complejo escenario político. 

1- El Sí al impeachment recogió los 342 votos necesarios (dos tercios del total) para aprobar la moción de destitución y ahora pasa a consideración del Senado presidido por Ricardo Lewandowski. 

2- En esa instancia, que cuenta con 81 miembros, es donde se dará inicio al propio juicio político que para ser aprobado debe obtener el voto de la mayoría simple (41) con un quórum de 42 senadores. 

>> Diputados a favor del juicio contra Rousseff son investigados 

3- De lograrse estos votos y comenzar el proceso la presidenta tendría que separarse del cargo de manera provisional por 180 días (seis meses), período en el cual la Cámara alta tomará la decisión y emitirá el veredicto final.

4- Temporalmente asumiría la conducción del Estado el vicepresidente Michel Temer, del centrista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) que rompió su alianza con el Partido de los Trabajadores (PT).

>> Rousseff: vivimos tiempos de golpes y traición a la democracia

5- La destitución definitiva de la mandataria debe ser aprobada con al menos dos tercios (54) de los 81 senadores

6- Seguiría la investidura como Presidente de Temer, quien debería completar el mandato que termina en 2018, sin embargo contra él la corte suprema pidió un proceso de juicio político que si prospera, junto al de Rousseff, llevaría al presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, a asumir el poder. 

7- En este escenario, Cunha deberá llamar a elecciones dentro de 90 días para elegir a un nuevo jefe de Estado.

>> Rousseff advierte sobre intento desesperado de golpe en Brasil 

8- Sobre Cuhna además pesan varias investigaciones por sus actividades ilícitas y el jueves 3 de marzo el Supremo Tribunal Federal (STF) resolvió por unanimidad abrir un proceso penal en su contra por las acusaciones de corrupción y blanqueo de capitales por cobrar comisiones a cambio de la concesión de contratos públicos de Petrobras.

9- Este sería el segundo juicio de destitución en Brasil desde el fin del régimen militar (1964-85). El primero le costó el cargo al presidente liberal Fernando Collor en 1992.

En contexto: 

El Congreso y la derecha de Brasil pusieron en marcha un plan para difamar al Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff y desprestigiar los logros alcanzados en beneficio del pueblo, mediante intentos de enjuiciar a la jefa de Estado por supuestos casos de corrupción en la estatal Petrobras, pese a no haber presentado pruebas.

El plan en contra de la Presidenta seguía antes de la votación de la comisión especial parlamentaria de la Cámara de Diputados de Brasil este lunes 11 de abril. Incluso ese mismo día se filtró un audio en el que el vicepresidente de Brasil, Michel Temer, anunciaba la destitución de la mandataria al dar por contado que la Cámara de Diputados aprobaría el juicio político y lo elevaría al Senado.  


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.