• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
A pesar de los sistemas de seguridad, Alemania asegura mantener su política para atender a los refugiados.

A pesar de los sistemas de seguridad, Alemania asegura mantener su política para atender a los refugiados. | Foto: eltiempo

Publicado 13 octubre 2015

El Gobierno alemán aseguró que se trata un operativo de control y no de cierre o prohibición de entrada al país. Insisten en solicitar apoyo a la Unión Europea.

El Gobierno de Alemania informó este martes que mantendrá los controles de seguridad en sus fronteras hasta el próximo 31 de octubre, con el fin de regular el flujo masivo de refugiados que se ha mantenido en los últimos meses.

Según un portavoz de Ministerio de Interior, la situación en las fronteras del país les obliga a no poder renunciar a esta medida, que se puso en marcha el pasado 13 de septiembre.

Lea también: ¿Por qué Alemania defiende la acogida de refugiados?

“Tenemos que volver a un manejo ordenado de la política de los refugiados", señaló el funcionario teutón ante la estimación del gobierno de recibir entre 800.000 y un millón de refugiados en 2015.

El ministro de Interior alemán, Thomas de Maiziér, reconoció que estos controles no solucionan el problema, pero contribuyen a reducir el número de refugiados, “se puede restablecer un poco el orden en la frontera y lanza el mensaje de que Alemania necesita y merece la solidaridad europea”, aseveró.

Lea también: Éxodo sirio y “crisis migratoria” en Europa

El Gobierno germano ha sostenido que sólo podrán entrar al país desde Austria, pero si reúnen la documentación necesaria. Se prohíbe el acceso  a quienes hayan sido registrados en otros países de la Unión Europea, donde conforme al Acuerdo regional de Dublín, deben pedir formalmente asilo político.

 

En contexto:  
Alemania es el país más poblado de la Unión Europea y ha recibido el mayor número de refugiados que han llegado al llamado viejo continente para huir de las crisis humanitarias y conflictos armados existentes en el norte de África y el Medio Oriente.
Según un documento divulgado en el diario Bild, la cifra de migrantes y refugiados que deben llegar este año a ese país podría ascender a 1.5 millones.
Aunque la canciller federal Ángela Merkel ha expresado que la postura de su país hacia la acogida de refugiados constituye una respuesta humanitaria, diversos sectores critican que el propósito es acceder a mano de obra joven y barata en un país cada vez más envejecido.
Dirigentes de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), el partido de Merkel, han propuesto que a los refugiados se les ofrezca empleo por menos del sueldo mínimo, algo que contraviene las leyes de la nación europea. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.