• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El Gobierno de Obama ha perdido la confianza de sus aliados.

El Gobierno de Obama ha perdido la confianza de sus aliados. | Foto: Reuters

Publicado 30 noviembre 2014

El Gobierno alemán estaba al tanto del espionaje de Estados Unidos en su territorio desde 2005, de acuerdo a un informe publicado por una revista alemana. La revelación se suma al espionaje al que fue sometido la canciller alemana Ángela Merkel  y la expulsión de dos agentes de la CIA de Alemania este julio.

Los servicios secretos exteriores de Alemania (BND, por su sigla en alemán) conocían desde 2005 que el Gobierno de Estados Unidos tenía a Alemania como uno de sus objetivos de espionaje, de acuerdo a una publicación de la revista alemana Der Spiegel.

La citada revista tuvo acceso a un informe del BND del 23 de marzo de 2005, que revela la existencia de una empresa estadunidense de técnicas de vigilancia en Alemania que transmitía presuntamente registros de video y audio a los servicios secretos estadounidenses.

Der Spiegel sostiene en base al informe que la empresa tenía como objetivo introducir sus productos de vigilancia en ámbitos delicados de la seguridad como, por ejemplo, en empresas de armamento o altas tecnologías "en una posición competitiva con empresas estadounidenses, Ministerios y organismos de seguridad".

Al enterarse de las prácticas ilegales del Gobierno de Barack Obama, el entonces presidente del BND, August Hanning, transmitió la información el 8 de febrero de 2005 en una conversación en la cancillería alemana.

En contexto:

En octubre de 2013, el exagente de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por su sigla en inglés) de Estados Unidos (EE.UU.), Edward Snowden, reveló que esa institución norteamericana habría espiado las conversaciones telefónicas de al menos 35 líderes mundiales.

Documentos secretos entregados por Snowden al diario The Guardian señalan que la NSA colabora con altos funcionarios de la Casa Blanca, del Departamento de Estado y del Pentágono para poder sumar los números de teléfono de los líderes políticos extranjeros a sus sistemas de vigilancia.

Entre los líderes mundiales espiados por EE.UU. se encontraba la canciller alemana Ángela Merkel, quien reaccionó llamando a su par estadounidense Barack Obama para exigirle explicaciones sobre el caso.

En julio de 2014, el Gobierno alemán expulsó de su territorio al máximo representante de los servicios secretos estadounidenses de la embajada de norteamericana en Berlín, luego de descubrirse dos casos de presunto espionaje por parte de EE.UU. detectados en Alemania.

El primer hecho fue la detención de un supuesto espía doble que filtraba información a EE.UU. El agente alemán de 31 años que trabajaba en la central de los servicios germanos de inteligencia en Pullach (Baviera) estaba en contacto con la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA, por su sigla en inglés) presuntamente desde hacía dos años.

Posteriormente, la Fiscalía Federal y el Departamento de Policía de Alemania registraron en Berlín un domicilio particular y oficinas vinculadas a un segundo sospechoso, aparentemente sin conexión con el primero.

Lea también: Snowden insta a no utilizar software que viole la privacidad

Vea la reacción de la canciller alemana en 2013 al conocerse sobre el espionaje de Estados Unidos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.