• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • El hecho ocasionó la suspensión del servicio de agua corriente dejando a unos 300 mil sin el vital líquido. (@prensacom)

    El hecho ocasionó la suspensión del servicio de agua corriente dejando a unos 300 mil sin el vital líquido. (@prensacom)

Publicado 11 enero 2014

Unas 700 personas se encuentran intoxicadas, de las cuales al menos 10 están hospitalizadas, por un derrame de agua tóxica en el río Elk del estado Virginia Occidental (este de Estados Unidos). Mientras que unos 300 mil ciudadanos en nueve condados del país están sin acceso a agua corriente por el mismo suceso.

El pasado jueves se filtraron de un tanque sustancias químicas que contenían 4-metilciclohexano metanol hacia el río Elk, lo que ocasionó que el gobernador de esa entidad, Earl Ray Tomblin, declarara estado de emergencia en cinco condados. El gobernador aconsejó a los residentes no bañarse en el río y no utilizar su agua para cocinar.

Los síntomas asociados al contacto con este ácido son: dolores de cabeza, irritación de los ojos, la nariz y la garganta, así como erupciones en la piel. Asimismo, según la cadena Fox News, el caos por el agua potable empieza a sentirse, pues las empresas que venden agua embotellada han disparado los precios y las existencias de la misma comienzan a escasear.

El tipo de metanol vertido es un ácido peligroso para la salud, pero no letal en su forma actual. Los funcionarios describen el olor del 4-metilciclohexano metanol "como algo similar al regaliz".

La sustancia se filtró de un tanque de la empresa Freedom Industries en la ciudad de Charleston, Virginia Occidental. El Departamento de Salud ordenó el cierre de las guarderías, universidades, restaurantes y escuelas de la zona.

Asimismo, las autoridades prohibieron el uso de agua del grifo para beber, cocinar, lavar o bañarse en todos los condados afectados. Los funcionarios de salud recomiendan que el agua corriente se use sólo para los inodoros y la lucha contra los incendios. Actualmente no está claro cuándo se levantará esta prohibición.

El gobernador del estado de Virginia Occidental informó que no se sabe a ciencia cierta cuándo comenzó la fuga o qué cantidad de ácido se ha filtrado (los expertos calculan que pueden ser unos 19 mil litros). "El estado de emergencia estará vigente hasta que el agua sea segura para el consumo humano", añadió.

Entre los condados afectados por el derrame se encuentran: Kanawha, Boone, Cabell, Clay, Jackson, Lincoln, Logan, Putnam y Roane. Las escuelas permanecerán cerradas por lo menos en cinco condados.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.