• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El dolor crónico ya es considerado una enfermedad que se debe abordar desde diversas especialidades.(Foto: Archivo)

El dolor crónico ya es considerado una enfermedad que se debe abordar desde diversas especialidades.(Foto: Archivo) | Foto: Archivo

Publicado 7 octubre 2014

Especialistas afirman que los dolores crónicos dejaron de ser considerados como un síntoma y que esto implica comprender sus múltiples facetas.

Durante la inauguración del décimo quinto Congreso Mundial del Dolor que se celebra en la ciudad de Buenas Aires diversos especialistas revelaron que un 80 por ciento de la población mundial sufre de algún dolor y que el 30 por ciento lo padece de manera crónica.

Para el médico español, Fernando Cerveró, presidente de la Asociación Internacional del Estudio del Dolor (IASP según su sigla en inglés), el reconocimiento del dolor como una enfermedad y no sólo como síntoma es uno de los avances más importantes de la medicina en estos años, “pues implica poder comprender sus múltiples facetas: la médica, la psicológica, la social, la ambiental”.

Cerveró destacó que este congreso permite ver el dolor como un problema de forma global, debido a que no es suficiente con prescribir una pastilla, sino que es necesario verlo como una enfermedad para abordarla desde diferentes especialidades como la psicología, la neurología, kinesiología, entre otras.

El dolor crónico a nivel mundial implica un costo económico mucho mayor que el de enfermedades como el cáncer, la diabetes o la enfermedad cardiovascular, afirma Cerveró, de allí su importancia de buscar tratamientos para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Para el neurocirujano, Fabián Piedimonte, director local de este congreso “la Organización Mundial de la Salud (OMS), estima que sólo el 10 por ciento de las personas que padecen dolor acceden a un tratamiento adecuado”.

El Congreso Mundial del Dolor se realiza por primera vez fuera de Europa. Su importancia ayudaría a reducir los efectos devastadores del dolor que inciden en “el alto nivel de ausentismo laboral, necesidad de rehabilitación y es causa de jubilaciones anticipadas” según afirma Cerveró.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.