• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Alemania espera acoger 800 mil refugiados antes que culmine este año.

Alemania espera acoger 800 mil refugiados antes que culmine este año. | Foto: EFE

Publicado 18 septiembre 2015

Muchos defensores de un cierre de fronteras en Europa sostienen que darles entrada a los refugiados provocará más gastos para el continente. Sin embargo, varios analistas y estudios indican las ventajas económicas que representan estas personas para el llamado viejo continente. 

Podría resultar contradictorio que Alemania, el país que ha defendido como ninguno las políticas de austeridad y los recortes en la Unión Europea (UE), se muestre tan favorable ahora a acoger a miles de refugiados que llegan al llamado viejo continente desde África, Asia y Medio Oriente. 

“Muchos de los que vienen ahora se convertirán en nuevos ciudadanos de nuestro país. Tenemos que aprender de nuestros errores de los años sesenta y hacer de la integración nuestra prioridad absoluta desde el principio”, dijo la canciller federal germana, Ángela Merkel, hace pocos días.

En medio de la crisis de refugiados que se vive en Europa, Berlín se ha mostrado a favor del ofrecimiento de asilo y la repartición de cuotas de personas entre los países miembros del bloque. 

De hecho, amenazó este viernes con realizar una votación en el seno del bloque comunitario para obligar a otros países miembros a recibir su cantidad correspondiente. 

Lea también: Alemania pediría votación para obligar a aceptar refugiados en la UE

Las razones de esa postura pueden encontrarse en las palabras de la propia Merkel, quien aunque justificó su actitud bajo la premisa de la solidaridad, reconoció que si la acogida “se hace bien, entraña más oportunidades que riesgos”.

De acuerdo con el especialista Stephan Siebert, investigador en inmigración del Instituto de Población y Desarrollo de Berlín,  en los últimos años hubo una discusión muy importante sobre las necesidades de mano de obra. “Ahora Alemania se ha hecho la idea de que necesitamos inmigración. Si se combinan bien estas dos situaciones se puede crear una situación 'win-win' (en la que todos ganan)", reseña la agencia Télam. 

A pesar de que las posiciones conservadoras intentan hacer ver que albergar refugiados es contraproducente para las economías de los países a los que intentan llegar, la realidad es totalmente distinta, puesto que el recibir a ciudadanos de otras tierras puede dejarles un saldo positivo a mediano y largo plazo. 

El llamado “viejo continente” posee un índice de natalidad muy bajo, especialmente en los países miembros de la UE, lo que supone a futuro una deducción de los beneficios para las personas en edad de jubilación.

Beneficios de recibir refugiados 

El sociólogo Maurizio Ambrosini, profesor de la Universidad de Milán y director de la revista Mondi Migranti, aseguró para una entrevista para el diario argentino Página12 que, sin la presencia de inmigrantes en Europa, los jubilados pasarían a cobrar entre 7 u 8 por ciento menos en sus pensiones. 

EL DATO

España, Italia, Reino Unido y Alemania son los principales países a los que buscan llegar los refugiados.

Con una baja tasa de nacimientos, Europa necesita al menos de 42 millones de ciudadanos para sustentar el pago de impuestos, que garanticen los beneficios para las personas de la tercera edad cuando dejan de pertenecer a la fuerza laboral, destaca un informe de Bloomberg. 

Ambrosini explicó que la mayoría de las personas que buscan vivir en Europa son una fuerza joven y con la ventaja de estar formados, lo que significa que los costos sanitarios y educativos tienden a ser menores de lo que suponen los sectores radicales. 

Lea también: Guerras promovidas por Occidente causan crisis de refugiados

Por ejemplo, en el caso de España, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha elevado a 3.1 por ciento sus previsiones de crecimiento del PIB para este año, justo en medio del aumento de la llegada de refugiados. 

Mientras tanto, la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE), ha señalado que el saldo fiscal de la inmigración (lo que aportan menos lo que reciben) ofrece un porcentaje positivo del 0,5% del Producto Interno Bruto.

En el caso de Alemania, que aspira albergar a unos 800 mil refugiados según informó la semana pasada la canciller, Angela Merkel, esa postura tampoco se trata de un gesto meramente “noble”, como lo ha querido mostrar la propia gobernante. 

La primera economía de Europa cuenta con una de las tasas más bajas de natalidad, la cual se ubica en 1,38 por ciento según cifras del Banco Mundial, y una tasa de mortalidad que superó el 10 por ciento en 2014, por lo que la entrada de sangre joven en su fuerza laboral representa una enorme ventaja. 

“Con una población alemana que se reduce, las empresas no pueden ocupar muchos trabajos y los trabajadores especializados son cada vez más extraños. Esta tendencia va a ser visión exacerbada en los próximos años. Es un hecho que pone en peligro la futura prosperidad del país”, menciona la revista Der Spiegel.

Sin embargo, la llegada de refugiados y migrantes a esas naciones hasta el momento siempre llena vacíos en sectores donde los nacionales no quieren realizar trabajos o donde los empresarios buscan mano de obra más barata. 

De hecho, la ley alemana exige que, antes de contratar extranjeros, las compañías demuestren que no pueden cubrir sus vacantes con nacionales, un requisito criticado por varios sectores. 

¿Albergar es la solución?

Como medida a corto plazo, el brindar un hogar a los miles de refugiados puede ser la medida inmediata más positiva, para quienes buscan huir de conflictos que principalmente cobra la vida de civiles inocentes. 

Sin embargo, aquellos que aún permanecen con la esperanza de quedarse en sus países de origen la percepción es distinta. 

Los niños y jóvenes víctimas de los diferentes conflictos han tomado protagonismo en diferentes medios internacionales, como el caso del adolescente sirio de 13 años, Kinan Masalemehi, quien sostuvo de forma tajante “los sirios necesitamos ayuda ya. Nosotros no queremos ir a Europa, simplemente parad la guerra en Siria. Simplemente eso” dijo desde la frontera en Serbia, donde Hungría ha reforzado los controles para frenar la ola de refugiados. 

Fuente: ACNUR
 

En contexto:

El vicecanciller y titular de Economía alemán, Sigmar Gabriel, aseguró que hasta la fecha, han llegado en lo que va de año 450.000 refugiados.
Según el  Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), 7.6 millones de sirios se han desplazado internamente en el país, mientras que tres millones lo hacen fuera de sus fronteras. 
La mayoría de los conflictos que se viven en Medio Oriente, se debe a la intervención extranjera comandada por la OTAN, con respaldo de la Unión Europea y Estados Unidos. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.