• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La mayoría de rohinyás llega a pie a Bangladesh, tras atravesar la selva y montañas durante varios días.

La mayoría de rohinyás llega a pie a Bangladesh, tras atravesar la selva y montañas durante varios días. | Foto: Reuters

Publicado 8 septiembre 2017

El año pasado el Ejército de Myanmar llevó una campaña militar de ataques, que ocasionó la masacre en las últimas dos semanas de unas 270.000 personas.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) pidió este viernes a la nobel de Myanmar, Aung San Suu Kyi, actuar a fin de frenar la violencia en Rajine (costa oeste) para que la minoría musulmana rohinyá no tenga que huir.

"Acnur insta medidas urgentes para resolver de raíz las causas de la reciente ola de violencia, de manera que las personas ya no tengan que huir y puedan eventualmente regresar a sus hogares en dignidad y seguridad", declaró en una rueda de prensa en Ginebra (Suiza) el portavoz del Acnur, Duniya Aslam Khan.

Recordó que los rohinyás son una minoría musulmana apátrida "que ha padecido discriminación y pobreza extrema durante décadas".
 

"No han podido ejercer sus derechos básicos, incluido el derecho al libre movimiento, a la educación, al trabajo y otros derechos sociales, civiles y políticos. Los que han huido son ahora refugiados apátridas, lo que se les hace aún más vulnerables y añade más dificultades a la búsqueda de soluciones", expresó.

Por ello, el organismo le hizo saber este viernes a la líder de facto (no pudo asumir la presidencia del gobierno a pesar de que el partido que lidera, Liga Nacional por la Democracia (LND), ganó las elecciones celebradas en noviembre de 2015, por tener hijos y pasaporte extranjero) Aung San Suu Kyi, la necesidad de que adopte medidas urgentes para resolver el problema de la violencia que sufren los rohinyás en Rajine.
 


Fuentes oficiales señalan que el año pasado el Ejército de Myanmar llevó adelante una campaña militar de ataques, que ocasionó el éxodo en las últimas dos semanas de unos 270.000 rohinyás.

Según el Acnur, la capacidad limitada de acogida ya está agotada y los refugiados se cobijan en asentamientos improvisados a lo largo de la carretera.  La mayoría llega a pie a Bangladesh, tras atravesar la selva y montañas durante varios días.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.