• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los afectados expresaron que recibieron promesas de fondos de ayuda y les han tomado todos los datos, pero les desespera no saber el cómo, el cuándo ni el dónde.

Los afectados expresaron que recibieron promesas de fondos de ayuda y les han tomado todos los datos, pero les desespera no saber el cómo, el cuándo ni el dónde. | Foto: Reuters

Publicado 19 octubre 2017

Al menos 400 personas muertas, 12 millones de damnificados, daños a más de 150.000 viviendas, 12.000 escuelas y 1.500 monumentos históricos, dejaron los sismos que devastaron a la nación en septiembre.

"Es muy triste, muy triste, perder todo de repente, y no poder ni ir al baño, ni bañarse", cuenta a fuentes oficiales una mujer desde una casa de campaña, de unos 20 metros cuadrados, en la que duerme junto a su esposo, su hija, su yerno y tres de sus nietos.

Las promesas de reconstrucción en México suenan lejanas, irreales, para los vecinos de los barrios más afectados, que un mes después del trágico terremoto siguen durmiendo en campamentos y piden más atención de las autoridades.

Como una herida abierta, una enorme grieta parte por la mitad varias colonias (barrios) de la popular delegación de Iztapalapa, en el oriente, como Planta o Cananea.

Levanta el asfalto, hunde las calles y entra en casas como la de María del Carmen Martínez, quien construyó su hogar con esmero durante 28 años y ahora apuntalada con tabiques de madera, tiene una grieta de unos dos metros en la entrada que se mete hasta los cimientos.

"Necesitamos víveres, arroz y fríjoles, y leche para bebés y para recién nacidos", pide Lizette Campos, una de las organizadoras de un centro de acopio.

Por ello, cientos de personas exigieron este jueves a las autoridades mexicanas transparencia en el uso de recursos destinados a los damnificados de los sismos de septiembre, durante un homenaje en honor a las víctimas con presencia de los rescatistas.

Unas súplicas que restan valor al aparente control que las autoridades exhiben ante los tres terremotos de septiembre en México, que sumaron 471 muertos y dejaron 12 millones de damnificados.

ONU ofrece balance

Los terremotos que devastaron a México el pasado septiembre dejaron al menos 400 personas muertas, daños a más de 150 mil viviendas, 12 mil escuelas y 1.500 monumentos históricos, de acuerdo con un balance reciente que ofreció la Oficina de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)  para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en México.

El representante de la OCHA en la nación norteamericana, Juan Pablo O' Farril, aseguró que el equipo de la ONU en coordinación con las autoridades nacionales y locales han estado acompañando a los mexicanos en labores prioritarias, particularmente en temas como  albergues temporales, desarrollo sostenible urbano, patrimonio cultural, infraestructura hospitalaria y servicios de salud.

El Equipo de las Naciones Unidas de Evaluación y Coordinación en Casos de Desastres (Undac, por su sigla en inglés) fue movilizado para trabajar con el equipo  de Protección Civil de México. Asimismo, apoyó  en el enlace de la respuesta nacional entre las Naciones Unidas  y la comunidad internacional.

Mientras que el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) ha brindado apoyo psicosocial a los menores de edad para que estén preparados emocionalmente a posibles futuros escenarios como el reciente ocurrido el pasado septiembre.

O' Farril sotuvo que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en México (PNUD) proporciona apoyo técnico a gobiernos locales para dar asesoría  en algunos aspectos en su plan de recuperación, con el objetivo de contribuir a la reactivación económica y social.

El personal de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU- DH) ha realizado recorridos en las zonas más afectadas para asegurar que sean respetados los derechos de los miles de damnificados.

En el balance, el representante de la OCHA también mencionó que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha hecho evaluaciones en centros hospitalarios y  albergues, así como ha garantizado la prevención de enfermedades.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha apoyado a las comunidades afectadas donando casas de campaña.

El Banco Mundial estimó que el costo de la reconstrucción en México alcanzará 2 mil millones de dólares teniendo un impacto de entre 0,2 y 0,3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

La ONU resaltó que seguirá acompañando a los mexicanos para superar estos desafíos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.