A dos años de la exhumación de los restos de Pablo Neruda | Noticias | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
 Pablo Neruda en Budapest (mayo, 1956), al fondo el puente de la libertad sobre el Danubio.

Pablo Neruda en Budapest (mayo, 1956), al fondo el puente de la libertad sobre el Danubio. | Foto: EFE

Publicado 8 abril 2015

Hace dos años inició el proceso de exhumación de los restos de Pablo Neruda. Pese a que las pericias forenses no arrojaron la existencia de sustancias tóxicas, la investigación no se ha cerrado porque no puede descartarse el posible asesinato del poeta chileno.

El 8 de abril de 2013 los restos del poeta chileno Pablo Neruda (1904-1973) fueron exhumados de la tumba ubicada en la Isla Negra, en el litoral central de Chile, en la que reposaban desde 1992, con el propósito de determinar si murió de cáncer o fue asesinado por agentes de la dictadura de Augusto Pinochet.

El juez chileno Mario Carroza ordenó la exhumación como parte del proceso iniciado en 2011, cuando el Partido Comunista presentó una querella para esclarecer las causas de la muerte del poeta.

El exchofer y empleado de confianza de Neruda, Manuel Araya Osorio, denunció en 2011 que el poeta había sido envenenado durante la dictadura de Pinochet mientras permanecía hospitalizado por un cáncer de próstata.

El certificado de defunción señala que Neruda falleció por complicaciones relacionadas con el cáncer y destaca que tenía caquexia, una debilidad muscular extrema, fatiga y desnutrición.

Visita nuestro especial sobre Pablo Neruda

Pese a que los registros médicos deben ser conservados durante 40 años, el historial médico de Neruda desapareció de la Clínica Santa María, por lo que no deja constancia de una inyección con sedantes aplicada en su abdomen para mitigar los dolores. El sedante pudo haberle provocado un shock que derivó en infarto.

Ordenan devolución de los restos de Neruda

Carroza recientemente ordenó la devolución de los restos del poeta y aseguró que “ya se encuentran cumplidas la totalidad de las diligencias científicas que hacían necesaria la permanencia de los restos a disposición del tribunal”, señaló la resolución.

El juez de la causa explicó que sólo quedan pendientes las pericias ordenadas el 5 de mayo de 2014, “consistentes en la realización de estudios proteómicos y genómicos”, que se encuentran “en el avance que cada una de las instituciones involucradas ha comunicado debidamente al tribunal”.

El juez confió las pericias científicas a un grupo de expertos chilenos y extranjeros, que en noviembre de 2013 concluyeron que Pablo Neruda no había muerto envenenado. Durante la investigación confirmaron la existencia de lesiones metastásicas; y los análisis toxicológicos muestran la presencia de sustancias farmacéuticas usadas para tratar enfermedades cancerosas. No se hallaron agentes químicos relacionados con la muerte de Neruda.
Pese a estas conclusiones, el juez Carroza no dio por cerrada la investigación porque aún no puede descartarse el posible asesinato del poeta.

El pasado 21 de enero, el Gobierno de Chile se hizo parte del caso por medio del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, con el propósito de colaborar con el “esclarecimiento de los hechos (...), por cuanto existen antecedentes de que este caso podría consistir en un crimen de lesa humanidad”, dijo en ese momento Francisco Ugás, secretario ejecutivo del programa.

Lea también

Niños de la India leerán a Neruda en su propio idioma


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.