• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los indignados españoles se reunieron en la Puerta del Sol en 2011.

Los indignados españoles se reunieron en la Puerta del Sol en 2011. | Foto: EFE

Publicado 15 mayo 2017

Este lunes 15 de mayo se conmemora el sexto aniversario del movimiento apartidista y asindicalista que se organizó en torno a asambleas descentralizadas por los barrios de las ciudades de toda España.

España estuvo marcada en 2011 por las masivas protestas realizadas en medio centenar de ciudades tras el llamado de Democracia Real Ya, una plataforma nacida en las redes sociales y que dio origen al Movimiento 15 - M y a su espontánea acampada de un mes en la Puerta del Sol.

Poco antes había comenzado a circular en el país el libro “¡Indígnense!”, del escritor y diplomático francés Stéphane Hessel, quien llamaba a los jóvenes a emprender un alzamiento contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica.

​Ese texto encendió la llama de las movilizaciones en la caldeada sociedad ibérica, donde había casi cinco millones de desempleados y miles de familias eran expulsadas de sus casas si no pagaban las hipotecas.

Los manifestantes, bautizados como indignados, exigieron entonces cambios profundos en el sistema político, económico y electoral del país, donde el poder es alternado tradicionalmente entre los partidos Popular (PP) y Socialista Obrero Español (PSOE), sin ofrecer soluciones reales para las necesidades de la ciudadanía.  

Los desencantados españoles, que sirvieron de inspiración a procesos posteriores como Ocupa Wall Street, también pidieron una democracia más participativa y la abolición de la monarquía parlamentaria, y denunciaron que las supuestas instituciones representativas se habían convertido en meros agentes de administración y gestión al servicio de las fuerzas del poder financiero nacional e internacional.

“Nosotros los desempleados, los mal remunerados, los subcontratados, los precarios, los jóvenes… queremos un cambio y un futuro digno. Estamos hartos de reformas antisociales, de que nos dejen en el paro, de que los bancos que han provocado la crisis nos suban las hipotecas o se queden con nuestras viviendas, de que nos impongan leyes que limitan nuestra libertad en beneficio de los poderosos”, expresaron los autores del Manifiesto del 15-M.

El 15-M después del 15-M


Tras “el éxito de la convocatoria del 15 de mayo y de las posteriores acampadas y concentraciones en plazas de todo el Estado, el Movimiento 15-M no puede parar, no podemos conformarnos siendo todavía mercancía en manos de políticos y banqueros. Nuestra lucha continúa”, escribieron los miembros de la plataforma Democracia Real Ya en su cuenta de Facebook en junio de 2011. 

"Vamos despacio porque vamos lejos"


Con el paso de los días se fueron levantando las acampadas de protestas en distintos puntos del país, en medio de desalojos violentos y una campaña de descrédito por parte de los medios de comunicación, pero el movimiento pasó al empleo de estrategias diferentes como el traslado del debate hacia asambleas de barrios, la realización de marchas indignadas y varias huelgas generales.

Después de las jornadas que siguieron al 15 de mayo, los manifestantes continuaron con sus reivindicaciones y crearon gran cantidad de plataformas y organizaciones con el propósito de dar voz a la sociedad civil y a las propuestas surgidas de las asambleas populares.

Un año después del nacimiento del 15-M, la nación se vio en medio de la crisis de Bankia, institución que requirió un rescate de 19 mil millones de euros y evidenció nuevamente el modo en que se exigía más dinero a los contribuyentes para salvar a los bancos.

>> Derecha venezolana en España aclama al dictador Francisco Franco

A partir de ese hecho surgió 15-MpaRato, un proyecto que se mantiene hasta la fecha y que propuso un plan a cinco años para impulsar una acción ciudadana con vistas a juzgar a Rodrigo Rato, el dimitente presidente de Bankia, y a otros responsables de la crisis de la entidad. 

Con motivo del segundo aniversario del movimiento, se llevó a cabo una serie de acciones bajo el lema De la indignación a la rebelión: escrache al sistema, durante las cuales miles de personas tomaron las calles de 12 ciudades del país en protesta por la política del Gobierno y su partido en materia económica, educativa y de salud.

En el año 2013, en tanto, las manifestaciones regresaron a la Puerta del Sol para reiterar las exigencias en torno a problemas que continuaban sin resolverse e incluso habían empeorado, entre ellos los recortes, la política neoliberal y las críticas a la troika compuesta por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. 

>> Congreso español aprueba exhumación de Francisco Franco

Con motivo del cuarto aniversario, los indignados celebraron con una concentración fijada para la Puerta del Sol desde las 11 hasta las 21 horas, con el propósito de mostrar pancartas, carteles y puestos de información en los que mostraban las demandas del 15-M.  

El pasado año fue la celebración de los 5 años del movimiento, enmarcada por la proximidad de las elecciones generales del 26 de Junio, una repetición de las que ocurrieron en el año 2015 y en las que no se logró formar Gobierno.

Las consignas estuvieron caracterizadas por ¡Sí se puede!, ¡No nos representan! y ¡Lo llaman democracia! y no lo es!, mostrando su disconformidad con el actual gobierno.  

En su sexto aniversario se espera que la celebración se concentre nuevamente en la Puerta del Sol, el epicentro del nacimiento de la gran movilización ciudadana que transformó la política española en 2011. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.