• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
  • La ironía tradicional del mexicano
Fecha de publicación 4 agosto 2014 - 03:25 PM

Por azares del destino, me encontré con otro indicador más que realiza la OCDE, llamado Better Life Index. Éste busca analizar a los países miembros, más sus principales aliados y candidatos a integrarse, en aspectos que se consideran fundamentales para el bienestar de la población y que efectivamente reflejan la calidad de vida. El objetivo de este indicador no es señalar ni enumerar a los países en un ranking previamente definido con una única puntuación donde se conglomeren todos estos aspectos, sino que, y dado que, el tema de bienestar es fundamentalmente subjetivo, le otorga al curioso la oportunidad de ponderar a su gusto estas 10 categorías. Así es como cada quién puede elaborar un indicador de bienestar a su antojo.

De esta forma fue como me encontré jugando con esta herramienta y llegué a un resultado que llamó mucho mi atención. A mi gusto, comencé a darle importancia al nivel de compromiso cívico, sentido de comunidad, oportunidades laborales y educación, y tal pareciera que me había empeñado en construir un indicador donde México ocupara el peor sitio. Y es que justamente en estas categorías son en las que el país se encuentra peor posicionado, sin contar el aspecto de seguridad, obviamente. Ahora bien, este no es un resultado sorprendente puesto que, habiendo vivido toda mi vida aquí, considero que soy consciente de las carencias que tenemos en cuestión de bienestar social, así que de cierto modo se puede justificar mi elección de variables y comprender porque las considero relevantes para elevar ese nivel.

Sin embargo, el resultado que sí fue digno de llamar la atención es el de nivel de satisfacción, puesto que en éste, México se ubica dentro de los primeros 10 puestos, justo una posición después de Suecia. Es decir, a pesar de que, si le otorgáramos la misma ponderación a todos los indicadores (para evitar mi sesgo social) México es el tercer peor situado, solamente detrás de Turquía y de la Federación Rusa, se encuentra dentro de los que mejor se evalúan a sí mismos. Esto no habla precisamente de un optimismo alentador, sino de cierta tendencia al conformismo y de hacer frente a que aún falta mucho para que exijamos los cambios necesarios para elevar el resto de nuestros indicadores de bienestar.

Angélica Miranda

Economista

México

Perfil del Reportero
Más artículos de este reportero
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.