• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
  • La "Plutocracia" gobierna en argentina
Fecha de publicación 28 enero 2016 - 03:49 PM

La Plutocracia es una forma de gobierno en la que el manejo del Estado está a cargo de las clases económicamente poderosas de la sociedad. Es decir que quienes ostentan el manejo de los recursos de un país también manejan el poder político.

El término Plutocracia deriva del griego y su mitología, en la que Pluto era el dios de la riqueza.

Argentina ha decidido a través de las urnas, abandonar el sistema democrático popular, cuya máxima expresión fueron los 12 años de gobierno de Nestor Kirchner y Cristina Fernández, por una Plutocracia que delega la ejecución de sus planes en Mauricio Macri, que es algo así como el delegado o cara visible de los poderosos.

En el sistema democrático popular, el estado cumplía activamente la función de limitar el poder de la clase dominante para defender los derechos de resto de la población, y fundamentalmente de los que menos tenían. De esta forma, buscaba otorgar a todos la igualdad de oportunidades en educación salud y empleo, para lo cual también destinó importantes recursos a sectores industriales, incluyendo a la pequeña y mediana industria que genero empleo genuino y que permitió alcanzar una tasa de desempleo de casi el 5%. Esto generó el circulo virtuoso de la producción y el consumo.

En la plutocracia que gobierna en la actualidad, elegida por más del 50% de los votos, las decisiones son tomadas por quienes ostentan el poder económico, respondiendo únicamente a sus propios intereses.

Esos poderes económicos concentrados, y en particular los medios de comunicación concentrados que monopolizan la información, y el marketing sofisticado aplicado a las campañas políticas influyeron en gran parte de la población que creyó inocentemente en slogans tales como ¨pobreza cero¨, o la ¨revolución de la alegría¨ y votaron por un ¨cambio¨en ese sentido. 

Es importante destacar que los medios concentrados fueron los culpables de generar, durante los últimos dos gobiernos de Cristina Fernández, un gran malestar en un importante sector de la población a través del ocultamiento o degradación de los logros alcanzados por el gobierno, como asi también apelando a diario a mentiras o tergiversaciones maliciosas de la información.  El pueblo argentino fue, en consecuencia víctima de la ¨libertad de prensa¨ ejercida monopólicamente.

La economía argentina se caracteriza por la presencia de actores monopólicos que se encuentran no solo en los medios de comunicación, (Grupo Clarín), sinó también en el suministro eléctrico, (Edenor y Edesur), en los servicios telefónicos, de suministros de gas, etc. Además existen monopolios industriales fabricantes de productos de consumo masivo ocultos tras infinidad de marcas que despistan al consumidor. Estos son los formadores de precios, que sin control alguno manejan el mercado para maximizar sus beneficios. 

Para ejemplificar más claramente la situación podemos mencionar por ejemplo, el grupo Aceitera General Deheza (AGD), que produce las marcas de aceites y aderezos Natura, Mazola, Sojola, Familiar, Cada Dia, Copisi, Trovattore, Manley´s Young, Mayoliva, además de tener en el grupo a dos productores más, Niza S.A y Aceitera Chabás S.A.I.C. Otro gran productor es Molinos Rio de la Plata, que fabrica las marcas Luchetti, Matarazzo, Granja del Sol, Gallo, Don Vicente, Delverde, Exquisita, Preferido, Arlistaán, Cocinero, Lira, Minerva, Nobleza Gaucha, Blancaflor, Vitina. 

También hay que mencionar al grupo Arcor, que monopoliza la fabricación de golosinas, chocolates y galletitas, y que produce tantas marcas que sería imposible detallar, al grupo Techint que monopoliza la producción siderurgica a través de Tenaris y Ternium, amén de incluir en su haber empresas de ingeniería y construcciones, (Techint y Tenova), exploración petrolera, (Tecpetrol), y ramificaciones multinacionales. 

Se requiere hacer una mención especial de los poderosos pooles agro-exportadores Bunge, Dreyfus, Aceitera General Deheza, (ya mencionada antes), y Gargill, como asi también los monopolios semilleros integrados por Monsanto, Syngenta, Nidera, y Bayer.

En una plutocracia, son estos grupos concentrados monopólicos los que ostentan además del poder económico, el poder político, y que cuentan con la anuencia de la deteriorada justicia Argentina, a la que hace mucho tiempo se le cayó la venda de la equidad para favorecer siempre a los intereses de esos poderosos. 

En pocas palabras, la plutocracia que nos gobierna tiene la suma de todos los poderes.

Si pensamos en la formación del gabinete de Mauricio Macri constituido por CEOS de importantes multinacionales, podemos vislumbrar la influencia que tienen ahora los que antes hacían lobby para obtener prebendas.

Por otro lado, todas las acciones de gobierno, desde el 10 de diciembre de 2015 hasta hoy, han favorecido solo a los grupos económicos concentrados: Eliminación de la ley de Medios, derogación de las retenciones a la exportación de granos, devaluación del peso y eliminación de restricciones para transferencia de divisas, apertura de las importaciones, aumento de tarifas de servicios, vuelta a la financiación externa y al control del FMI, ola de despidos con el objetivo de reducir las pretensiones de aumentos salariales a través de paritarias: Con mucha desocupación hay mas oferta laboral y por ende los salarios se reducen.

Sin embargo, la plutocracia sabe que todas estas medidas antipopulares generan invariablemente una creciente presión social que se comienza a sentir con protestas populares por ahora pacíficas, pero que pueden transformarse, con el correr del tiempo en protestas no tan pacíficas. Por este motivo es que se ha declarado la emergencia de seguridad, a fin de realizar todas las compras que sean necesarias para equipar a las fuerzas de seguridad, con lo que se cumplen dos objetivos: el primero es el gran negocio de la compra directa sin licitación de equipos, y el segundo es tener fuerzas de seguridad equipadas para reprimir la protesta social.

Esta determinación ya se ha hecho realidad con la detención y encarcelamiento de la lider de la organización Tupac Amaru de Jujuy, Milagro Sala, a quién mantienen encarcelada a pesar de que el delito del que se la acusa es excarcelable: Por ello es una presa política.

Por las medidas antipopulares que generan descontento y la represión que se viene a la protesta social, poco a poco la plutocracia para poder mantenerse en el poder, se transformará en una dictadura disfrazada de democracia. 

Y esto recién comienza. 

Lo lamentable es que con la suma de todos los poderes les resulta muy fácil a los plutócratas desmontar el estado benefactor y presente al que el pueblo estaba acostumbrado. En cuatro años de gobierno no quedará nada de lo logrado, y será necesario mucho mas tiempo para que un nuevo gobierno popular pueda recomponer lo destruido, sobre todo con el poder económico en contra apoyado por la justicia injusta.

Perfil del Reportero
Argentina
Más artículos de este reportero
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.