• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
  • Hugo Chávez, un sentimiento patriótico que evoca las luchas de su pueblo
Fecha de publicación 11 enero 2016 - 03:50 PM

No pasaron muchos días para que Luis Guillermo Solís ordenara la destitución del embajador de Venezuela, Federico Picado Gómez, después de que éste nos hiciera ver una Venezuela “distante de la que pintan algunos medios de información en el exterior”.

En esa ocasión el señor Picado nos hacía un análisis de los problemas internos del país con las mayores reservas de petróleo del mundo, y no dudó en aclararnos que: “No es la primera vez que la sociedad venezolana -a partir de 1999 que el chavismo asume el poder- es sometida al asedio de diferentes factores políticos internos y externos, que buscan el atajo de la ilegalidad y violencia para sacar al país del camino que dictan su constitución y las leyes”.

Palabras como éstas, que lo único malo que tienen es no poder ser debatidas por sus detractores, le costaron el puesto de embajador de Venezuela a don Federico.

Pero palabras sabias aun así, puesto que hoy vemos con tristeza, como el nuevo el presidente del congreso venezolano, desacató la orden del Tribunal Supremo de Justicia de su país, de no juramentar a tres diputados de la oposición, hasta no ser esclarecidas algunas supuestas anomalías electorales en las que podrían haber incurrido estas personas.

En aquella ocasión don Luis Guillermo Solís, con la jerga caricaturesca y a veces ridícula que lo caracteriza, dijo que no quería “opinólogos”, al referirse a las declaraciones de señor exembajador, Federico Picado, y lo destituyó por expresar públicamente una opinión positiva sobre el gobierno venezolano.

Lo raro de todo esto es que don Luis Guillermo tiene otro “opinólogo” en sus filas, quien no sólo se contenta con “opinar” acerca de otros países, sino que constantemente se vive inmiscuyendo en los asuntos internos de éstos, pero a éste “opinólogo” no lo destituye.

Y es que el señor Canciller de la Republica, el señor González, parece estar empeñado en coleccionar torpezas como funcionario público y superar incluso al mismo don Luis Guillermo Solís.

Recordemos como el señor González, en un comunicado oficial como Canciller de la República, le pide respeto por el resultado de las elecciones legislativas al gobierno de Venezuela, cuando ya éste había aceptado de manera oficial esos resultados.

Recordemos también como el señor González, en representación de Costa Rica, condena de manera oficial y categórica la última prueba nuclear en Corea del norte, cosa que estaría del todo bien (porque ese tipo de armas debería desaparecer de la tierra), si no fuera porque hace tan sólo unos pocos meses el ejército de los Estados Unidos realizó la prueba de una nueva bomba atómica, y el gobierno de Costa Rica, y el señor Canciller, no dijeron nada.

Por supuesto, tampoco podemos esperar opiniones de las barbaridades que en apenas unos pocos días está haciendo el nuevo congreso venezolano.

Aunque, por el momento, más que barbaridades son ridiculeces la que está haciendo ese congreso, ya que el señor presidente del mismo, Ramos Allup, todavía no entiende que en Venezuela (y en el mundo entero) Hugo Chávez no es una simple imagen que se puede mandar a quitar o “prohibir” de algún lado, en Venezuela, Hugo Chávez en un sentir, un sentimiento patriótico que evoca las luchas de su pueblo, y, en el mundo, es un personaje que desde antes de su muerte ya había pasado a formar parte de la historia por su carisma, temple, valor, luchas y convicciones sociales.

Mauricio Espinoza.

http://mauricioespinoza.tk/

Perfil del Reportero
Costa Rica
Más artículos de este reportero
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.