• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
  • “El día que José Martí llegó a Caracas”
Fecha de publicación 1 agosto 2016 - 10:02 AM

“El día que José Martí llegó a Caracas”

© Por Pablo Virgili Benitez

@VirgiliPablo

Cuentan que un viajero llegó un día a Caracas al anochecer, y sin sacudirse el polvo del camino, no preguntó dónde se comía ni se dormía, sino cómo se iba a donde estaba la estatua de Bolívar…

Así comienza el relato “Tres Héroes” que es parte del libro “La Edad de Oro” de la autoría de José Martí y que rinde tributo a tres grandes de las luchas por la independencia en Latinoamérica: Simón Bolívar, José de San Martín e Hidalgo. Si nos guiamos por el inicio del texto podemos decir que tiene un tono algo autobiográfico, porque justo eso mismo hizo José Martí al arribar a Caracas en el año 1881.

José Martí es bien recibido en la capital venezolana tanto así que el 21 de marzo de 1881 la intelectualidad caraqueña le brinda un caluroso recibimiento en el Club de Comercio, allí Martí dice:

 «Así, armado de amor, vengo a ocupar mi puesto en este aire sagrado, cargado de las sales del mar libre y del espíritu potente e inspirador de hombres egregios; --a pedir vengo-- a los hijos de Bolívar un puesto en la milicia de la paz. »

En su corta estancia en Caracas Martí funda la Revista Venezolana de la que solo se publican dos números casi íntegramente escritos por él. No menos importante fue su labor de maestro de oratoria y literatura en el Colegio capitalino de Santa María al que ingresaban los niños huérfanos y de pocos recursos aunque también asistían niños de varias familias de la sociedad caraqueña.

Solo estuvo Martí en Venezuela escasos seis meses pero fueron suficientes para tomarle a esa tierra un cariño inmenso que se ve reflejado en su carta de despedida a su amigo venezolano Teodoro Aldrey:

«De América soy hijo: a ella me debo. Y de la América, a cuya revelación, sacudimiento y fundación urgente me consagro, ésta es la cuna; ni hay para labios dulces, copa amarga; ni el áspid muerde en pechos varoniles; ni de su cuna reniegan hijos fieles. Deme Venezuela en qué servirla: ella tiene en mí un hijo.»

En este extracto Martí demuestra su admiración y amor a Venezuela, su respeto por el pueblo de Bolívar y su disposición a hacer por ella lo que sea,  el prócer cubano afirma que puede ser cubano de nacimiento, pero ya se sentía venezolano de corazón.

Cuentan también que Martí al llegar a la estatua de Bolívar se rindió ante sus pies, alzó los ojos al cielo y el sol reflejó su rostro, y viendo como la estatua se movía como cuando un padre se le acerca a un hijo dijo:

_Gracias Bolívar por haber logrado la independencia de tu tierra, por haber hecho insaciables esfuerzos por la libertad de este continente que hoy te profesa el mismo amor y respeto que en el campo de batalla. Gracias a ti “Libertador” hoy nos sentimos libres…  

© www.telesurtv.net

Blog del autor de este artículo:

© www.escribiendopuntonet.blogspot.com

Perfil del Reportero
Ecuador
Más artículos de este reportero
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.