• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
  • EL MERCADO SOCIALISTA
Fecha de publicación 14 agosto 2017 - 09:44 PM

 Aunque el mercado no es el mejor mecanismo en la asignación humana de los recursos materiales, es difícil que pueda desaparecer en la primera fase del socialismo. Hoy en día solo Corea del Norte y Cuba son reacios a introducir el mercado en la distribución de los recursos materiales. China ha sido más flexible al respecto introduciendo reformas económicas muchas veces criticadas por los marxistas ortodoxos.

Esto nos lleva a revisar el papel del mercado y de la mercancía en la teoría marxista.

Marx y Engels en el Manifiesto comunista dicen:

“Por libertad se entiende, dentro del régimen burgués de la producción, el librecambio, la libertad de comprar y vender.

Desaparecido el tráfico, desaparecerá también, forzosamente el libre tráfico. La apología del libre tráfico, como en general todos los ditirambos a la libertad que entona nuestra burguesía, sólo tienen sentido y razón de ser en cuanto significan la emancipación de las trabas y la servidumbre de la Edad Media, pero palidecen ante la abolición comunista del tráfico, de las condiciones burguesas de producción y de la propia burguesía.”

“La revolución comunista viene a romper de la manera más radical con el régimen tradicional de la propiedad; nada tiene, pues, de extraño que se vea obligada a romper, en su desarrollo, de la manera también más radical, con las ideas tradicionales.

Pero no queremos detenernos por más tiempo en los reproches de la burguesía contra el comunismo.

Ya dejamos dicho que el primer paso de la revolución obrera será la exaltación del proletariado al Poder, la conquista de la democracia.

El proletariado se valdrá del Poder para ir despojando paulatinamente a la burguesía de todo el capital, de todos los instrumentos de la producción, centralizándolos en manos del Estado, es decir, del proletariado organizado como clase gobernante, y procurando fomentar por todos los medios y con la mayor rapidez posible las energías productivas.

Claro está que, al principio, esto sólo podrá llevarse a cabo mediante una acción despótica sobre la propiedad y el régimen burgués de producción, por medio de medidas que, aunque de momento parezcan económicamente insuficientes e insostenibles, en el transcurso del movimiento serán un gran resorte propulsor y de las que no puede prescindirse como medio para transformar todo el régimen de producción vigente.

Tan pronto como, en el transcurso del tiempo, hayan desaparecido las diferencias de clase y toda la producción esté concentrada en manos de la sociedad, el Estado perderá todo carácter político. El Poder político no es, en rigor, más que el poder organizado de una clase para la opresión de la otra. El proletariado se ve forzado a organizarse como clase para luchar contra la burguesía; la revolución le lleva al Poder; mas tan pronto como desde él, como clase gobernante, derribe por la fuerza el régimen vigente de producción, con éste hará desaparecer las condiciones que determinan el antagonismo de clases, las clases mismas, y, por tanto, su propia soberanía como tal clase.

Y a la vieja sociedad burguesa, con sus clases y sus antagonismos de clase, sustituirá una asociación en que el libre desarrollo de cada uno condicione el libre desarrollo de todos.”

Engels en su trabajo “Principios del Comunismo” nos dice:

XIV. ¿Cómo debe ser ese nuevo orden social?

Ante todo, la administración de la industria y de todas las ramas de la producción en general dejará de pertenecer a unos u otros individuos en competencia. En lugar de esto, las ramas de la producción pasarán a manos de toda la sociedad, es decir, serán administradas en beneficio de toda la sociedad, con arreglo a un plan general y con la participación de todos los miembros de la sociedad. Por tanto, el nuevo orden social suprimirá la competencia y la sustituirá con la asociación. En vista de que la dirección de la industria, al hallarse en manos de particulares, implica necesariamente la existencia de la propiedad privada y por cuanto la competencia no es otra cosa que ese modo de dirigir la industria, en el que la gobiernan propietarios privados, la propiedad privada va unida inseparablemente a la dirección individual de la industria y a la competencia. Así, la propiedad privada debe también ser suprimida y ocuparán su lugar el usufructo colectivo de todos los instrumentos de producción y el reparto de los productos de común acuerdo, lo que se llama la comunidad de bienes.”

XVII. ¿Será posible suprimir de golpe la propiedad privada?

No, no será posible, del mismo modo que no se puede aumentar de golpe las fuerzas productivas existentes en la medida necesaria para crear una economía colectiva. Por eso, la revolución del proletariado, que se avecina según todos los indicios, sólo podrá transformar paulatinamente la sociedad actual, y acabará con la propiedad privada únicamente cuando haya creado la necesaria cantidad de medios de producción.

De lo anterior podemos inferir que en una sociedad socialista,               entendiendo esta como una fase de transición al comunismo el Mercado y la propiedad privada aún tienen un importante rol que jugar en la construcción económica y social. De lo que se trata según Marx y Engels es de hacer crecer las fuerzas productivas a tal punto de poder sustentar una economía colectiva.

¿Que podemos decir entonces de los movimientos de liberación nacional en los países dependientes en desarrollo frecuentemente basados en economías exportadoras de materias primas o monocultivos?

El Capitalismo Neoliberal en su etapa imperialista les ha dado a estos países un rol pasivo en la economía global, mano de obra barata, sobre endeudamiento del gasto público, una gran fuerza laboral basada en los servicios públicos y privados, ejercito de trabajadores informales y por cuenta propia, alianza de las grandes transnacionales con las Oligarquias nacionales para expoliar al pueblo, concentración de los medios de producción y de comunicación en las clases dominantes, extrema desigualdad social, una clase trabajadora más consciente agrupada frecuentemente en las ramas estratégicas de producción. De esta forma el capitalismo neoliberal ha desarrollado una cultura de individualismo, de competencia entre individuos y empresas, de consumismo generalizado con el fin de explotar estos mercados dependientes y extraer sus recursos naturales. De tal manera que cuando se producen los estallidos de liberación nacional, la clase trabajadora y sus aliados se encuentran con una economía subdesarrollada, mono-exportadora y sobre-endeudada con la banca internacional. Al estar todos los controles económicos, financieros y comunicacionales en manos de la Oligarquia y sus aliados imperialistas, es muy fácil para estos sabotear en todos sus aspectos el movimiento de liberación nacional en su fase socialista. De tal manera que es muy vigente lo planteado por Marx y Engels en El Manifiesto Comunista acerca de las tareas de la clase trabajadora una vez tomado el poder ya sea por vía pácifica o insurreccional y erigida en clase gobernante; al respecto señalaron:

“El primer paso de la revolución obrera es la elevación del proletariado a clase dominante, la conquista de la democracia”.

Luego dicen: “ el proletariado se valdrá de su dominación política para ir arrancando gradualmente a la burguesía todo el capital, para centralizar todos los instrumentos de producción en manos del Estado, es decir, el proletariado organizado como clase dominante y para aumentar con mayor rapidez posible la suma de las fuerzas productivas”. Incluso proponen algunas tareas que deben ser asumidas como prioritarias por este Estado proletario.

1.- Expropiación de la propiedad territorial y empleo de la renta de la tierra para los gastos del Estado.

2.- Fuerte impuesto progresivo.

3.- Abolición del derecho de herencia.

4.- Centralización del crédito en manos del Estado, por medio de un Banco Nacional con capital del Estado y monopolio excusivo.

5.- Centralización en manos del Estado de todos los medios de transporte.

6.- Multiplicación de las fábricas nacionales y de los medios de producción, roturación y mejora de terrenos con arreglo a un plan colectivo.

7.- Proclamación del deber general de trabajar; creación de ejércitos industriales, principalmente en el campo.

8.- Articulación de las explotaciones agrícolas e industriales; tendencia a ir borrando gradualmente las diferencias entre el campo y la ciudad.

9.-. Educación pública y gratuita.  Régimen combinado de la educación con la producción material, etc.

Evidentemente, varias de estas medidas propuestas encontraran la reacción inmediata de las transnacionales y las Oligarquias locales, por lo que el énfasis en la gradualidad es una situación objetiva, sin embargo el control de los medios de producción estratégicos, y la organización de la clase trabajadora en poder constituyente y político es de primera necesidad para impulsar los cambios revolucionarios. Va a depender de la correlación de fuerzas específicas de cada país la mayor o menor rapidez de los avances revolucionarios. En aquellos países de mayor desigualdad social y estratificación social, en que las castas sociales y Oligarquias gobernantes han logrado desarrollar unas vastas capas medias o pequeño busguesas a su imagen y semejanza, subyugando a pequeños grupos indígenas, con un ejército elitista y una masa campesina subyugada, será más difícil el transito revolucionario. Sin embargo cualquiera sea el caso los movimientos revolucionarios deberán coexistir por un largo periodo con la propiedad privada y el mercado como mecanismo de distribución de los recursos. Al desarrollar la explotación de sus recursos naturales e implementar un aparato productivo para satisfacer las necesidades de crecientes masas de población que antes estaban excluidas de algunos bienes materiales los gobiernos revolucionarios necesitaran de inversiones extranjeras ahora si en un intercambio justo y favorable al desarrollo nacional. Conjuntamente a una economía social en las fábricas, servicios y explotaciones estratégicas, de cooperativas campesinas y urbanas que coexistirán con empresas privadas convergiendo en un mercado de consumo local.

Perfil del Reportero
Chile
Más artículos de este reportero
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.