• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
  • Bajo la Sotana, crónica no autorizada
Fecha de publicación 3 enero 2016 - 06:13 PM


Mi primera experiencia profesional en el mundo del periodismo, fue en uno de los diarios más influyentes de mi natal Sinaloa, un medio que no solo era afín al poder sino parte del mismo. Trabajar para  dicha empresa, era trabajar para cuatro productos editoriales distintos, dos tabloides pequeños sensacionalistas, uno dirigido a las amas de casa y otro especializado en la nota roja, además del diario principal y su página web.
Al momento de firmar mi contrato, no venía advertencia alguna de ese detalle, ni tampoco de las innumerables horas extras jamás pagadas. En una de las semanas que me toco escribir para el tabloide de las amas de casa, fui enviado a buscar una historia lastimera en donde no la había, la orden venía directamente de la directora del periódico, quien se encontró a unas monjas vendiendo pan a las afueras de una iglesia, la instrucción del editor de dicho tabloide fue tal cual "ve y busca a las monjas, saca su historia de como tienen que vender pan para no morir de hambre."
un sábado por la mañana, salí en busca de mi cometido llegué acompañado de uno de los pocos pero sinceros amigos que hice en dicha empresa, tocamos el timbre de un convento por el cual pasé durante años y jamás me percate de su existencia. La madre superiora estaba ausente y me atendió la administradora del convento, quien también portaba hábito pero de la cual olvide su nombre. Fuimos trasladados a la oficina en la cual había un orden y un silencio que impactaba, la sor nos obsequió agua, su semblante era tan rígido y armonioso como la oficina misma.
Sin hacer pregunta alguna la madre comenzó a narrar lo que para su congregación era un desgracia, no sin antes pedirme amablemente que no grabará, fui en busca de una historia lastimera y me encontré con una historia de resistencia y gallardía ante una canallada, como tantas hay hoy en nuestro país.
Su congregación a la que llamaremos las "Camelias", era sin duda la de mayor presencia en las labores del mundo eclesiástico en la región, eran sus monjas las encargadas de administrar las principales catedrales, las encargadas de las limpieza del obispado, y la principales proveedoras de muchos otros servicios al interior de la iglesia católica y su red de templos.
Paralelamente había un joven de nombre Esteban, con tan solo 30 años tenía un doctorado en teología y una envidiable formación académica, pero lo más importante es que era el obispo más joven de toda la nación, en ese entonces fungía como obispo auxiliar de la Arquidiosécis de Culiacán, era una "joya" del sacerdocio y muchos padres creían que incluso podría llegar a ser Papa. El problema es que Estaban era humano como todos y una noche aprovechando sus "credenciales", con amenazas llevó a una monja de las Camelias bajo su sotana y la violó.
La monja María nombre de la víctima de Don Esteban, no pudo con los fantasma que la atormentaban noche tras noche, y desahogó su pena con Sor Matilde la madre superiora de las Camelias, Sor Matilde como buena hija de dios, visitó al Obispo titular Don Benjamín para hacer de su conocimiento el tan desagradable suceso. Don Benjamín a su vez llevó el caso ante el Arzobispado mexicano, ante un tal Cardenal Norberto. La respuesta fue la orden expresa de olvidar el asunto, Esteban es la máxima promesa de la iglesia mexicana, y la fe requiere de sacrificios.
Sor Matilde entendió el mensaje, y por los sacrificios que merece la fe, viajó a centro américa, para por medio de un nuncio extranjero mandar una carta al Vaticano explicando la afrenta a María y a dios mismo. Benedicto XVI aún vigente en aquellas fechas calló. La respuesta del Arzobispado fue furibunda, Don Benjamín fue sustituido de su cargo por no tener control sobre las monjas, Estaban fue enviado a México para protegerlo, y el cardenal Norberto mandó a un tal obispo Jonás a poner orden.
Un día después de la llegada del nuevo Obispo a Culiacán, el tal Jonás, las monjas Camelias fueron despedidas de todas las iglesias y oficinas católicas en las cuales trabajaban, la palabra del señor no se contradice, por lo menos no la del señor cardenal. En efecto las monjas Camelias venden pan a las afueras de las iglesias, pero no por gusto sino por la necesidad de subsistir luego de ser expulsadas de sus centros de trabajo.
Desde aquel día el obispo Jonás se ha dedicado a perseguir a la Camelias, ha hacerles entender por la vía del garrote, que sólo dios puede juzgar a los sacerdotes, que en la tierra hay que hacer sacrificios, jugar el papel de María mientras un obispo se autoasigna el del Espíritu Santo, por ejemplo. La represión por no callar, ha sido tal que las Camelias incluso ya han sido corridas de algunas parroquias en las que venden pan.
Cuando Sor Administradora terminó, sentí impotencia de no poder escribir la historia recién contada, entonces vinieron las preguntas, sobre el convento, sobre quien lo fundó, sobre sus funciones, su impacto en la sociedad, el número de niñas que atendían y a las cuales les daban techo y alimento. No podía describir como "limosneras" a un conjunto de mujeres que abandonaron muchas cosas por seguir y vivir una fe real, un fe secuestrada por una mafia con sotana.
Redacté la historia de una congregación, que día a día sale a ganarse el pan, vendiendo un exquisito pan relleno de calabaza, queso o piña, salí a escribir de un grupo de mujeres que día a día salen a demostrar que no son débiles, aunque la autoridad de su iglesia quiera verlas rendidas. Al editor no le gustó, el quería ver unas monjas lastimeras que vendían pan para no morir de hambre, me hice pendejo y no cambie una sola coma, él sí.
Lo peor fue que mantuvo mi firma en una "semblanza" que no era la mía, gajes del oficio. Esta historia sucedió, pero carece de sustento por eso es ficticia, y si los nombres de los villanos concuerdan con personajes reales de la grey católica, les pido una disculpa, por mi falta de imaginación y tan desafortunada coincidencia.
 

Tags

Bajosotana
Perfil del Reportero
Mexico
Más artículos de este reportero
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.