• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
  • Argentina: Balotaje 2015 "La novela amarilla"
Fecha de publicación 19 noviembre 2015 - 10:00 PM

Manifiesto

                              La “novela amarilla”

        “El esquema liberal de análisis –centrado en el individuo- tiene una preeminencia histórica tan fuerte, que contamina el pensamiento de la izquierda y de algunos intelectuales muy notables”

I.          “Novela amarilla” sustituye golpe

         Tiene más importancia caracterizar cuáles fueron los recursos y el contexto que permitió al PRO poner en jaque ‘al proyecto’ kirchnerista. Descifrar este aspecto permitiría aclarar ‘los enigmas’ del avance de la derecha, en uno de los países cuyos gobiernos populares han dado y siguen dando muchos sinsabores al imperialismo (recuérdese –en vísperas del décimo aniversario- Mar del Plata y el hundimiento del ALCA que le propinaron Chávez-Lula y Néstor K al águila Busch, como uno de los más notables).

                  La novela amarilla es un recurso creativo de la derecha cuando ha visto fracasar intentonas golpistas y por sobre todo que algunas han terminado mal para sus protagonistas. Conviene recordar –en este sentido- algunos hechos trágicos no tan lejanos; como los ocurridos en tierras bolivianas, cuando los prefectos de la “Media Luna” (Pando-Tarija-Beni y Santa Cruz), Rubén Costas y Leopoldo Fernández, se alzaron contra el primer mandato de Evo Morales en el 2008, recurriendo a actos terroristas, atentados contra los oleoductos, corte de la rutas a la Argentina y Brasil, interrupción del suministro de gas a Brasil, toma de las instituciones nacionales de sus ‘provincias’, llamado a las fuerzas federales a ponerse bajo los mandos de los prefectos para enfrentar a Evo, etc. Asesinatos y desapariciones masivas de campesinos partidarios de Evo, crímenes por los que Leopoldo Fernández terminó preso, acusado de genocidio. ‘Se hizo justicia’ porque Evo declaró el ‘Estado de Sitio’ en las ‘provincias’ alzadas y disciplinó al ejército bajo el mando nacional. Conviene recordar, también, la experiencia de Capriles en Venezuela, más reciente y más conocida. Del mismo modo que Rubén Costas y Leopoldo Fernández se reunían con el embajador norteamericano para conspirar contra Evo, Capriles contaba del mismo modo con el asesoramiento y el apoyo económico de la Embajada norteamericana para conspirar contra Venezuela, cuya acción golpista dejó varios muertos, incendios y hasta la destrucción de instituciones sociales.

         En Argentina Macri sumó a D’ Angelli, pero dejó atrás la táctica golpista que enfrentó a la 125 de Cristina. Macri vio que por esa ruta de la ‘mala leche’ -tirada sobre el asfalto- la derecha perdía.

         La novela amarilla, como una comedia, puede darse en un país que salió de la tragedia. Macri puede presentar un staff rosa: la lisiadita (lo cubre por el lado discriminador asociado a la derecha) - el rufián honrado [que se corre para salvar las papas], la niña bonita y buena, que se mete en el barro para auxiliar a los pobres y todos bajo la batuta del ‘pastor respetuoso’. El kirchnerismo hace mal cuando demoniza a Macri y le endilga un gobierno desastroso en la ciudad: ¿cómo podría ser desastroso un gobierno en la Capital de una Nación que ha crecido a tasas chinas y mejorado la vida de millones del país todo por más de una década? La capital es la beneficiaria principal del esfuerzo nacional y Macri cobra con votos. No es el lugar para analizar cuáles son los estratos sociales que se han beneficiado con la política de Macri, pero no deben ser sólo las clases altas de Barrio Norte, Palermo o San Isidro… Los votos a Macri no representan sólo un reflejo subjetivo…[1]

                         Nunca la hipocresía –vestida de rosa: y precisamente por ello- escaló tan alto y cuanto más se fortalece, cuanto más seguridad adquiere, más capacidad acumula para ocultar sus verdaderas fuerzas. Todo el entramado videliano que engendra, y que vendrá detrás, para auxiliarlo en su próxima crisis con los sectores populares dará sus frutos; entonces la vejiga demoníaca se abrirá y los ingenuos -que hoy dicen que no hay que demonizar a Macri- verán los resultados… ¿Por qué si los candidatos son tan volátiles en sus conductas (como afirma Katz)[2] no puede Macri -crisis mediante- virar al fascismo?

                     Fuerzas en pugna

                ¿Qué expresan el FPV y el PRO?

         ¿Cómo posicionarse? ¿Cuál es la posición justa, y de las justas, la justa por excelencia, es decir, la revolucionaria… que debe expresar la más alta concepción científica, junto a la más elevada moral…

         ¿Cómo posicionarse ante tanto fuego cruzado, tanta liviandad en las palabras y tan poco esfuerzo para reconocer, entender, explicar ¡accionar!…?

         El tono rosa y convivencial de Macri contrasta con la cerrada falange que armó Cristina dándole peso a las caras más desprestigiadas del peronismo como Aníbal Fernández. Con todo el poder a sus pies, Cristina abusó de practicidad y ello le ha jugado en contra. Pero una agrupación política, que renovó las fuerzas del peronismo e hizo historia por más de una década en Argentina y América Latina, es más que una cara o un candidato: quienes definen al FPV a partir de Néstor, Cristina o ahora Scioli usan el método liberal de análisis (“individualismo metodológico”), no el sociológico que emplea la teoría social desde Marx hasta nuestros días. Es tan fuerte la presencia del esquema liberal (cuya unidad de análisis es el individuo) que ‘los analistas’ pasan revista a todos los candidatos, sus funcionarios y comprueban que ‘más o menos son lo mismo’, entonces no hay mucha diferencia entre Scioli y Macri; con lo cual las conclusiones no son muy edificantes (como diría Federico Engels)[3]. Olvidan que son las fuerzas motrices de la historia las que mueven a los hombres, enalteciendo o degradando su moral acorde al lugar que decidan o que les imponga su curso particular: Pancho Villa era un ladrón de ganado, pero el torrente de la revolución al que se sumó lo llevó al alto altruismo de dar la vida por los demás... Silvio Rodríguez canta (Playa Girón):

              Compañeros de historia,

           Tomando en cuenta lo implacable

         Que debe ser la verdad, quisiera preguntar

                   Me urge tanto,

       ¿Qué debiera decir, qué fronteras debo respetar?

                  Si alguien roba comida

                 Y después da la vida, ¿qué hacer?

                 ¿Hasta dónde debemos practicar las verdades?

         EL FPV está inserto en un marco nuevo de regiones/naciones donde se ha creado algo más complejo que la figura clásica de una burguesía nacional; un conglomerado caótico de vectores sociales ligados de diferentes formas al mercado mundial, enclaves oligárquico/burgueses y centros con filiales multinacionales conviven con el desarrollo vigoroso de pequeñas y medianas industrias (fuertes en el conurbano bonaerense). Por esta situación histórica Macri y Scioli no representan lo mismo. Macri responde al modo clásico de alineamiento internacional, con hombres educados y vinculados al establishment americano; un orden que está en crisis y que hoy tiene nula influencia política sobre Argentina (aunque la política y su relativa independencia no abolen por decreto las leyes de la economía ni la concentración multinacional del capital, que sí impera en la Argentina). Detrás de la figura bonachona de Macri se agrupan la ultra católica y MUJER DE CONFIANZA DEL SENADO NORTEAMERICANO ELISA CARRIÓ, Prat-Gay (agente, primero en New York y luego en Londres, del banco norteamericano J. P. Morgan), Pinedo (ligado a los Patrón Costa de la oligarquía vacuna); toda una línea que apuntará a consolidar el sometimiento de Argentina a los tradicionales dictados del norte (Macri acaba de pronunciarse -en el debate con Scioli- por penalizar a Venezuela: el pastor bueno arranca con una orientación guerrera, contra las naciones latinoamericanas que han estado a la vanguardia de las luchas emancipadoras contra el imperialismo norteamericano). Scioli con ese staff que surge de la semi independencia que ha logrado América Latina, que en términos concretos radica en ese conglomerado que mencionamos, compuesto por sectores sociales diversos ligados al mundo del mercado y sobre todo de las empresas estatales y las acciones que el estado posee en un sinnúmero de empresas privadas (tan importantes como ALUAR-SIDERAR-MOLINOS, etc.) [4] , recientemente consolidadas por leyes y decretos de la Nación. La realidad espera la tesis que defina en términos de clases el mosaico sociológico actual (De todos modo ni el bloque de Macri ni el de Scioli tienen una solidez que pueda escapar a los vaivenes que impone la dinámica del desarrollo regional). Mi tesis ‘entiende’ que  el “eslabón débil” tiene peso propio internacional y por ello está viviendo su “Welfare state”: Del mismo modo que cuando la convertibilidad (Altamira y PO) repitieron durante 10 años “se cae, se devalúa, se derrumba”; ahora demuestran no haber aprendido nada, cuando usan ‘la misma fórmula’ para caracterizar el periodo kirchnerista que ha durado un poco más de diez años [5] . Por supuesto que el modo caótico del capital no exime de cimbronazos (los tiene el corazón de Europa), como los que viven Brasil y Venezuela, pero lo que importa no es dejarse llevar por el impresionismo sino analizar el estado de las fuerzas de desarrollo en general; esta perspectiva mina el argumento de la derecha (tanto de Scioli como de Macri) y potencia la idea que ha sido central en Cristina ¡fortalecer el salario! ¡Fortalecer el mercado interno!; idea que parece sacada del librito de Marx “Salario-Precio y ganancia”: para aclarar esta idea lean mi “Joya inglesa para alhajero argentino” [6] . Una nación “no tiene límites para su desarrollo” mientras mantenga cierta independencia en sus finanzas (esta tesis se funda en ejemplos categóricos -que ha mostrado la historia- no sólo como el de Inglaterra sino inclusive del ‘aislado Paraguaycito’ de mediados del Siglo XIX). La revolución no vendrá de la mano de mayor miseria sino del ahogo que provoca la abundancia, al caótico “modo de producción” del capital.

         No sólo que el ajuste anunciado con Scioli no se producirá sino que es indudable que el mejor escenario para las luchas populares está dado con la derrota de Macri, algo que cualquier luchador sabe distinguir… Es deber de todo luchador y mucho más si se pretende revolucionario realizar todos los esfuerzos para hundir a Macri, sin estar obligados a marchar junto al candidato del populismo. LA IZQUIERDA puede y debe marchar separada, lo que NO PUEDE HACER es RESTAR SU PUÑO CONTRA EL CANDIDATO DEL ESTABLISHMENT…

         Lo principal que se dirime en este mandato presidencial no es el ajuste sino la alineación de Argentina con EEUU  o la limitada independencia que ha logrado en el contexto Latinoamericano y mundial. La gran pugna de fuerzas apunta a que se consolide el principio de independencia de América Latina, que significan los pueblos de Ecuador, Bolivia, Venezuela, Nicaragua, Brasil, Argentina… o se abra la puerta a la estrategia norteamericana que fracasó con el ALCA.

Golpear juntos – Marchar separados

         Con una frase que se hizo célebre -en la militancia revolucionaria- el líder de octubre (no me refiero a Perón) definió la táctica para actuar frente al populismo, cuando éste choca con la reacción: “golpear juntos – Machar separados” indicaba Lenin. Existe una necesidad objetiva e histórica para golpear juntos. Sin triunfos, sin haber podido jamás la derecha Argentina organizarse como partido del orden (el PDN [Partido Demócrata Nacional o Partido Conservador] de J.A. Roca [hijo] y Robustiano Patrón Costas [el Sr. feudal de Salta] fue literalmente demolido por las fuerzas del 17 de octubre y por Perón); ha sido y es un poder abrumador que marcó siempre el destino de la nación, para mantenerla postrada (primero ante Inglaterra y luego ante sus sucesores, los norteamericanos), engrilletada y condenada al triste papel de proveedora de materias primas, que es el gran negocio de la oligarquía y fuente de poder de la derecha (el famoso modelo agro-exportador, que tibiamente hoy comenzamos a superar). ¡Imaginemos lo que sucederá si logra imponerse de modo legal/legítimo! Sería un triunfo simbólico de repercusión mundial, con mayor alcance que los logros –también, de repercusión internacional- que ha alcanzado nuestro pueblo con sus organizaciones en más de 30 años de lucha, pero cuyos frutos están (sobre todo internacionalmente, nos guste o no) asociados a este periodo de gobiernos populares en Argentina y en América Latina.

         Cuando el enfrenamiento en los hechos del gobierno popular con la derecha golpista (el boicot a la 125 con lock out patronal) una parte de la izquierda clasista se sumó a los golpistas y las otras –que hoy forman el FIT- miraron para otro lado. Aunque parezca insólito ¡otra vez no sólo se cruzan de brazos, ante la nueva ofensiva de derecha, sino que ayudan a minar al candidato que se le opone! Además, con el VOTO en BLANCO como única respuesta… ¿¡Que es eso de sacralizar el voto, de poner en primer y exclusivo lugar la papeleta electoral!? La izquierda juega un papel más conservador que las fuerzas del gobierno, mientras éstas ocupan las calles y las plazas contra la derecha, los candidatos de la izquierda se dedican a transitar los canales de televisión para exaltar sus actitudes auto-referenciales y electoralistas ¿Dónde está la iniciativa y creatividad revolucionaria? Cristina -en más de una década- ha sido (comparada con el Altamira que brinda con Champagne, con el encubridor de la dictadura Chiche Gelblung[7]) Rosa Luxemburgo -y no es una chanza- porque siendo rigurosos hemos aprendido más de política, economía e historia con Cristina que con Altamira, quien ha perdido todos los principios y hasta el hábito del estudio.

El Kirchnerismo –vía su referente principal- ha dado un alto nivel de politicidad a la vida nacional: no se equivocó Fidel cuando dijo ““Hay que defender a una mujer que representa el punto más alto de lucha política en América Latina, que es Cristina (Fernández)”.

El problema no es el voto

El voto en blanco es un problema

         He destacado dos de los ejemplos más notables de la polarización de fuerzas en las  naciones latinoamericanas, pero no se deben olvidar las de Honduras con el golpe contra Manuel Zelaya y de ‘la cama’ que le fabricó la derecha a Fernando Lugo en Paraguay.

         Puestos a evaluar las características de Scioli o Macri cualquier luchador consecuente o revolucionario tiene derecho a negarle el voto a Scioli, porque éste no representa ninguna garantía de respeto por los intereses populares o de los trabajadores y menos –ni que decir- de posición antimperialista. Lo que no puede hacer nadie (pero lo hacen a coro los ‘izquierdistas clasistas’) es afirmar que Macri y Scioli representan lo mismo. Si Macri y Scioli representan lo mismo, Maduro en Venezuela y Santos en Colombia significarían políticamente lo mismo. Por qué entonces con Uribe y Santos se prohijaron siete (7) bases militares colombianas para operaciones militares de los Yankees, que están muy activas actualmente, y en la Venezuela de Maduro o en la Bolivia de Evo se expulsa a los embajadores norteamericanos y se encana a los golpistas.

 
         Marx nos enseñó que el dilema fundamental de la sociedad moderna se resuelve en la contradicción de las dos clases sociales fundamentales, los trabajadores y la burguesía, pero ello es sólo una verdad general; existen, además, múltiples situaciones en el desarrollo histórico de las clases sociales vinculadas a su contexto, como por ejemplo en las sociedades llamadas del tercer mundo. En nuestro contexto asistimos a un desarrollo portentoso de las clases sociales en el “eslabón débil” de la cadena de producción internacional (téngase en cuenta Brasil, la India, etc. etc.). En este proceso el choque con los centros imperiales tradicionales se vuelve cada vez más violento y a su vez más integrado; infinitos paralelogramos de intereses económicos, tecnológicos y de todo orden se cruzan para el vivaz mercado capitalista internacional ¿De dónde saldría sino la entereza de gobernantes que hace apenas unas décadas debían rendir pleitesía a los amos del norte?: no sentimos un orgullito latinoamericano cuando un Evo o un Correa se le plantan a los gringos en cualquier foro internacional y hasta se desempolva algún discurso del Che -en plena ONU- en la voz de un Aimara del Altiplano ¿a qué fenómeno objetivo responde esta situación subjetiva? Esto debe responderlo el análisis marxista como expresión más lograda de la teoría social…

         El revolucionario debe ser un ser generoso y reconocer los valores del otro que lucha, aunque sepa convencido que ese camino es equivocado…  Fastidia y avergüenza la superficialidad en el análisis de los discursos y declaraciones de las direcciones de la izquierda clasista en Argentina (FIT: sobre todo PO), donde no ya el contexto internacional sino siquiera el latinoamericano está presente. La repetición abusiva de definiciones y consignas que están totalmente divorciadas de la realidad. No hubo coyuntura en la que Altamira no haya anunciado un ajuste o una inminente bancarrota, demostrando el abandono absoluto del estudio de la situación política nacional en el contexto internacional presente. Contexto en el que la verdadera bancarrota está del lado del imperialismo y las naciones centrales con sus gendarmes financieros (FMI-BM-Club de París, etc.), hecho que ha permitido un despegue histórico a las naciones del llamado ‘tercer mundo’. El “eslabón débil” se fortalece en un marco de aguda crisis imperialista y de rivalidad internacional. Este contexto histórico puso de manifiesto que el freno al desarrollo de las fuerzas productivas de las naciones del sur respondía sólo al yugo artificial impuesto por las multinacionales y sus verdugos financieros, algo que ya pertenece al pasado. América Latina ya no volverá a ser la misma, del mismo modo que los pueblos del sudeste asiático, del África negra o de Asia.

         Al imperialismo sólo le está quedando como recurso la fuerza bruta del cañón, que como vemos tiene sus límites y competidores (Rusia, con Siria, se metió en el medio oriente y China no le dejará jugar en las aguas de su mar meridional). Además, los centros otrora imperiales sin competencia, están jaqueados por las fuerzas que desatan con sus atropellos y sus guerras (Francia comenzó en septiembre su bombardeó contra Siria y ahora recibe la venganza terrorista, que abre en pleno París el teatro de la barbarie, común en Medio Oriente)….

         La dinámica del capital y no las virtudes de los gobernantes cambian los escenarios: el capitalismo es esencialmente revolucionario y no puede existir de otra manera que no sea destruyendo o desarrollando fuerzas productivas. Destruye o construye y no hay término medio. Este es el escenario que estamos viviendo y el volumen alcanzado hace imposible volver atrás; la trabazón de intereses pone en juego fuerzas diversas interesadas en los nichos de negocios y posibilidades. Las multinacionales facturan de forma considerable en los bloques regionales por fuera de las naciones centrales, el mundo se hace internacional. La velocidad de realización de los negocios y sus respectivas transacciones comerciales generan un cuadro de compensaciones recíprocas -de los bloques comerciales- que les hacen muy difícil tomar una decisión que beneficie franca y abiertamente a unos por sobre los otros. El problema de la supremacía de las monedas no se termina de consolidar, porque expresa este fenómeno comercial que tira los balances y la realización del saldo lucrativo siempre hacia el futuro, ampliando hasta el infinito la liberación de dinero ficticio, lo que explica, también,  la ausencia de guerras de proporción entre los bloques internacionales. La exportación de capital desde EEUU y Europa Occidental hacia el Sudeste Asiático, China y la India generó el mayor desarrollo de fuerzas productivas de toda la historia humana después de la Segunda Guerra Mundial; un fenómeno mucho más modesto, pero de la misma naturaleza- ha vivido América Latina… Los bloques centrales (EEUU y la Unión Europea) ya no logran dominar el escenario económico y menos el político, por lo que deben aceptar el reparto con los gigantes emergentes, mientras dure el ciclo de desarrollo tecnológico hacia los llamados países del tercer mundo. Cuando este fenómeno se complete (la cuarta generación tecnológica está en su cenit: o sea, se está completando…) “arderá Troya” realmente.

         América Latina vive un periodo de relativa independencia (en el mundo del capital no existió ni puede existir [ni siquiera en la Rusia de los soviets de Lenin y Trotsky] una nación independiente), como jamás vivió en toda su historia; la izquierda ha desaprovechado este periodo histórico actuando muchas veces como una fuerza retrógrada, tanto al interior de sus fuerzas como en relación con el escenario político general. No ha preparado ni prepara a la militancia en el ejercicio insustituible de la deliberación y organización colectiva, en las infinitas tareas que supone el control colectivo de la producción, de la organización social y la cultura. Experiencias extraordinarias que enfrentaron con éxito el movimiento obrero y la población luchadora (empresas recuperadas-asambleas populares, etc.) quedan encerradas en la esfera reducida de la vida e iniciativas partidarias, quitándoles con ello toda la extensión y alcance al seno de las clases populares y la juventud. Las direcciones de la izquierda clasista desprecian a las masas de jóvenes que se organizan al calor del poder del populismo y con ello las priva de la penetración de la conciencia revolucionaria.

“El mal menor y el mal mayor”

“Cadenas paralelas”

         Las direcciones de izquierda se mofan del argumento del “mal menor”, aunque ellas padecen el “mal mayor” que en algunos casos las deja pegada a la derecha (PO) y en otros se pasan de bando con “armas y bagajes”, al lado de la banda golpista videliana de los De Angeli (explotador de niños) y la Sociedad Rural.

         Existe una cadena –no blanqueada’, pero entendible[8]- que conecta la reanimación de muchos juicios (en defensa de “la juventud maravillosa”) sensibles a las convicciones de Néstor y Cristina: tomemos por ejemplo la evolución política del hijo de Jacobo, Héctor Timerman, que dirigió a los 22 años el diario “La Tarde” de su padre, fundado con aporte económico de David Graiver: pasó (luego del secuestro y torturas a su padre por parte de los militares) de condenar la lucha setentista como subversiva a denunciar a la dictadura, por lo que tuvo que exiliarse. En el exilio cofundó, en Nueva York, Americas Watch, vinculada Human Rights Watch. Luego fue parte de la junta directiva del Fondo por la Libertad de Expresión, grupo centrado en Londres. Timerman fue el primer testigo en dar testimonio en el juicio a Christian von Wernich, un ex capellán de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, acusado de complicidad en numerosos asesinatos y torturas (incluyendo la de su padre) en la última dictadura militar. Este ejemplo podría multiplicarse con otros muchos casos, lo que nos permite fundar argumento para definir que el FVP está en las antípodas del PRO (cuánto mantendrá su alineamiento el FPV con los intereses populares y los derechos humanos no es algo que debamos definir de antemano; sí estamos obligados a ser fieles a la verdad  y a las conclusiones que se derivan de los hechos, en su proceso y análisis).

         Existe, también, otra cadena paralela, pero, oculta que lleva a la Dirección de PO hasta Magnetto, los Mitre y Ernestina Herrera de Noble (apropiadores de Papel Prensa –mediante asesinato de David Graiver, secuestro y torturas a su esposa [Lidia Papaleo] e hija con el servicio de Videla), cuyo eslabón es NATALIO WERMUS-ISMAEL BERMUDEZ-JULIO MAGRI (hermano de José Saúl Wermus o Jorge Altamira), comisario político del Partido Obrero y ‘periodista amarillo’ del Diario Clarín [tres nombres: el mismo personaje])[9]. Estos caminos paralelos –entre un funcionario del gobierno popular y un cuadro de la Dirección Nacional del Partido Obrero- pueden ayudar a entender muchas cosas que han dejado perplejos a muchos compañeros. Hicimos una síntesis del ‘lado militante’, poco conocido de un funcionario del gobierno; del mismo modo del lado poco conocido de un personaje –clave- de la organización de izquierda más sólida de la Argentina. Terminemos con la semblanza de NATALIO WERMUS-JULIO MAGRI-ISMAEL BERMÚDEZ, el comisario político del PO; éste fue -hasta el 2012- la ‘pluma económica’ del Diario Clarín. En momentos en que el gobierno popular abría una línea de ataque contra Magnetto, Ernestina herrera de Noble y los Mitre por el tema “Papel Prensa”; NATALIO WERMUS-JULIO MAGRI-ISMAEL BERMÚDEZ realizaba en las sombras una tarea (ayudado por un sector de degradados de la CTA) de espionaje sobre el INDEC. Con el argumento de los ‘derechos de los trabajadores’ querían impedir los cambios que el gobierno llevó adelante para evitar que el INDEC y sus estadísticas estuvieran al servicio de los tenedores de la deuda pública. Es decir, los bancos internacionales ligados al grupo Clarín. Ensuciar y desprestigiar (recuérdese el trato amañado que dio NATALIO WERMUS-ISMAEL BERMÚDEZ-JULIO MAGRI ‘al dato’ de que una familia podía comer con 6 pesos)[10]  al gobierno popular, en momentos álgidos de su enfrentamiento con el sector concentrado de los medios y expresión política del imperialismo y la oligarquía Argentina, fue una tarea de derecha. Fue una tarea de derecha, para minar al gobierno que estaba socavando a todo el entramado videliano que se quedó con Papel Prensa.

         No ayudan –estos episodios- a explicar el trato benévolo y considerado que han tenido los medios concentrados y sus voceros (varios encubridores de la dictadura), con el ‘trotskista’ argentino JORGE ALTAMIRA.

         Pero hay algo más desdichado ¿Qué pensarán los obreros, los trabajadores, del partido que se presenta con su nombre y en su nombre de clase y a la vez brinda con los encubridores de los milicos? ¿Qué pensarán del dirigente más conocido que se pasea horondo y bien tratado por los canales y programas hostiles al pueblo trabajador y sus luchas? Pero a la vez, el mismo dirigente se planta hostil e implacable con el gobierno que vota la inmensa mayoría del pueblo trabajador. Altamira ha llegado a decir en público que “los kirchneristas son peor que Herminio” (el tristemente célebre HERMINIO IGLESIAS, que se hizo famoso por quemar un ataúd con los colores de la UCR en las elecciones de 1983).

         La etapa histórica que atravesamos ha permitido el logro de muchas conquistas (derrota del ALCA-espacios para los derechos humanos que pertenecieron a la reacción, como la ESMA, etc., etc.) que la derecha se empeña en ningunear y degradar (los derechos humanos son un curro ha dicho Macri).

         Para quienes vemos esta etapa como el fruto de “sangre, sudor y lágrimas” no todo es igual, siempre igual, todo lo mismo. Están mejor orientados -los noveles chicos de Patria Grande- cuando afirman: “no nos da lo mismo” que gane Scioli o Macri.

         Esta etapa y sus protagonistas merecen un análisis y consideración más profundos. La ciencia social y el curso que nos ha mostrado la historia sugerían que al populismo podía superarlo el marxismo, pero ‘nuestro marxismo’ está por detrás del populismo ¿Cómo puede pretender transformarse en la vanguardia de la masa de la población, la izquierda que tiene como consigna central el retrógrado reclamo de que TODOS GANEMOS COMO UNA MAESTRA? Hace más de 150 años Marx planteó que el automatismo venía a liberar a la especie humana del trabajo ¡del trabajo! No de la explotación sino de algo que la llevaría al “reino de la libertad” ¡Hoy -los que pretenden ser sus herederos- plantean consignas para la Edad Media! Marx ¡Perdónalos! ellos no saben lo que hacen” [ni lo que dicen]…

         Estas direcciones de izquierda que -cuando tienen que proponer- ofrecen el sueldo de una maestra, se mofan de “la década ganada” que en términos de propuestas y logros está a años luz de las consignas ‘de izquierda’. Para la izquierda y sus ‘intelectuales’ todo lo del populismo es un mito, por debajo de ‘¡¿los logros?!’ de los 80 y está más cerca de los 90. En este afán por competir -desconociendo al gobierno popular- lleva a los dirigentes de izquierda a la reiteración de planteos retrógrados: el conocido dirigente obrero de Neuquén -Raúl Godoy- afirmó en un programa radial “el acceso a créditos externos del candidato del PRO, por portación de apellido, puede mitigar el ajuste” (sic).

         No es la intención de este artículo hacer escarnio a partir de errores que podríamos cometer todos; el problema es que no se trata de furcios o errores sino de una orientación política marcada por la perspectiva del desconocimiento absoluto del populismo; no hay reconocimiento alguno y sin reconocimiento no existe el conocimiento: es un principio gnoseológico fundamental, que las direcciones de izquierda desconocen. Esta perspectiva de la izquierda –tocada por los centros del poder real, como vimos en NATALIO WERMUS-ISMAEL BERMÚDEZ-JULIO MAGRI- vibra con ‘los tonos de las poderosas cuerdas’ de la derecha y los medios de difusión del poder.

         ¿¡No ha sido una escenificación, una “mise en scène”!? -como dicen los franceses- la que le tendieron a Scioli en “Argentina debate” ¿No estaba preparado el temario, los periodistas y la presentación a la medida del candidato del PRO? ¿No mostraban ‘los moderadores’ en cada intervención su hostilidad para con el candidato del FPV? Cada vez que Scioli se pasaba lo cortaban mientras hablaba, en cambio cuando Macri se pasó le anunciaban que su tiempo había terminado, luego que terminaba de hablar… Se dan cuenta que no es lo mismo el FPV que el PRO para los agentes que expresan a los poderes reales. No importa si el perfil del candidato es derechoso o no, está en un entramado hostil a los que han mandado y mandan en el país. Macri mismo lo dice con meridiana claridad “en que te han transformado Daniel”: subtexto: vos eras un hombre como yo…

         Al populismo o gobierno popular debiera sustituirlo la izquierda, pero la izquierda ha colaborado en minar, devaluar, degradar lo que ha tenido de valioso el populismo (que en realidad es el fruto de la lucha del pueblo), y esta perspectiva es la perspectiva de la derecha. La perspectiva de Marx se diferencia del populismo porque es universalmente superior (Marx elogiaba a la burguesía y elogió –contra muchos ‘socialistas’- a varios exponentes del liberalismo más prosaicos que los del FPV, a los que recomendó estudiar). Los elogiaba porque él tenía mucho más para dar, para ofrecer que “el sueldo de una maestra”. Los dirigentes actuales de la izquierda sumidos en una indigencia intelectual sólo pueden diferenciarse del populismo degradando, ensuciando los logros evidentes que éste –por la fuerza del pueblo- obtuvo, en vez de apoyarse en estos logros y usarlos como palanca para lanzarse al porvenir… No advierten que al ensuciar al populismo degradan la propia perspectiva real de la izquierda, que en términos de ‘imaginario social’ y de situación histórica funge necesariamente tangencial al espiral que la izquierda debiera recorrer.

         Pero ¿Cómo podría no ser progresivo el populismo? ¿Qué fue lo que calmó la ira del 2001? ¿Qué disipó el “que se vayan todos” y lo cambió por una caravana interminable de ojos llorosos y caras tristes cuando partió Néstor K? ¿Qué ha hecho que en más de una década los trabajadores no hayan protagonizado una sola huelga general, inclusive desoyendo los llamados de la izquierda y de la burocracia sindical? ¿Sólo “por la chequera de La Rosada” miles de jóvenes vivan entusiastas a Cristina, cada vez que la escuchan hablar? Por otro lado, una sola vez expuso Altamira su cargo a candidato presidencial (se blindó con la cercanía del “Perro Santillán”, la alianza con IS, el Pollo Sobrero, etc., contra un partido mucho más pequeño y un candidato inexperto, conocido sólo en Mendoza) y perdió ¿No le dice nada eso a la militancia?...

                                        Los militantes revolucionarios no sólo deben replantearse a fondo lo que dicen y hacen sus dirigentes sino prepararse para remover la escoria burocrática de las organizaciones militantes -sobre todo de las clasistas- por la vía de los hechos, para terminar con el divisionismo que sólo favorece a las cúpulas dirigentes. La “renovación” que promueve el PTS sirve a los intereses de nuevos carreristas que mantienen el método de sus maestros en el arte de domesticar a la vanguardia (culto al aparato: Del Caño prodiga corazoncitos para Altamira y se los niega a Chávez).  La verdadera renovación vendrá cuando impongamos el derecho revolucionario a deliberar y decidir de conjunto para transformar la conciencia y la organización de las grandes masas de los trabajadores y el pueblo luchador.     

¡¿Sólo un susto K?!

         Antes del debate pensaba que los diarios argentinos -del lunes 23 de noviembre- titularían al modo del subtítulo de este modesto artículo (sigo planteándolo como apuesta, en el sentido de pulsear contra la derecha). Ahora, veo a un Scioli golpeado por derecha y por izquierda, que presenta la imagen de un hombre desgastado, tenso, desorientado… Se abre el interrogante si las fuerzas del kirchnerismo -puestas en movimiento- podrán encausar de modo favorable el rumbo contradictorio que han tenido en esta pulseada con la derecha… Es de esperar y pulsear a favor de esta salida porque el escenario no puede ser mejor para el debut de la derecha: encuentra a un país con sus fuerzas productivas en desarrollo y en un contexto de rivalidades imperiales que hacen posible salidas de las más diversas. 

         Las trabas se han liberado en todo lo que permite de libertad el mundo del capital, o sea para el movimiento de las mercancías, pero el movimiento de las mercancías adquiere libertad para la potencia virtual y real de las naciones oprimidas y esta es una novedad. Hablar de ajuste como momento presente -de la economía nacional o Latinoamericana- e inclusive del futuro inmediato implica desconocer el momento histórico. El seso de la izquierda tiene menos visión del momento presente que el seso de Macri, y esto no es una broma: Macri ha dicho “yo no voy a quitar nada” y de alguna manera esto es así, porque los hombres -por más de derecha que sean- no hacen lo que quieren sino lo que le permiten las condiciones históricas. Hay que conocer las condiciones históricas para hablar con propiedad de los alcances y límites de las políticas de los candidatos, pero esto para la ‘sapiencia’ de los dirigentes de izquierda es chino básico.

         Argentina, Brasil, Venezuela, Ecuador o Bolivia desarrollan sus fuerzas productivas -como lo podemos verificar en la mejora de vida de millones de sus trabajadores- porque los gendarmes financieros internacionales (FMI-BM, etc.) entraron en  crisis y ya no pueden aplicar sus recetas restrictivas; lo que demuestra que el freno al desarrollo del ‘tercer mundo’ no sólo se anclaba en una relación de sometimiento sino que consistía en un operativo histórico artificial de imposición político/económico.

         Ni Macri ni Scioli llevarán adelante una política de ajuste porque la trabazón de intereses en el mercado interno y los vínculos internacionales que se diversifican y amplían exigen el desarrollo productivo de la nación. Hablando estrictamente no existen límites para el desarrollo productivo de una nación (esto lo ha demostrado Inglaterra en todo el Siglo XIX y EEUU en el XX), mucho menos para una que ha tenido sus fuerzas productivas bloqueadas y se encuentra en un momento de semi independencia como jamás conoció en su historia, pero nuevamente, para valorar comparativamente el momento de Argentina o América Latina hace falta conocer algo de historia. Ninguno de los momentos anteriores de América Latina: Piénsese en el México de Cárdenas, el Brasil de Getulio o la Argentina de Perón pudieron disponer de un periodo tan dilatado de relaciones abiertas con el mundo y simultáneamente de nulidad punitiva por parte de los gendarmes financieros internacionales.

         ¿No es una consigna central -en la perspectiva de izquierda- la unidad socialista de América Latina? ¿No han generado vínculos que favorecen esta dirección los procesos populares actuales? ¿No implica un retroceso y más precisamente un peligro la pronta definición de Macri de penalizar a Venezuela? ¿No debiera –sólo por esta definición guerrera del PRO- imponernos todos los esfuerzos para evitar que llegue al gobierno? 

Colen Grant

Profesor en Historia Univ Nacional del Comahue - Neuquén Argentina

Doctorando UBA - Buenos Aires Argentina

Noviembre 17 de 2015

[1] Nota: al día siguiente de escribir este artículo pude ver en el muro del Face un artículo colgado por Fernando Lizárraga que confirma mis intuiciones: http://www.revistaanfibia.com/cronica/de-evita-a-mauricio-el-pro-villero/

[2] http://katz.lahaine.org/?p=262

[3] Nota: recomiendo la lectura del capítulo IV del “Ludwig Feuerbach y el Fin de la Filosofía Clásica Alemana”, Ediciones Península, Barcelona, 1974 (es la edición que poseo, pero en cualquiera es igual); donde Engels desarrolla -de modo magistral- como salir del individuo como unidad de análisis y asimilar el método del Materialismo Histórico:

[4] Nota: en este link pueden apreciar la magnitud del “vínculo Estado/empresas privadas”:  http://www.minutouno.com/notas/1285849-cuales-son-las-empresas-privadas-las-que-el-estado-tiene-participacion

[5] Tuve la oportunidad de caracterizar con precisión la permanencia de la CONVERTIBILIDAD de Cavallo/Menem y, también, de pronosticar su debacle (este pronóstico me valió el elogio de miembros de ATEN CAPITAL en su periodo más combativo, cuando su ASAMBLEA GENERAL votó por unanimidad la publicación del artículo que redacté especialmente para esa ocasión. El artículo votado en la asamblea de ATEN llevaba por título “Terrorismo Financiero contra los trabajadores y la nación” y fue escrito y votado el martes 4 de diciembre de 2001, Es decir, dos semanas antes de la insurrección popular del 19 y 20 de diciembre 2001) 

[6] http://meritoymiseriadelrionegro.blogspot.com.ar/2007/12/joya-inglesa-para-alhajero-argentino.html

[7] Gelblung fue jefe de redacción de la revista Gente desde 1976 a 1978 (durante la época más dura de la dictadura  de Videla. El 25 de mayo de 1978 hizo una nota desde Francia acerca de las acusaciones de organismos de Derechos Humanos de los exiliados argentinos en París (Francia) ―liderados por el escritor argentino Julio Cortázar― titulada «Cara a cara con los jefes de la campaña anti Argentina (…) “El terrorismo abrió un frente externo. (...) Pero el país no está desarmado para hacerles frente. Debe contrarrestar ―con la verdad, su arma más poderosa” Esto decía -el periodista que brinda con Altamira- durante el Proceso (hay varias demandas ante la justicia, por su complicidad con la dictadura, que Gelblung viene eludiendo gracias a sus vínculos con el poder).

[8] Nota: los gobiernos de Néstor y Cristina habrían tenido serios problemas (inclusive legales) si asumían que sus convicciones estaban del lado de las víctimas ligadas a los Montoneros.

[9] Nota entre los años 1986/1996 hubo tres camadas de expulsados del PARTIDO OBRERO (cito los nombres más conocidos: 1986 Fernando Armas-Juan Yañez/1989 Susana de Luca-Daniel Guariglia/1996 Colen Grant-Pato-Ivon.

La tarea –de ISMAEL BERMÚDEZ-JULIO MAGRI-NATALIO WERMUS- consistía en expulsar a todos quienes no se disciplinaban a la dirección partidaria (los métodos de expulsión no ahorraron la violencia física, secuestro de llaves de los locales, secuestro de documentación y todo tipo de amenazas: la mayoría de los expulsados fuimos miembros de la Dirección partidaria y reconocidos militantes. ¿no fueron ‘estas purgas’ el principio disciplinador que obliga a la base partidaria a soportar tanta mugre?

[10] Vean el video donde se mofan -LANATA Y LONGOBARDI- del favor que le hizo ISMAEL BERMUDEZ-NATALIO-WERMUS-JULIO MAGRI al grupo CLARIN: https://www.youtube.com/watch?v=dFp6fq8KvTU

Tags

Perfil del Reportero
Argentina
Más artículos de este reportero
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.