• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
  • “Allende por siempre”
Fecha de publicación 15 noviembre 2016 - 10:54 AM

“Allende por siempre”

© Por Pablo Virgili Benitez (Especial para teleSUR)

Twitter: @VirgiliPablo

Yo no voy a renunciar. Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza.
La historia es nuestra y la hacen los pueblos.
¡Trabajadores de mi Patria!: Quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que sólo fue intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeñó su palabra en que respetaría la Constitución y la ley, y así lo hizo. En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, espero que aprovechen la lección.

Estas son las últimas palabras que oye el pueblo chileno de su presidente Salvador Allende a través de Radio Magallanes, eran las 10:15 am del 11 de septiembre de 1973.

Salvador Allende había llegado al Palacio Presidencial de la Moneda a las 7:20 de la mañana de ese mismo día a dirigir las acciones para enfrentar el golpe de estado que ya se desarrollaba. Viste Allende una chaqueta de tweed y un pantalón marrón; carga consigo un fusil AK_47 regalo de su amigo Fidel Castro, la guardia presidencial logra ingresar al Palacio escasas ametralladoras y dos lanzagranadas.

Alrededor de las 9:00 am los tanques del Ejército rodean el perímetro de la Moneda, soldados cercan todas las salidas y se apostan en posición de ataque, esperan la orden de abrir fuego del General Pinochet artífice del Golpe.

El General Carvajal jefe de las fuerzas apostadas frente a la Casa Presidencial notifica su intención de parlamentar; Allende se niega y dice que jamás renunciará.

1 hora y media después se siente el primer estruendo en los ventanales de la Moneda, la guardia presidencial repele el ataque como puede, los disparos no cesan, el tiroteo es intenso, pero Allende no decae ni un minuto; se mantiene firme en su decisión de no renunciar. Llega el Sol al medio del cielo y con él  la sombra de cuatro aviones  Hawker Hunter de la Fuerza Área Chilena que disparan en cuatro oportunidades sus  cohetes Sura P3 sobre la casa de gobierno que queda reducida en gran parte a escombros.

Allende en su despacho mira a su derecha, a quien único ve es a su guarda espaldas y le dice:

_Si esta es la última que vez que nos vemos, recuérdale al pueblo cuanto los quise, que no olviden jamás que este proyecto de gobierno no lo construí yo; lo construimos todos los chilenos juntos. ¡De aquí me sacan como Presidente de Chile, y si no es así me sacan muerto!

El ataque continúa, esta vez deciden derribar las puertas del Palacio y penetrar con las fuerzas de infantería; son las dos y media de la tarde. Dentro le gritan a Allende: ¡Presidente!, ¡el primer piso está tomado por los militares! ¡Dicen que deben bajar y rendirse!

El presidente dispone rendirse: ¡Bajen todos! ¡Dejen las armas y bajen! Yo lo haré al último.

Acto seguido se encierra en su despacho, toma con las dos manos el fusil AK_47 lo coloca justo debajo de su barbilla; grita: ¡Allende no se rinde, milicos de mierda! Aprieta el gatillo y muere.

Así acababa la vida del Presidente que más hizo por el pueblo chileno, se acallaban las voces del progreso y la democracia, terminaban allí los logros y conquistas sociales alcanzados por el pueblo de Chile; que fueron sustituidos por una dictadura represiva y sanguinaria.

© http://www.telesurtv.net/

Blog del autor de este artículo:

© http://escribiendopuntonet.blogspot.com/

Perfil del Reportero
Ecuador
Más artículos de este reportero
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.